Luján se subió al podio

Nuestra Señora de Luján derrotó por 19-18 a Mariano Acosta en un partido apasionante, y se quedó con el tercer puesto del Super 4.

Luján se subió al podio
Nuestra Señora de Luján posó con la medalla de bronce. Foto: VAVEL

El último campeón de este torneo, Luján, venía de perder con el Estudiantes de Rocío Campigli por 24-21. Por su parte, Mariano Acosta había caído ante Ferro por 25-10. Pero las derrotas en semifinales no privaron a ambos equipos de buscar un lugar en el podio.

El partido comenzó parejo; luego de que Florencia Aquila, pívot de Luján, abriera el tanteador,  Estefanía Picerno y Laura Arancio se encargaron de darlo vuelta, imponiendo un parcial de 3-1. Agustina Muras, lateral de Luján, convirtió dos goles seguidos y de esta forma volvió a ser un empate.

La dura defensa del equipo de Quilmes provocó el destape de Valeria Bianchi: como Luján no lograba llegar a los 6 metros, la armadora izquierda acudió a su lanzamiento externo para que el parcial pasara a ser de 9-5. Las dirigidas por Fernando Capurro parecían empezar a controlar el partido, pero faltando un minuto y 38 segundos Muras provocó la caída de Joana Bolling, quien conducía el contraataque del Acosta, y fue descalificada. De esta forma, las protagonistas se fueron al descanso con un parcial de 10-7.

El segundo tiempo prometía un final atrapante. Las lujaneras entraron a la cancha decididas y anotaron tres tantos seguidos, por lo que el encuentro se ponía 13-7. Cuando el tablero marcaba 24:54 minutos para el final del partido, Luján sufrió la exclusión de Luciana Prieto Cochet. Pasados cinco minutos, Capurro volvió a ver como echaban a otra de sus jugadoras, pero su equipo seguía con cinco tantos a favor. A falta de 12 minutos del final, una nueva exclusión de Prieto Cochet facilitó al Acosta convertir cuatro goles al hilo, estableciendo un parcial de 15-14 ante una hinchada asombrada y expectante.

Por cada gol que convertía Luján, Mariano Acosta respondía con otro. A falta de 30 segundos para la culminación del encuentro, Bolling convirtió el décimo octavo gol de su equipo, el anotador marcaba un 19-18 favorable a Luján y dicho equipo tenía la posesión de la pelota. Al escuchar la chicharra, las lujaneras se desahogaron en un grito de victoria, y finalizó así un encuentro que cumplió con las expectativas de los presentes.