No falla

Brasil venció a Uruguay 40-15 y culminó en la primera ubicación del grupo B. En las semifinales buscará el pasaje al Mundial de Francia nada más ni nada menos que con Argentina mientras que la selección charrúa enfrentará a Chile.

No falla
Una de las tantas contras de Brasil contra Adler (Foto: 7 versus 7 - Gonzalo Marino)

La Celeste y la Verdeamarela se encontraban en la última fecha del grupo B para definir quién será el primero y segundo del grupo. Uruguay había conseguido su pasaje a semifinales, ayer, frente a Puerto Rico al vencerlo 27-22  mientras que Brasil lo consiguió al vencer tranquilamente a Estados Unidos por 40-15.

La Celeste arrancó el partido con Federico Rubbo, Alejandro Velazco, Rodrigo Botejara, Gabriel Spangerberg, Braulio Lees y Gabriel Chaparro, mientras que los de Jordi Ribera salieron con: Chiuffa, Toledo, Da Silva, Santos, Alemao, Pozzer con cambio de defensa ataque con Thiagus.

El arranque del partido se lo vio trabado en el ataque. Brasil no podía encontrar los espacios y las contras en manos de Alemao terminaron en atajadas de Manuel Adler. Una ráfaga brasilera lo puso 4-2 arriba y vio obligado a Jorge Botejara a pedir TO pero a la vuelta Uruguay siguió confundiendo caminos. La insistencia en buscar al pivot se tornó maliciosa y Brasil, a través de esos errores de manejo empezó a estir la diferencia en el marcador y dejando sin anotar a los uruguayos por siete minutos hasta la aparición de Diego Morandeira. Del otro costado Brasil se floreaba y la potencia de su primera línea hacía prevalecer la distancia de ocho goles (11-3) a los 16 minutos de haber iniciado el partido. Uruguay nunca pudo acercarse y las atajadas de Maik imposibilitaban la ilusión charrúa de terminar en la primera posición. La primera etapa culminó con una diferencia (20-7) que ya marcaba como iba a terminar el partido.

La segunda etapa estuvo demás. Los dos técnicos empezaron a rotar el equipo para cuidar de cara a las semifinales del sábado. Sin sus jugadores principales pero con una potencia tremenda siguió agrandando la brecha en el marcador y Uruguay no encontraba alternativas en el ataque, las pérdidas constantes por la intensa búsqueda del pivot posibilitaban los contraataques brasileños para que se lleve el partido 40-15.

Brasil demostró porque es, ahora, el máximo favorito a quedarse con el título mientras que Uruguay deberá mejorar de cara a la semifinal y estar en un 110% para conseguir el pasaje al Mundial de Francia 2017.