Zabala para la historia

Con un doblete del uruguayo y un tanto de Stelcaldo, el 'Fortín' volvió a sumar de tres en el torneo, y le ganó un partidazo a Central. Ruben había abierto el marcador y Lo Celso puso el 2 a 1 para el equipo del 'Chacho', que perdió su invicto de local.

Zabala para la historia
Foto: Infobae

En lo que puede ser el partido de la fecha, Vélez volvió a sumar de a tres en el campeonato, y frente a un gran rival. Es que la jerarquía de Rosario Central, hace que este triunfo no sean sólo tres puntos, sino algo más. Algo que pueda volver a ser el puntapié para que los dirigidos de Christian Bassedas vuelvan a meterse en la pelea del campeonato.

Más de un hincha velezano, se agarró la cabeza con el testazo de Marco Ruben y mala salida de Alan Aguerre. Pero la infantil expulsión de Javier Pinola le dio esperanzas a la visita, que con el pasar de los minutos, incrementaba sus esperanzas de poder empatar debido al hombre de más.

El deseo de Bassedas se hizo realidad con el empate parcial de Santiago Stecaldo, quien convirtió tras una desordenada jugada colectiva. El Gigante de Arriyito comenzó a gritar, y Eduardo Coudet escuchó el pedido, por lo que mandó al pibe Giovani Lo Celso a la cancha, en el arranque del segundo tiempo.

La joyita de Rosario no defraudó al hombre que lo hizo debutar en Primera, y puso el 2 a 1 para el Canalla, con un remate débil al palo de Aguerre. Vélez estaba destruido y sin respuestas, debido a la desventaja en el marcador y a la expulsión del capitán, Leandro Somoza, por una infantil falta previo al gol de Lo Celso.

Central seguía llegando pero no concretaba, en cambio la visita intentaba jugar, pero no sabía cómo hacerlo. Todos cantaban que los tres puntos se quedaban en Rosario, pero fue ahí cuando Bassedas movió el banco.

El ingreso del uruguayo Diego Zabala, fue determinante en el resultado final. Es que, una gran llegada a fondo de Fabricio Alvarenga, derivó en el empate de uno de los nuevos refuerzos del Fortín. ¿Era justo el empate? No, pero lo que fue más injusto fue el segundo tanto del morocho, que dejó pintado a Alejandro Donatti y definió con categoría ante la resistencia de Manuel García.

Todo Vélez festejó el pitazo final, no sólo por los tres puntos, sino por la hazaña, ya que el Chacho Coudet se quedó sin el invicto de local que mantenía desde su llegada al Canalla. Y sí, festeja todo Liniers.