Atenas 2004: dos oros al precio de uno

Luego de 52 años, la delegación argentina vuelve a obtener una medalla dorada olímpica. Las selecciones de fútbol y basquetbol se encargaron de romper chico maleficio. Además, se obtienen cuatro preseas de bronce.

Atenas 2004: dos oros al precio de uno
Foto: Web

Tras 108 años, los Juegos Olímpicos volvían a disputarse en el país que los vio nacer. Grecia nuevamente era la anfitriona de la XXVIII edición de la cita olímpica.
Como dato curioso, a los ganadores de una de las tres medallas, también se les entregó una corona de olivo, tal como se hacía en los Juegos de la Antigüedad.

Participan 10.625 atletas de 201 naciones en 28 deportes. El más destacado es el nadador estadounidense Michael Phelps, quien logra ganar ocho medallas (seis de oro y dos de bronce), convirtiéndose así en el primer deportista en ganar ocho preseas en un solo Juego Olímpico.
Sus seis oros vinieron en las pruebas de 100 m. Mariposa, 200 m. Mariposa, 200 m. Estilos, 400 m. Estilos, 4x200 m. Libre y 4x100 m. Estilos. Mientras que sus dos bronces fueron en los 200 m. Libre y los 4x100 m. Libre.
 

Participación Argentina:

Viajaron al país heleno 152 representantes albicelestes para competir en 22 deportes. La actuación es una de las mejores de la historia y se consiguen seis medallas.

Tras 52 años del último oro olímpico, obtenido por los remeros Tranquilo Capozzo y Eduardo Guerrero en la prueba de doble par de remos sin timonel en los Juegos de Helsinki 1952, la selección masculina de fútbol fue la encargada de quebrar esa negativa racha.

La Argentina obtuvo la victoria en sus tres partidos de la fase de grupos: Serbia y Montenegro (6-0), Túnez (2-0) y Australia (1-0).
En los cuartos de final, debieron verse las caras con Costa Rica, a la que vencieron con comodidad por 4-0. Ya entre los cuatro mejores, Italia era el rival a enfrentar. Con un golazo de tijera de Carlos Tévez, la Selección se quedó con el triunfo por la mínima y en la final enfrentaría a Paraguay.

Con un gol de Mauro Rosales en el primer tiempo, los dirigidos por Marcelo Bielsa se llevaron un oro que quedará para la historia.

Sin embargo, la gran noticia vino de la mano del básquet. El equipo de Rubén Magnano viajó a Grecia para tener la mejor actuación posible. Previo a Atenas, la última participación del básquet argentino en una cita olímpica había sido en Atlanta 1996, donde finalizó en el noveno puesto.

La Generación Dorada debutó un 15 de agosto ante Serbia y Montenegro con una agónica victoria por 83-82. Este partido es recordado por el doble de Emmanuel Ginóbili cayéndose, en el segundo final. Dos días más tarde, debió enfrentar a la poderosa España, equipo que tenía como figuras a Pau Gasol y José Manuel Calderón, donde cayó por 87-76.

El tercer rival fue China, a la que superó cómodamente por una diferencia de 25 puntos (82-57), imponiendo una defensa férrea que anuló a la figura oriental, Yao Ming, y llegó a marcar un parcial de 25-2 en el segundo cuarto. La selección garantizó su pasaje a cuartos de final al ganarle por 98-94 a Nueva Zelanda en la cuarta jornada. En la última fecha debió enfrentar a Italia, donde perdió por un punto (75-76). Terminada la fase inicial, la Argentina culminó en 3ra posición y debería enfrentar a Grecia en la etapa siguiente.

En los cuartos de final, el conjunto local era el rival a enfrentar, donde fue victoria para los argentinos por 69-64. Con el pasaje a la semifinal asegurado, el panorama no podía ser peor.

Parecía imposible ganarle a Estados Unidos, equipo formado por LeBron James, Tim Duncan, Carmelo Anthony, Dwayne Wade, entre otros. A pesar de la clara diferencia, la Generación Dorada superó abruptamente al conjunto norteamericano. Para la sorpresa de todos, fue triunfo de Argentina por 89-81.
Al día siguiente, un diario estadounidense, USA Today, escribió: “Los Estados Unidos no tienen más el invencible poderío en baloncesto que una vez tuvieron. Los mejores jugadores del mundo podrán estar en la NBA, pero el mejor equipo, hoy por hoy, es Argentina”.

En la final, Italia volvía a cruzarse en el camino. Con el plus de haber vencido al mejor equipo del mundo en la instancia previa, la Argentina dio todo para quedarse con la victoria por 89-64 y la primera medalla olímpica para el básquet nacional.

Otra de las argentinas que logro meterse en la historia fue Georgina Bardach. Con apenas 20 años, la nadadora se subió al tercer escalón del podio de los 400m Medley, con un tiempo de 4:37,51. La última presea para la natación argentina había sido la plata obtenida por Jeanette Campbell en Berlín 1936.

En el duelo por el tercer puesto, las tenistas Paola Suárez y Patricia Tarabini vencieron a las japonesas Ai Sugiyama y Shinobu Asagoe por un doble 6-3 y se colgaron el bronce.

La selección femenina de hockey, luego de hacer historia en Sydney 2000, nuevamente estuvieron entre las tres mejores en competencia. Con un gol de Luciana Aymar a China, Las Leonas obtuvieron la medalla bronceada.

Nuevamente la vela argentina sería la encargada de traerse una medalla. En la clase Tornado, Carlos Espínola y Santiago Lange ganaron el bronce al obtener 54 puntos de penalización.