Dos minutos que valieron oro
Matías Orlando, de sólida performance, intenta quitarse de encima a Jade Stighling. Por detrás, Emiliano Boffelli se ofrece como apoyo. Crédito: Christiaan Kotze/AFP.

Dos minutos que valieron oro

Pese a una pobre actuación colectiva durante casi todo el encuentro, Jaguares consiguió su primer triunfo como visitante en esta campaña 2019. Por la octava semana y con el Loftus Versfeld de Pretoria como escenario, la franquicia argentina venció por 22-20 a Bulls. Domingo Miotti, quien entró sobre el cierre, se vistió de héroe con doce puntos en apenas 120 segundos. El próximo sábado, en Durban, visitarán a Sharks, el líder de la Conferencia Sudafricana.

cocoangel
Santiago Ángel

Minuto 71. El local gana 20-10. Como se volvió una costumbre cada vez que se pisa Sudáfrica, el representativo de la UAR se queda con las manos vacías pese a mantenerse cerca en el tanteador. Eso parecía… Mientras tanto, Tim Agaba es amonestado por el referí neozelandés Brendon Pickerill debido a una limpieza con el hombro en un ruck anterior. La visita, ya agobiada física y psicológicamente, decide ir al touch. De ahí en más, a rezar que funcione la fórmula line-maul. Entre medio, Domingo Miotti, un joven surgido en Tucumán Lawn Tennis y de gran paso por Pumitas y Argentina XV, hace su debut en el Super Rugby reemplazando a Santiago González Iglesias. Hasta allí, nada fuera de lo normal. De repente, para levantar el ímpetu del equipo, el mismísimo Miotti, tras una buena secuencia de manos y con ventaja de penal a su favor, se convierte en un forward más y va al choque con los adversarios suplicando que sea suficiente para aterrizar en el ingoal y ponerse a tiro. Lo logra. Apenas 120 segundos más tarde de la infracción del tercera línea oponente, y con la conversión posterior al try, los dirigidos por Gonzalo Quesada se ponían a solo tres puntos en el luminoso (20-17).

Minuto 74. Un párrafo de diferencia pero apenas unos instantes que separó a este momento del anterior. Salida larga de Manie Libbok, la toma Rodrigo Bruni para que Felipe Ezcurra decida jugar un cajón. A partir de allí, a depender de Emiliano Boffelli, quien acaba ganando la disputa en al aire con más corazón que otra cosa. Una vez obtenida la posesión, lo impensado para propios y ajenos: manos, manos y más manos para un nuevo try, y con Miotti como protagonista… sí, otra vez. ¡¡¡Doce puntos en apenas dos minutos!!! Un sueño individual que, además, ayudaba para pasar a ganar el primer encuentro del año en rodeo ajeno.

Y así terminó. Se sufrió, pero, agónicamente, se ganó. Contra todo pronóstico por cómo se dio la contienda, más allá de que en la previa, según el criterio de quien escribe, Jaguares era candidato por 17 puntos. Esa brecha nunca se evidenció dentro del terreno de juego. Mayormente, por la ineptitud de los capitaneados por Jerónimo de la Fuente para imponer su estilo. Tardaron setenta y tres minutos en dar un golpe de timón que, sinceramente (y acudiendo al popular dicho), “ocurre una vez cada muerte de obispo”. Colectivamente salió casi todo mal: el scrum fue una fuente de penales para Bulls, el ataque fue predecible, nuestros jugadores tuvieron una pésima disciplina (catorce penales y una amarilla) y lucieron desordenados constantemente. Dentro de lo poco que hubo para rescatar, la sólida defensa, que, salvo excepciones, se ha convertido en la bandera de esta nómina. Individualmente, Pablo Matera, con su bravura a la hora de jugar, fue el mejor en la tierra de los Springboks; por detrás del surgido en Alumni, el primer tiempo de Ramiro Moyano, las bocanadas de aire fresco que otorgaron Agustín Creevy y Felipe Ezcurra y, obviamente, el impacto de Miotti.

Puede sonar redundante, pero vale la pena volver a mencionarlo: no fue la mejor versión de Jaguares, pero salir airoso así también vale. Como dicen aquellos que utilizan al inglés como lengua materna, “a win is a win”, que en español significa “una victoria es una victoria”. Y así fue, porque esos dos minutos, que siempre parecen escasos, ínfimos, esta vez valieron oro. A pensar en Sharks, que viene de ganarle ¡¡¡42-5!!! a Lions, y nada menos que en el Ellis Park de Johannesburgo. ¿Cuándo y dónde? El próximo sábado, otra vez a las 10:05, en el Kings Park de Durban.

Síntesis del partido:

 

Bulls (20): 15- Divan Rossouw; 14- Johnny Kotzé; 13- Dylan Sage y 12- Burger Odendaal; 11- Jade Stighling; 10- Manie Libbok y 9- Embrose Papier; 8- Duane Vermeulen (C), 7- Jannes Kirsten y 6- Ruan Steenkamp; 5- Eli Snyman y 4- Hanro Liebenberg; 3- Trevor Nyakane, 2- Corniel Els y 1- Lizo Gqoboka.

Ingresaron: 16- Jaco Visagie, 17- Simphiwe Matanzima, 18- Conraad van Vuuren, 19- Thembelani Bholi, 20- Tim Agaba, 21- Ivan van Zyl y 23- Cornal Hendricks.

No ingresó:  22- JT Jackson.

Amonestados: ST 31´ y 37´ Tim Agaba y Conrad van Vuuren.

Entrenador: Pote Human.

Jaguares (22): 15- Emiliano Boffelli; 14- Matías Moroni; 13- Matías Orlando y 12- Jerónimo de la Fuente (C); 11- Ramiro Moyano; 10- Santiago González Iglesias y 9- Tomás Cubelli; 8- Javier Ortega Desio, 7- Tomás Lezana y 6- Pablo Matera; 5- Marcos Kremer y 4- Guido Petti; 3- Santiago Medrano, 2- Julián Montoya y 1- Mayco Vivas.

Ingresaron: 16- Agustín Creevy, 17- Nahuel Tetaz Chaparro, 18- Enrique Pieretto, 19- Tomás Lavanini, 20- Rodrigo Bruni, 21- Felipe Ezcurra, 22- Domingo Miotti y 23- Joaquín Tuculet.

Amonestado: ST 6´ Nahuel Tetaz Chaparro.

Entrenador: Gonzalo Quesada.

Puntos en el primer tiempo: 7´, 16´ y 24´ Penales de Manie Libbok (Bulls 9-0 Jaguares). 26´ Try de Pablo Matera convertido por Santiago González Iglesias (Bulls 9-7 Jaguares).

Puntos en el segundo tiempo: 3´ Try de Jade Stighling (Bulls 14-7 Jaguares). 11´ Penal de Santiago González Iglesias (Bulls 14-10 Jaguares). 13´ y 20´ Penales de Manie Libbok (Bulls 20-10 Jaguares). 33´ Try de Domingo Miotti convertido por él mismo (Bulls 20-17 Jaguares). 35´ Try de Domingo Miotti (Bulls 20-22 Jaguares).

Árbitro: Brendon Pickerill (Nueva Zelanda).

Jueces de touch: Mike Fraser (Nueva Zelanda) y Rasta Rasivhenge (Sudáfrica).

Asistente de video: Willie Vos (Sudáfrica).

Estadio: Loftus Versfeld (Pretoria).



 

VAVEL Logo