Impactado

Alberto Melián cayó por nocaut técnico en el primer asalto ante el uzbeko Murodjon Akhmadaliev, en el combate por los cuartos de final de la categoría gallo de los Juegos Olímpicos Río 2016

Impactado
Toda la potencia en la zurda del Uzbeko/Foto:diariohoy

Poco pudo hacer el oriundo de Villa Dolores, provincia de Córdoba, Alberto “Impacto” Melián ante su par uzbeko, Murodjon Akhmadaliev, en el combate disputado por los cuartos de final de la categoría de los 56 kilogramos, realizado este martes en las instalaciones del pabellón 6 de Riocentro.

El arranque del combate siempre mostró más entero y movedizo al joven boxeador asiático de 19 años, colocando los mejores golpes ante un rival que siempre mostraba la guardia baja y buscaba contragolpear ante los poderosos puños del púgil vestido de azul.

Pasados dos minutos del primer asalto, y con un Akhmadaliev que controlaba y manejaba el ritmo de la pelea, un potente cruzado de izquierda impactó de manera precisa sobre el cordobés, obligándolo a visitar la lona. Luego del conteo del árbitro irlandés Michael Gallagher se reanudó el combate, y el uzbeko número 3 del ranking AIBA, acorraló contra las cuerdas al púgil de 26 años, que se mostraba sentido por los golpes recibidos, lo que llevó a Gallagher a determinar el nocaut técnico y la derrota del argentino.

Una vez finalizado el combate, y ante la prensa en zona mixta, Melián declaró: “Me sentía bien para seguir, porque lo único que hacía es pegar fuerte y me conectó una buena mano”,  y agregó: “Varias veces me caí en el primer round y he seguido la pelea y las he ganado”. ”Yo quería dejar todo en la pelea y no se pudo”, concluyó.

De esta manera, el último púgil argentino que quedaba en competencia se retira de estos Juegos Olímpicos realizados en Río. Luego de las victorias ante el ghanés Omar Abdul y el tunecino Bilel M'Hamdi, donde mostró buenos momentos dentro del cuadrilátero, Melián no pudo llegar a la chance de pelear por una presea, lo cual ya se observa de manera lejana en el tiempo, más precisamente hace 20 años en Atlanta, de la mano del mendocino Pablo Chacón.