Los Gladiadores perdieron su primer batalla

El seleccionado masculino de handball cayó frente a Dinamarca, una de las potencias mundiales, por 25-18. El martes buscarán levantar cabeza frente a Croacia.

Los Gladiadores perdieron su primer batalla
Argentina no pudo con Dinamarca en el debut. (Foto: IHF)

En su debut en Río 2016, el seleccionado masculino de handball sufrió una derrota frente a Dinamarca por 25-18. Pablo Simonet fue el goleador del partido con siete goles, seguido de Mikkel Hansen y Lasse Svan, con seis.

A pesar de que Los Gladiadores no lograron mantener el ritmo de la primer parte, donde terminaron empatados con el conjunto danés, tuvieron una actuación digna ante una de las potencias mundiales en este deporte.

El comienzo del encuentro era bueno para los de Gallardo, pero fue Dinamarca el que abrió el marcador a los tres minutos. Sin embargo, los Albicelestes mejoraron en defensa y, con magníficas atajadas de Matías Schulz, pudieron contrarrestar los ataques del rival.

Pablo Simonet, el menor de los hermanos que debutó en un Juego Olímpico, fue el encargado de empatar el encuentro y abrió el camino par que su hermano Sebastián y Pizarro puedan poner a Argentina 5-2 arriba en el tanteador. La alegría duró hasta que Mikkel Hansen, a los 16 minutos, dio vuelta el resultado.

A partir de allí, comenzó una pelea punto a punto que se mantuvo hasta el final del primer tiempo. Los Gladiadores tuvieron una buena chance de irse al descanso con el marcador a su favor por un tiro libre, pero el árbitro no convalidó el gol de Pizarro por levantar ambos pies y terminó 10-10.

En la segunda parte, el equipo nacional buscó continuar con el nivel de los primeros 30 minutos, pero Dinamarca demostró todo su poderío  y se adelantó 15-10. Recién a los 10 minutos, el menor de los Simonet pudo romper la sequía y abrir el arco.

Sin embargo, los daneses respondían con contundencia ante cada anotción argentina y así lograron estirar la ventaja hasta ponerse ocho goles encima. El partido se puso cuesta arriba para Los Gladiadores, que no sólo sufrían por tener el marcador en contra, sino también el público brasileño que silbaba cuando un argentino tenía la pelota.

Finalmente, Dinamarca se quedó con el partido por 25-18 y decretó la derrota para los de Gallardo. El próximo martes, jugarán su segundo partido ante Croacia.