Ferro, el finalista esperado

El equipo de Caballito no dejó lugar a dudas y pasó a la final del Super 4 tras vencer a Mariano Acosta por 25 a 10.

Ferro, el finalista esperado
Abrazo ganador / Foto: VAVEL

Los ojos del handball argentino esperaban ansiosamente volver a ver al verde de Caballito. Tras un 2015 histórico, Ferro quería demostrar que su supremacía continuaba vigente. Enfrente aguardaba el sorprendente Mariano Acosta.
El primer tiempo comenzó con dos equipos muy aguerridos. Ferro plantó una defensa 5-1, con Victoria Crivelli como adelantada (luego la reemplazó Paula Mosciaro). Del otro lado, Mariano Acosta presentó una 6-0,  aunque alejada de los seis metros para intentar neutralizar los lanzamientos externos. 
Aunque Ferro no tardó en demostrar su superioridad en todas las fases del juego, no lograba despegarse en el marcador. Párrafo aparte merece Florencia Rossini: la arquera del club de Don Bosco se cansó de sumar atajadas para mantener a su equipo en partido. La falta de efectividad del conjunto de Sciglitano fue compensada con las intervenciones de Carratú y la intensidad defensiva. Así, Ferro se fue al descanso arriba por 10-6.
La segunda mitad fue otra historia. Con los goles de Florencia Ponce de León desde los nueve metros y los aciertos de Luciana Salvadó de contraataque, Ferro sacó la diferencia necesaria para empezar la rotación de jugadoras, pensando en la final ante Estudiantes. No alcanzaron los goles de Arancio para dar vuelta una historia que ya estaba sentenciada. El resultado final, anecdótico, fue de 25 a 10.
Tras el encuentro, Rocío Bernardez rescató la capacidad de resolución del equipo tras errar muchas situaciones de gol en el primer tiempo: "Los lanzamientos eran incómodos y encima la arquera tapaba. Tuvimos que ajustar un poquito eso, buscar situaciones más claras y abrir la defensa".  Aunque la victoria fue muy festejada por las verdolagas, Bernardez se tomó un segundo para pensar en la final: "Va a ser muy duro. Va a ganar el que menos se equivoque. Siempre nos visualizamos ganando y hacemos todo para conseguirlo". 
Variantes en el ataque, defensa muy duro, una arquera que parece un muro... Pero, principalmente, un grupo unido que tiene un solo objetivo: ganar el título que le faltó en el 2014. Este domingo, promesa de partidazo.