Primer capítulo
Agustín Creevy, uno de los grandes jugadores que tienen los Pumas, seguirá como capitán, pese al gran liderazgo que ejerció Pablo Matera en Jaguares. Pese a la llegada de Ledesma, se mantiene el rol del surgido en San Luis. Crédito: UAR.

8 de agosto del 2015. Con los Pumas del ‘65 en las tribunas golpeándose el pecho y señalando al plantel en muestra de agradecimiento por lo hecho, la Argentina, con más de cien años de tradición rugbística, logran vencer por primera oportunidad a los Springboks. Esa fecha, por más que pasen los años, los dirigentes y los jugadores, como dice la canción, quedará para siempre impregnada en la historia de este deporte en tierra albiceleste. Más de 1000 días después de aquel gran golpe, los Pumas vuelven a pisar el mismísimo Kings Park en el que brillaron a días de que empiece la Copa Mundial de Inglaterra y Gales, en la que obtuvieron el cuarto puesto. Y ya no será con Daniel Hourcade como estratega, sino con Mario Ledesma, que se ganó el puesto gracias a su amplio CV y el reciente paso por los playoffs del Super Rugby con Jaguares.

En el rugby nacional de élite, que tiene al seleccionado mayor como máximo representativo, ya se siente el cambio de aire. En febrero, con la irrupción de Ledesma y Nicolás Fernández Miranda en la franquicia argentina, algo comenzó a ser distinto a todo lo que venía sucediendo en los últimos años. Se dejó el nepotismo de lado y, con causa justa, se apostó por la experiencia y los pergaminos. Menos de un año después de que fueron oficializados para tomar las riendas del segundo elenco más importante en la pirámide, el exhooker y el aquel inteligente medio scrum llegan a lo que es, sin duda alguna, “lo máximo”.

Pero no solo cambiarán las cosas desde el staff, también se presume que se verá una versión diferente (y, en los papeles, netamente superior a las recientes) por parte de los jugadores. Si bien no se puede asegurar que el mismísimo grupo fue el que terminó de sentenciar la renuncia de Hourcade, sí quedó claro en la ventana de junio que el ciclo estaba consumado. No hubo respuesta rugbística ni anímica. Con momentos de falta de respeto a la camiseta y a la propia historia de los Pumas, se perdió ante las nóminas alternativas de Gales y Escocia. En menos de un día, cuando suene el silbato del neozelandés Ben O’Keeffe, se deberá, en primera instancia, recuperar el amor propio y, una vez que dicha tarea sea historia, ir en busca del triunfo, aunque esto último también tendrá que ver el desempeño de un rival que, a priori, es más.

Para este punto de partida en el Rugby Championship, la UAR, tras un rígido e injustificado cepo absoluto a aquellos que están en Europa, continúa con las pequeñas pero importantes variaciones de cara al mediano y largo plazo: Juan Figallo, pilar del Saracens inglés, volverá a jugar un test match tras haberse despedido provisoriamente tras la cita mundialista en suelo británico. El salteño, vital por la falta de primeras líneas de calidad, le dará aire a un pack de forwards que necesitará imponerse en la batalla con los delanteros adversarios. Allí, en pocas palabras, estará la clave del encuentro. Además, para la revancha con Sudáfrica -NdR: se llevará a cabo desde las 16:40 del próximo sábado, en el Estadio Malvinas Argentinas de Mendoza-, se sumará Facundo Bosch, con presente en el Agen de Francia. Para las gira por Oceanía y posteriores encuentros, no se descarta que sean convocadas más de las caras conocidas que hoy en día están en el viejo continente. ¿Estará Patricio Fernández? ¿Se incorporará Ramiro Herrera? ¿Llegará el aporte de Benjamín Urdapilleta? Eso, al menos por ahora, es una incógnita. De todos modos, por más que sea mínima la variación, es una excepción que deja en evidencia el golpe de timón.

Con respecto al XV inicial, la principal novedad es la aparición de Tomás Lezana entre los relevos. El santiagueño, de muy buen semestre inicial, padeció una sinovitis derecha que, solo en un principio, parecía dejarlo fuera de la travesía que posteriormente conectaría Ezeiza con Durban. También estará Tomás Lavanini, quien recientemente fue operado en uno de sus ojos y no tenía previsto partir rumbo a la casa de los Sharks. Quienes no participarán del debut serán Jerónimo de la Fuente y Matías Orlando. Ambos, habituales centros, fuera por diversas molestias físicas, aunque deberían estar al 100 % para el cotejo en Mendoza. Entre los reservas sobresale Juan Pablo Zeiss, quien hace un año jugaba para su club, Los Matreros, y el presente lo encuentra con una buena cantidad de minutos en Jaguares y listo para tener su primera aparición con la indumentaria de los Pumas.

Los ‘Boks, por su parte, apostarán por la mayoría de sus mejores cartas. Los únicos grandes ausentes serán Elton Jantjies y Franco Mostert, de gran campaña con Lions en el Super Rugby -NdR: perdieron la final ante Crusaders, en Christchurch-, y Duane Vermeulen, quien recibió el permiso de Rassie Erasmus para irse a Japón y vestir los colores del Kubota Spears. Más allá de estas tres ausencias, que pueden llegar a pesar, los bicampeones mundiales contarán, por mencionar algunos ejemplos, con Willie le Roux, Faf de Klerk y Francois Louw, figuras dentro del mercado europeo. Además, de la órbita de la SARU, con Aphiwe Dyantyi, Warren Whiteley, el capitán Siya Kolisi y Malcolm Marx, quien, tal vez, es el mejor hooker del planeta ovalado. También regresará nada menos que Eben Etzebeth, quien jugará sus primeros minutos desde que se lesionó el hombro izquierdo ante Gales, en noviembre pasado.

La mesa está servida: larga el Rugby Championship, se avecina el debut de Ledesma como entrenador de los Pumas y, con Figallo en cancha, se puede percibir una posible cambio en la restricción a los “europeos”. ¿El primer capítulo incluirá brindis?

Predicción: Sudáfrica por 10. Si bien habrá una notable evolución en el juego de la Argentina, quien termine alzando los brazos tras los ochenta minutos serán los Springboks, principalmente por el aspecto físico. La cantidad de minutos acumulados, uno de los grandes enemigos que tendrá la visita. El recambio detrás de la línea de cal, otro.

Formaciones y datos del partido:

Sudáfrica: 15- Willie le Roux; 14- Makazole Mapimpi; 13- Lukhanyo Am y 12- André Esterhuizen; 11- Courtnall Skosan; 10- Handré Pollard y 9- Faf de Klerk; 8- Warren Whiteley, 7- Siya Kolisi (C) y 6- Francois Louw; 5- Pieter-Steph du Toit y 4- Eben Etzebeth; 3- Frans Malherbe, 2- Malcolm Marx y 1- Tendai Mtawarira.

Reservas: 16- Bongi Mbonambi, 17- Steven Kitshoff, 18- Thomas du Toit, 19- Marvin Orie, 20- Marco van Staden, 21- Embrose Papier, 22- Lionel Mapoe y 23- Damian Willemse.

Entrenador: Rassie Erasmus.

Argentina: 15- Emiliano Boffelli; 14- Bautista Delguy; 13- Matías Moroni y 12- Bautista Ezcurra; 11- Ramiro Moyano; 10- Nicolás Sánchez y 9- Gonzalo Bertranou; 8- Javier Ortega Desio, 7- Marcos Kremer y 6- Pablo Matera; 5- Matías Alemanno y 4- Guido Petti; 3- Juan Figallo, 2- Agustín Creevy (C) y 1- Nahuel Tetaz Chaparro.

Reservas: 16- Diego Fortuny, 17- Santiago García Botta, 18- Santiago Medrano, 19- Tomás Lavanini, 20- Tomás Lezana, 21- Martín Landajo, 22- Santiago González Iglesias y 23- Juan Cruz Mallía.

Entrenador: Mario Ledesma.

Árbitro: Ben O’Keeffe (Nueva Zelanda).

Jueces de touch: Angus Gardner (Australia) y Andrew Brace (Irlanda).

Asistente de video: Simon McDowell (Irlanda).

Estadio: Kings Park (Durban).

Horario: 12:05 (Argentina).

Televisación: ESPN 2 y ESPN 2 HD.  

VAVEL Logo