Historia
La imagen, como podrán observar, no corresponde a el cotejo de esta mañana. La idea, en este caso, es que puedan tener una descripción de cómo se debe sentir el plantel de Jaguares tras acceder a los cuartos de final. Crédito: UAR.

Historia

Tras el éxito de Stormers ante Sharks, en Ciudad del Cabo, Jaguares consiguió su primera e histórica clasificación a los cuartos de final del Super Rugby. Un rato antes, en el Loftus Versfeld de Pretoria, la franquicia argentina perdió el invicto de siete partidos ganados consecutivos tras caer por 43-34 ante Bulls. El próximo sábado, en Durban, el cierre de la fase regular ante el mismísimo Sharks. ¿Cuál será su primer adversario en el camino al título?

CocoAngel
Santiago Ángel

“Estuvimos confiados y la canchereamos”. “Staff y jugadores tenemos que mirar para adentro y ver lo que hicimos”. “No hicimos lo que dijimos que íbamos a hacer”. Esas tres declaraciones, con la contundencia y el enfado en primera plana, definieron los sentimientos de Mario Ledesma una vez consumada la actuación del representativo de la UAR. Dos horas después, con el 28-16 de Stormers sobre Sharks recién cocinado, el enojo, que aún debe perdurar en el exhooker de los Pumas y en el resto de su equipo de trabajo, comienza a quedar atrás. La felicidad, ese estado que a veces suele ser ínfimo y que buscaban alcanzar con una buena producción propia, llegó gracias a una ayuda ajena, pero que, sin duda alguna, deja entrever el trabajo de toda una temporada.

Hoy, aún en la tristeza por la oportunidad desperdiciada de pasar al frente en la Conferencia Sudafricana y depender de uno mismo, Jaguares debe viajar al pasado y ver cómo estaba a comienzos de enero, cuando la pretemporada estaba en sus primeros días y el plantel recién empezaba a conocer a Nicolás Fernández Miranda y Ledesma, quienes, junto a Martín Gaitán (un viejo conocido para los jugadores), aparecían en escena para convertirse de allí en más sus nuevos mentores. El inicio de campaña, con tan solo dos triunfos en siete encuentros disputados, no era auspicioso, pero sí el juego, que, salvo en el encuentro frente a Reds (18-7 para los de Queensland, en Liniers), fue revitalizando a sus integrantes. Pero hubo un antes y un después: la gira por Oceanía. En Australia y Nueva Zelanda, 4-0. Sí, cuatro victorias y ningún resultado adverso. Todo un hito para el rugby argentino. Luego, en el retorno a la Argentina, tres festejos. Los dos primeros, frente a Bulls y Sharks, que, en aquel entonces, eran rivales directos en la lucha por entrar a los playoffs; un mes después, y tras lo que fue una nefasta ventana de junio con la indumentaria de los Pumas y que culminó con la renuncia de Daniel Hourcade, nueva celebración en casa, y con Stormers como víctima de turno.

Este último párrafo sirvió, en realidad, a modo de resumen. Pasaron menos de cuatro meses para que la historia de Jaguares dé un giro de 180 °: en abril, tras ceder en Buenos Aires ante Crusaders, el panorama no era favorable y soñar con estar entre los ocho mejores era, a esa altura de las circunstancias, utópico. Pero, con el correr de los partidos, el equipo fue convirtiéndose en, valga la redundancia, un equipo. De esos que por momentos parecen inquebrantables y de los que uno deposita su confianza sabiendo que más temprano que tarde habrá motivos para sonreír. Y así ocurrió con los capitaneados por Pablo Matera, quienes hoy tienen razones de sobra para brindar.

Hablar de lo que aconteció esta mañana, teniendo en cuenta la algarabía que genera esta clasificación, tiene poco sentido. A modo de síntesis, Jaguares solo jugó veinte minutos. Y fueron los primeros. Allí, con grandes destellos colectivos e individuales, apoyó tres tries que fueron firmados por Nicolás Sánchez, Matera y Gonzalo Bertranou. Luego, con los 1300 metros de altura que posee Pretoria, el cansancio producto de la cantidad de partidos jugados entre franquicia y seleccionado, y la mejoría de su rival, la llama se apagó y la seguidilla de juegos ganados llegó a su fin. Pero eso, tal como lo pueden apreciar a lo largo de este artículo, terminó siendo secundario.

Ahora, en el corto plazo, habrá que preparar el último desafío de la fase regular: será el próximo sábado, a las 12:15 de nuestro país, en el Kings Park de Durban. El escollo a vencer, Sharks, que necesita cuatro o cinco puntos sí o sí para soñar con jugar el viernes 20 o el sábado 21 de este mes, cuando se disputen los cuartos de final. Desde el criterio de quien escribe, será una buena oportunidad para que descansen los que más minutos vienen teniendo, como, por nombrar algunos ejemplos, Santiago García Botta, Agustín Creevy, Nahuel Tetaz Chaparro, Guido Petti, Matera, Javier Ortega Desio, Bertranou, Sánchez, Jerónimo de la Fuente y Emiliano Boffelli. Podría ser un buen momento para Javier Díaz, Julián Montoya, Diego Fortuny, Santiago Medrano, Juan Pablo Zeiss, Juan Manuel Leguizamón, Martín Landajo, Joaquín Díaz Bonilla, Bautista Ezcurra y Sebastián Cancelliere, por mencionar a varios de los que no son habituales titulares.

¿Cuál será el oponente a derribar dentro de dos semanas? Eso, al menos, por ahora es una incógnita. Podría ser Lions, en Johannesburgo, o, como segunda opción más probable, Waratahs, en Sídney. Si finalmente consiguen ganar la Conferencia Sudafricana, la acción volverá a la Argentina. También, si Rebels doblega a Highlanders y en Ledesma y compañía se retiran de Durban sin siquiera un bonus defensivo, el destino terminará siendo Christchurch, la ciudad de los Crusaders, el mejor elenco que tiene el hemisferio sur en este momento. Lo cierto es que más allá de los números y de todo lo que se pueda mencionar desde hoy hasta los próximos catorce días, la historia ya se escribió, y eso es intachable. Felicitaciones para todos los que trabajan en el día a día de Jaguares.

Síntesis del partido:

Bulls (43): 15- Warrick Gelant; 14- Jamba Ulengo; 13- Jesse Kriel y 12- Johnny Kotzé; 11- Divan Rossouw; 10- Handré Pollard y 9- Embrose Papier; 8- Hanro Liebenberg, 7- Jannes Kirsten y 6- Marco van Staden; 5- RG Snyman y 4- Ruben van Heerden; 3- Conrad van Vuuren, 2- Jaco Visagie y 1- Pierre Schoeman.

Ingresaron: 16- Edgar Marutlulle, 18- Morne Smith, 19- Thembelani Bholi, 20- Nic de Jager, 21- Ivan van Zyl y 22- Manie Libbok.

No ingresaron: 17- Matthys Basson y 23- Dries Swanepoel.

Entrenador: John Mitchell.

Jaguares (34): 15- Emiliano Boffelli; 14- Bautista Delguy; 13- Matías Moroni y 12- Jerónimo de la Fuente; 11- Ramiro Moyano; 10- Nicolás Sánchez y 9- Gonzalo Bertranou; 8- Javier Ortega Desio, 7- Tomás Lezana y 6- Pablo Matera (C); 5- Matías Alemanno y 4- Guido Petti; 3- Nahuel Tetaz Chaparro, 2- Agustín Creevy y 1- Santiago García Botta.

Ingresaron: 16- Julián Montoya, 17- Javier Díaz, 18- Santiago Medrano, 19- Tomás Lavanini, 20- Marcos Kremer, 21- Martín Landajo, 22- Matías Orlando y 23- Sebastián Cancelliere.

Entrenador: Mario Ledesma.

Puntos en el primer tiempo: 2´ Try de Nicolás Sánchez (Bulls 0-5 Jaguares). 4´ y 18´ Tries de Pablo Matera y Gonzalo Bertranou convertidos por Nicolás Sánchez (Bulls 0-19 Jaguares). 21´, 34´ y 40´ Tries de Johnny Kotzé, Embrose Papier y Jesse Kriel convertidos por Handré Pollard (Bulls 21-19 Jaguares).

Puntos en el segundo tiempo: 3´ Penal de Handré Pollard (Bulls 24-19 Jaguares). 5´ Try de Gonzalo Bertranou convertido por Nicolás Sánchez (Bulls 24-26 Jaguares). 11´ Try de Jamba Ulengo (Bulls 29-26 Jaguares). 16´ Try de Marco van Staden convertido por Handré Pollard (Bulls 36-26 Jaguares). 22´ Penal de Emiliano Boffelli (Bulls 36-29 Jaguares). 24´ Try de Jamba Ulengo convertido por Handré Pollard (Bulls 43-29 Jaguares). 80+1´ Try de Pablo Matera (Bulls 43-34 Jaguares).

Árbitro: Egon Segonds (Sudáfrica).

Jueces de touch: AJ Jacobs y Jaco Kotzé (Sudáfrica).

Asistente de video: Johan Greeff (Sudáfrica).

Estadio: Loftus Versfeld (Pretoria).


 

VAVEL Logo