Inolvidable
Javier Ortega Desio, callado, fue uno de los más regulares del torneo y dejó en claro que puede ser titular tanto en la franquicia como en los Pumas. Crédito: Steve Haag/Jaguares.

Inolvidable

En su primera aparición en cuartos de final del Super Rugby, Jaguares no pudo con Lions y cayó por 40-23, en el emblemático Ellis Park de Johannesburgo. De todas maneras, nada empaña la histórica campaña de la franquicia argentina, que, pase lo que pase, dejará su huella en la historia de este deporte en nuestro país.

CocoAngel
Santiago Ángel

El resultado, que duele en los primeros instantes posteriores al pitazo final, pronto será una anécdota. El sueño de continuar con vida estaba latente, pero se sabía a qué clase de rival se iba a enfrentar, y en qué condiciones iban a tener que afrontar el desafío. El juego del adversario y los más de 1700 metros de altura en Johannesburgo superaron al amor propio. Hoy, con más entrega que juego, no alcanzó. Y así como quien escribe ha reprochado el nivel de este grupo de jugadores, hoy no tiene nada que objetar. Acaban de culminar uno de los mejores semestres de la historia reciente del rugby nacional. Después de los Mundiales del 2007 y del 2015, entre el 17 de febrero y el 22 de julio de este año se ha vuelto a escribir otra página dorada. Esta vez no fue con los Pumas. Se redactó con la indumentaria de Jaguares, un equipo que recién tiene tres años de vida y que está en pleno proceso de impregnación al ADN del fanático.

¿Qué sentido tiene detenerse a analizar minuciosamente este encuentro? No debe ser el foco. Hoy, en una día de sentimientos encontrados, se debe apreciar lo obtenido y empezar a construir. No tomar esta gesta como el techo de un plantel, sino como el piso. Posiblemente en los próximos días se anuncie la designación de Mario Ledesma al frente de los Pumas, así como la llegada de Gonzalo Quesada a Jaguares. Por primera vez en mucho, mucho tiempo, la UAR parece tener una hoja de ruta acorde a lo que pide el profesionalismo. En este 2018 se apostó por la experiencia de un exjugador que estuvo años tomado apuntes de Michael Cheika en Waratahs y Wallabies y, al fin y al cabo, la decisión terminó dándole buenos resultados a la cúpula dirigencial. También llegó Nicolás Fernández Miranda, quien también merece el mismo reconocimiento que el exhooker del seleccionado nacional, pese a que no sea tan mencionado. Y tampoco hay que olvidarse de Martín Gaitán, que estuvo con Pablo Matera y compañía desde el debut absoluto ante Cheetahs en febrero del 2016 y posteriormente siguió capacitándose para evolucionar como entrenador. Ahora, con Quesada en el horizonte, hay con qué animarse a soñar. El material sobra, pero faltaban golpes de timón y personas adecuadas para conducir equipos de élite.

Párrafo aparte para los jugadores, quienes se repusieron de dos años en los que abundaron las tristezas. Crecieron psicológicamente y rugbísticamente. Alcanzaron su mejor versión en la gira por Oceanía, donde obtuvieron cuatro victorias en igual cantidad de cotejos. Pero no se quedaron con eso: al regreso, tres éxitos en casa para comenzar a sellar la clasificación a los playoffs. Lo más importante, más allá de los resultados, fue cómo aprendieron a sacarle rédito a las frustraciones. Dejaron de caer en pozos. Encontraron una identidad de juego con la cual se los vio disfrutar dentro del campo de juego, y que también generó una conexión aún más profunda con el público. La gente se sintió compenetrada y los acompañó. El apoyo fue multiplicándose con el correr de las fechas. Y se sintió tras el traspié y la eliminación reciente. Abundaron los mensajes de apoyo y de agradecimiento. Es que a la hora del verdadero análisis, del final, Jaguares no perdió, ganó. Esta experiencia, que no deja de ser inédita para la Argentina, servirá de cara al futuro. Pase lo que pase, se obtengan o no títulos, esta versión 2018 se mantendrá viva en la memoria de todos los que aman este juego. Gracias, y, como dijo Agustín Pichot post batacazo ante Francia en París hace once años, “esto recién empieza”. Continuará…

Síntesis del partido:   

Lions (40): 15- Andries Coetzee; 14- Ruan Combrinck; 13- Lionel Mapoe y 12- Harold Vorster; 11- Aphiwe Dyantyi; 10- Elton Jantjies y 9- Ross Cronjé; 8- Warren Whiteley (C), 7- Cyle Brink y 6- Kwagga Smith; 5- Franco Mostert y 4- Marvin Orie; 3- Ruan Dreyer, 2- Malcolm Marx y 1- Jacques van Rooyen.

Ingresaron: 16- Corné Fourie, 17- Dylan Smith, 18- Johannes Jonker, 19- Lourens Erasmus, 20- Marnus Schoeman, 21- Dillon Smit, 22- Courtnall Skosan y 23- Howard Mnisi.

Entrenador: Swys de Bruin.

Jaguares (23): 15- Emiliano Boffelli; 14- Bautista Delguy; 13- Matías Orlando y 12- Jerónimo de la Fuente; 11- Matías Moroni; 10- Nicolás Sánchez y 9- Gonzalo Bertranou; 8- Javier Ortega Desio, 7- Tomás Lezana y 6- Pablo Matera (C); 5- Marcos Kremer y 4- Guido Petti; 3- Nahuel Tetaz Chaparro, 2- Agustín Creevy y 1- Santiago García Botta.

Ingresaron: 16- Julián Montoya, 17- Juan Pablo Zeiss, 18- Santiago Medrano, 19- Matías Alemanno, 20- Tomás Lavanini, 21- Juan Manuel Leguizamón, 22- Martín Landajo y 23- Sebastián Cancelliere.

Entrenador: Mario Ledesma.

Puntos en el primer tiempo: 3´ y 5´ Penales de Nicolás Sánchez (Lions 0-6 Jaguares). 7´ y 12´ Tries de Ruan Combrinck y Harold Vorster convertidos por Elton Jantjies (Lions 14-6 Jaguares). 25´ Penal de Elton Jantjies (Lions 17-6 Jaguares). 26´ Try de Malcolm Marx convertido por Elton Jantjies (Lions 24-6 Jaguares). 36´ Penal de Nicolás Sánchez (Lions 24-9 Jaguares).

Puntos en el segundo tiempo: 1´ Try de Bautista Delguy convertido por Nicolás Sánchez (Lions 24-16 Jaguares). 3´ Penal de Elton Jantjies (Lions 27-16 Jaguares). 7´ Try de Pablo Matera convertido por Nicolás Sánchez (Lions 27-23 Jaguares). 16´ Try de Andries Coetzee convertido por Elton Jantjies (Lions 34-23 Jaguares). 23´ Drop de Elton Jantjies (Lions 37-23 Jaguares). 35´ Penal de Elton Jantjies (Lions 40-23 Jaguares).

Árbitro: Jaco Peyper (Sudáfrica).

Jueces de touch: Marius van der Westhuizen y Egon Segonds (Sudáfrica)

Asistente de video: Marius Jonker (Sudáfrica).

Estadio: Ellis Park (Johannesburgo).     

VAVEL Logo