Historias Olímpicas: Nadia Comăneci

Con 14 años de edad, la gimnasta rumana obtuvo lo que nadie pudo hacer: obtener la puntuación perfecta en gimnasia artística, un logro que ningún otro atleta había obtenido en unos Juegos Olímpicos. Cinco medallas de oro en dos Juegos distintos le valieron para ser considerada la mejor gimnasta de todos los tiempos.

Historias Olímpicas: Nadia Comăneci
Comăneci durante Montral 1976 / Foto: libertatea

Nacida en 1961 en la ciudad de Onesti, Rumania comenzó a practicar la gimnasia a la edad de seis años. Durante sus primeros pasos como ateta, y en su debut en el Campeonato Nacional Infantil, Comăneci finalizó en el tercer puesto. Sin embargo, al año siguiente, Nadia se había consagrado campeona de todas las competiciones nacionales en las que participó, demostrando que la joven de ocho años, con el paso del tiempo, se convertiría en una deportista de elite.

Sus enormes actuaciones llamaron la atención de Bela Karoly y su esposa Marta, quienes eran considerados los mejores preparadores y, además, responsables del equipo nacional de Rumania.
Entablar lazos con dicha pareja le permitió obtener su primer título internacional: la Copa de la Amistad celebrada en Bulgaria. Durante ese mismo año, la pequeña también había logrados dos oros en la Copa de las esperanzas olímpicas, en Sofía, lo que desató que los mejores entrenadores del mundo pusieran sus ojos en ella.

En 1975, Comăneci superó a las gimnastas soviéticas en la prueba individual de los Campeonatos de Europa, disputados en Noruega. Teniendo en cuenta que, tras la Segunda Guerra Mundial, Rumania se había transformado en un país satélite de la Unión Soviética, que una atleta no soviética superará notablemente a las nacidas en el seno de la URSS le trajo serios problemas a la joven de solamente 13 años.

El momento culmine lo vivió durante los Juegos Olímpicos de Montreal 1976. Allí, Nadia llegaba como la gran favorita a llevarse a presea dorada. Tras su memorable actuación en las barras asimétricas, el tablero donde se mostraba el puntaje de los jueces figuraba un increíble 1.00, hecho que produjo confusión tanto en la gimnasta como en sus entrenadores. Tras varios minutos de deliberación, los jueces dialogaron entre ellos porque era imposible poner un 10 como calificación, ya que la puntuación más alta era 9.95.
Luego de que los magistrados transformaran ese 1.00 en un autentico 10, todos los espectadores que se encontraban en el Forum deleitaron ante la a primera calificación perfecta en la historia de la gimnasia femenina.
En Montreal también logro adjudicarse el oro en la prueba de Concurso general femenino y en la Barra de equilibrio, además de la plata en la prueba por equipos y el bronce en Suelo.

Cuatro años más tarde participó en los Juegos de Moscú 1980, donde también retuvo el primer lugar en Barra de equilibrio y gano el oro en Suelo. En las pruebas de Equipo e Individual, Comăneci  se quedo con a plata. Un total de 9 medallas olímpicas para una atleta que ni siquiera era mayor de edad.
Nadia dijo adiós a  la gimnasia en 1981 logrando el título por equipos y absoluto en el Campeonato Mundial Universitario.

Medallero:

Juegos Olímpicos:

Oro — Montreal 1976 — Individual, Barras asimétricas, Barra de equilibrio
Plata — Montreal 1976 — Equipo
Bronce — Montreal 1976 — Suelo
 

Oro — Moscú 1980 — Barra de equilibrio, Suelo
Plata — Moscú 1980 — Equipo, Individual


Campeonato Mundial:

Oro — Estrasburgo 1978 — Barra de equilibrio
Oro — Fort Worth 1979 — Equipo
Plata — Estrasburgo 1978 — Salto

Campeonato Europeo:

Oro — Skien 1975 — Individual, Barras asimétricas, Barra de equilibrio, Salto
Plata — Skien 1975 — Suelo

Oro — Praga 1977 — Individual, Barras asimétricas
Bronce — Praga 1977 — Salto

Oro — Copenhague 1979 — Individual, Salto, Suelo
Bronce — Copenhague 1979 — Barra de equilibrio

La actuación que le valió su primer 10: