Jorge Correa: "Vélez es mi segunda casa"

El enganche del conjunto de Liniers dialogó ayer por Vélez Radio para expresar lo que significa el club y la gente para él. Asimismo, comentó sobre el partido de la última fecha ante Belgrano y analizó los objetivos primordiales del equipo.

Jorge Correa: "Vélez es mi segunda casa"
El 10 de Vélez festejando, entre lágrimas, la vuelta al gol contra Belgrano. Foto: Olé.

Parado sobre la medialuna del área rival, su lugar en el mundo, esperó, porque él sabe mejor que nadie que la vida siempre vuelve a dar oportunidades. Allí le llegó la pelota, y sin pensarlo dos veces, decidió pegarle de sobrepique. Su redonda amiga voló para nunca ser atrapada por el encarcelador hombre de guantes. El grito de júbilo, extrañado por su ausencia, fue tan irreparable como necesario. Porque más que un festejo, fue un canto a la vida, a nunca rendirse.

Consumado el gol, sus compañeros corrieron hasta su posición para celebrar juntos, por un lado, semejante proeza, y por otro, para agasajar al pibe que, con 22 años, ya sufrió dos veces la rotura de ligamentos de sus rodillas, una en cada una. Las lágrimas fueron inevitables, "Se me cruzó por la cabeza mi familia, amigos, en este grupo que siempre me bancó y en todo Vélez", admitió, emocionadamente, Jorge Correa una vez finalizado el encuentro.

El Coco debió esperar un año, seis meses y 17 días para volver a anotar. El último había sido ante Boca por la fecha 5 del Torneo de Transición 2014. Ayer dialogó con Vélez Radio en donde expresó todos sus sentimientos.

Pensé en mi familia y en la vez en que iba a dejar el fútbol, y la gente del club que me apoyó. Pensé en todos ellos que me decían que me quede tranquilo porque todo va a llegar. Se me cayeron las lágrimas por pensar en todo eso cuando marqué el gol”, resaltó. También agregó: “Vélez es mi segunda casa, estoy muy agradecido a la gente, me apoyaron en el momento más difícil de mi carrera”. 

Asimismo, reflexionó sobre el extenuante choque contra Belgrano del pasado sábado: “Fue muy cansador el partido. La cancha estaba muy pesada, pero estábamos muy contentos porque hacía mucho que no ganábamos ahí. Los 2 primeros goles los fueron de sorpresa, les perjudicó anímicamente. Sabíamos que no se iba a poder jugar mucho, que iba a haber muchos pelotazos”.

El estado del campo de juego del Mario Alberto Kempes era deplorable, los jugadores corrían el peligro de verse afectados físicamente, como lo que sucedió con Mariano Pavone. El joven mediocampista destacó: "Entré a hacer el reconocimiento junto con Cufré, Alvarenga y Toledo, ahí sentí miedo porque el estado de la cancha era demasiado malo, no se podía jugar. Al pasar los minutos y ver que ataqué dos veces por el lado más feo sin que me pase nada, me dio mas tranquilidad”.

El Coco debió esperar un año, seis meses y 17 días para volver a anotar.

Luego de recibir al Cervecero, el Fortín deberá medirse ante Rosario Central y Godoy Cruz. El 10 velezano comentó al respecto: "Todavía nos falta enfrentar a los que están ahí arriba como los mendocinos, los rosarinos e Independiente. Vamos a hacer todo lo posible para ganar, y si se puede pelear hasta el final, lo vamos a hacer".

El conjunto de Liniers viene de afrontar un año nefasto, con pocos resultados y con un cambio de técnico. Si bien está lejos de los puestos de descenso, la chance de pelear el campeonato está ahí. "Vélez está en mitad de tabla en los promedios, hace mucho no estamos ahí. Lo primero y principal es sumar puntos para alejarnos, pero eso no quiere decir que no nos ilusionamos con pelear. Todavía falta", aseguró el entrevistado.

Correa aún no pudo finalizar ningún partido entero, aunque aseguró que está bien físicamente: "Cambio muy rápidamente el aire, que antes me costaba mucho. Me estoy sintiendo mucho mejor. Quiero completar los 90 minutos el domingo (ante Quilmes) que hace mucho no puedo".