Oportunidad dorada
En busca de una mayor estabilidad en el scrum, Juan Figallo y Nahuel Tetaz Chaparro ocuparán los lugares que dejaron vacantes Santiago Medrano y Mayco Vivas, dos de las grandes promesas de nuestro rugby. Crédito: UAR.

Oportunidad dorada

Hoy, desde las 15:05, Vélez volverá a estar abarrotado. En esta ocasión, tal como en Jaguares-Brumbies, por la semifinal del Super Rugby, para el debut de los Pumas en el Rugby Championship… ¡Y nada menos que ante los All Blacks! Entre los XV, los únicos "europeos" serán Nicolás Sánchez y Juan Figallo. Televisan ESPN 2 y ESPN 2 HD.

cocoangel
Santiago Ángel

Tras un fenomenal e inolvidable Super Rugby con la indumentaria de Jaguares, el plantel de élite de la UAR ya cambió el chip: ya se mordió el polvo luego de la final perdida ante Crusaders, en Christchurch. Ahora, la parte más linda del año: la de lucir el celeste y blanco… y con la Copa del Mundo, a llevarse a cabo en Japón entre el 20 de septiembre y el 2 de noviembre, como objetivo máximo. 

- Por esta competición, será el séptimo juego entre sudamericanos y oceánicos en tierra gaucha. Hasta aquí, siempre con festejo de los visitantes.

En algunas horas, la posibilidad de revancha para el grupo capitaneado por el espectacular Pablo Matera será ante el mejor seleccionado del planeta y, tal vez, del deporte en general. Sin embargo, en esta ocasión se dan dos situaciones extraordinarias: la primera, y principal, es la reciente gigantesca campaña de la franquicia nacional en el certamen de equipos más importante del mundo ovalado; la segunda, la falta de líderes claves en el plantel de Nueva Zelanda. ¿Por qué se da esta último? Porque Steve Hansen, su entrenador, decidió darle descanso a la base de jugadores de Crusaders, entre ellos muchachos desconocidos como Kieran Read, Sam Whitelock, Codie Taylor, Owen Franks, Joe Moody, Matt Todd, Jack Goodhue y Richie Mo'unga, además de los lesionados Scott Barrett y Ryan Crotty. Del reciente plantel campeón, los únicos que están en Buenos Aires son Sevu Reece (titular), Braydon Ennor (relevo) y George Bridge, quien se quedó fuera de los veintitrés elegidos para este cotejo inicial; dicho todo esto, el panorama para la Argentina luce mucho mejor que en otras campañas. Y no tanto por el rival en sí, que más allá de las ausencias sigue teniendo una nómina superior a cualquier otra, sino por cómo llegan rugbística y psicológicamente después de un primer semestre de grandísimas satisfacciones bajo la órbita de Gonzalo Quesada.

- El Estadio José Amalfitani, de Liniers, albergará este cruce por cuarto año consecutivo. Antes, entre 2012 y 2014, el Único de La Plata fue la casa elegida para batallar palmo a palmo con los hombres de negro. 

En principio, ¿qué deben hacer los Pumas para ganarle por primera vez en su historia a los tres veces ganadores del Mundial (1987, 2011 y 2015)? Seguir con el nivel que mostraron en Jaguares, minimizar los errores, controlar al ataque de Sam Cane y compañía, y solucionar una formación tan emblemática como problemática: el scrum. Y Mario Ledesma, cabecilla del selectivo nacional, ha tomado cartas en el asunto: para este juego, Juan Figallo, hombre de Saracens, de Inglaterra, ocupará el lugar que habitualmente suele tener Santiago Medrano. Si bien se pierde movilidad, se gana poder en el empuje. El salteño, uno de los mejores pilares derechos a nivel internacional de los últimos ocho años, le aportará experiencia a una faceta deficitaria; el joven surgido en Regatas Bella Vista, por su parte, estará entre los reservas y, en caso de entrar, seguro ofrecerá su férrea defensa como bandera; además del scrum, el dueño de casa debe volver a ser clínico en ataque, una de sus máximas virtudes en este primer tramo del 2019, pero que en la definición del Super Rugby brilló por su ausencia, aunque más por méritos del oponente que por errores propios; como último ítem de extrema relevancia, el juego con el pie: para ello, Nicolás Sánchez, con presente en el Stade Français, sustituirá a Joaquín Díaz Bonilla, quien esperará su chance detrás de la línea de cal.

- Argentina, en dos ocasiones, dejó escapar el triunfo ante los neozelandeses: en 1985, con un estadio del Club Ferro Carril Oeste que parecía tener vida propia, fue empate en 21. Si bien fue la única vez que no se perdió frente a los maoríes, el local desperdició una posibilidad concreta de llegar al ingoal en la última jugada; en el 2001, en cancha de River, sucumbieron por 24-20 debido al try de Scott Robertson sobre el epílogo del encuentro. 

Esta, tal vez, sea la vencida, la que todos esperamos. Y sería el sueño de varias generaciones que no quieren pasar a ser historia sin antes haber visto a los Pumas ganándole a los All Blacks. Están dadas las condiciones para que la Argentina haga un gran partido, pero caer en un exceso de confianza sería completamente contraproducente para nuestros jugadores. Si bien ellos no tendrán a gurús espirituales como Read, Whitelock o Crotty, sí saltarán al terreno de juego con estrellas como Ardie Savea y Ngani Laumape. Probablemente no se sientan las ausencias desde lo que respecta al juego, pero sí en lo emocional. Ellos, los que faltarán a la fiesta, son, sin duda alguna, el termómetro, las voces de mando en una escuadra plagada de talento. Y ahí estará, sin más vueltas, la llave para tocar el cielo con las manos: habrá que sacarle todo el jugo a las pequeñas batallas ganadas… ya sea un scrum, en el breakdown o con un tackle salvador, entre otras cuestiones que pueden decantar la balanza de un lado u otro. Es una oportunidad de oro. Y hay que tomarla. 

- Vuelven Matías Alemanno y Joaquín Tuculet. El primero de ellos, afectado por un "juanete" en su pie derecho, no juega desde el 15 de marzo, en la caída de Jaguares ante Stormers, en Ciudad del Cabo; el surgido en Los Tilos, por su parte, estuvo lesionado en buena parte del Super Rugby y vio acción por última vez el 15 de junio, en el éxito sobre Sunwolves, en casa, el último antes de los playoffs.

Predicción: ¡Argentina por 3! Con un desarrollo que posiblemente se asemeje al del 2001, por las figuras que no veremos en los kiwis, se tendrá que estar fino en los detalles para que las últimas líneas sean escritas con alegría y no con tristeza. El pie de Sánchez hará la diferencia. 

Formaciones y datos del partido:

Argentina: 15- Emiliano Boffelli; 14- Matías Moroni; 13- Matías Orlando y 12- Jerónimo de la Fuente; 11- Ramiro Moyano; 10- Nicolás Sánchez y 9- Tomás Cubelli; 8- Javier Ortega Desio, 7- Marcos Kremer y 6- Pablo Matera (C); 5- Tomás Lavanini y 4- Guido Petti; 3- Juan Figallo, 2- Agustín Creevy y 1- Nahuel Tetaz Chaparro.

Reservas: 16- Julián Montoya, 17- Mayco Vivas, 18- Santiago Medrano, 19- Matías Alemanno, 20- Tomás Lezana, 21- Felipe Ezcurra, 22- Joaquín Díaz Bonilla y 23- Joaquín Tuculet.

Entrenador: Mario Ledesma.

Nueva Zelanda: 15- Ben Smith; 14- Sevu Reece; 13- Anton Lienert-Brown y 12- Ngani Laumape; 11- Jordie Barrett; 10- Beauden Barrett y 9- Aaron Smith; 8- Ardie Savea, 7- Sam Cane (C) y 6- Vaea Fifita; 5- Patrick Tuipulotu y 4- Brodie Retallick; 3- Angus Ta'avao, 2- Dane Coles y 1- Ofa Tu'ungafasi. 

Reservas: 16- Liam Coltman, 17- Atu Moli, 18- Nepo Laulala, 19- Jackson Hemopo, 20- Luke Jacobson, 21- Brad Weber, 22- Josh Ioane y 23- Braydon Ennor. 

Entrenador: Steve Hansen.

Árbitro: Angus Gardner (Australia). 

Jueces de touch: Andrew Brace (Irlanda) y Alexandre Ruiz (Francia).

Asistente de video: Graham Hughes (Inglaterra). 

Estadio: José Amalfitani (Liniers).

Horario: 15:05.

Televisación: ESPN 2 y ESPN 2 HD.

VAVEL Logo