Maderna dominó a Benítez y defendió el título argentino
Foto: Argentina Boxing Promotions.

Ezequiel Maderna (20-1-0, 13KO), oriundo de La Plata, cosechó un triunfo por una amplia decisión unánime a su retador Arnaldo Benítez (7-10-1, 3KO), de Rosario, y retuvo el cinturón argentino de la categoría supermediano, en la pelea estelar de la velada que se realizó en Centro Recreativo Municipal Néstor Kichner, en el Barrio Santa Paula, y en la que los tres jueces coincidieron en el 100-90 de las tarjetas, convirtiendo en números la amplia ventaja sobre el ring.

La pelea, por momentos, se convirtió en un monólogo que a veces se tornaba monótono y aburrido. No por falta de técnica en los boxeadores, ya que ambos demostraron estar a la altura de las circunstancias, sino porque desde el quinto round -o antes- ya se sabía quién iba a ser el ganador y de qué manera, a menos que un imprevisto rompa con los esquemas. Pero eso no pasó.

Maderna manejó la pelea desde la larga y la media distancia. Marcó el terreno constantemente con el jab y, cuando veía el hueco, cruzó la derecha a fondo. El golpe llegaba, hacía retroceder a su rival, pero el campeón no pisó el acelerador. De vez en cuando sumaba algún golpe ascendente a la combinación, pero se terminaba ahí. Cabe resaltar que el platense demostró todas sus aptitudes técnicas, dibujando los golpes como un pintor y desplazándose bien sobre el ring, dando el paso atrás en el momento justo. 

Benítez no hizo mucho para dar vuelta las cosas. Se dedicó a sobrevivir cada asalto, con una guardia muy cerrada y metiendo cada tanto algún contrataque, aunque pocas veces haciendo daño en Maderna. Pagó caro su desventaja en la altura y fue dominado desde la larga distancia, logrando acortar certeramente en pocas ocasiones. 

En el desncaso del séptimo round, el rincón le pidió a Maderna que salga a terminar el combate. El campeón no cambió mucho su plan de pelea, aunque sobre los 15 o 20 segundos finales de cada asalto aceleró levemente, pero no le bastó para conseguir el nocaut. Luego de 10 asaltos de un combate uniforme, el platense se quedó con su corona nacional.

Valori noqueó en el semifondo

El campeón argentino crucero, Alejandro Emilio Valori (13-4-0, 10KO), ganó con un impresionante nocaut técnico sobre Facundo Daniel Muñoz (4-13-0), en el cuarto round, en la pelea que sirvio como semifondo de Maderna-Benítez. No hubo título en juego.

Valori tomó el centro del cuadrilátero desde el comienzo y presionó a su rival. Cuando lograba acorralarlo en las cuerdas lo castigaba con golpes curvos y ascendentes, aunque Muñoz respondía a pesar del castigo recibido. En el tercero, Muñoz metió una combinación certera de contrataque que conmovió al campeón, quien escupió el protector bucal buscando algunos segundos de descanso.

La pelea era intensa y se podía oler el nocaut. Llegó en el cuarto round. Se repitió la escena del cuerpo a cuerpo, Valori dio un pequeño paso atrás y con un certero upercut de derecha, que se estrelló en el mentón de Muñoz, lo hizo caer como un arbol que acaba de ser talado. El árbitro ni se gastó en contar y fue KOT en el cuarto.

VAVEL Logo