En busca de un triunfo bisagra

Este sábado, desde las 03:35 de nuestro sábado, Jaguares, la franquicia argentina que participa que participa del Super Rugby, visitará a Blues en Auckland. El encuentro se llevará a cabo en el North Harbour Stadium, al norte de la capital financiera neozelandesa. La visita saldrá a la cancha con nueve modificaciones con respecto al XV inicial que sucumbió ante Stormers, hace siete días en Buenos Aires. Televisan ESPN 2 y ESPN +.

En busca de un triunfo bisagra
Foto: el North Harbour Stadium, sede del cruce que dirimirán entre sí Blues y Jaguares, por la sexta semana del Súper Rugby 2016. Crédito: Super XV

A horas de un duelo de alto voltaje, pero principalmente, de suma importancia en la vida de ambas franquicias en éste Super Rugby 2016, que los tiene deambulando por la tabla de posiciones. Jaguares, con el rosarino Raúl Pérez a la cabeza, buscará volver al éxito tras tres caídas de forma consecutiva. Los representantes de la Unión Argentina de Rugby no consiguen un triunfo desde el 26 de febrero, ante Cheetahs, en lo que fue el primer partido de la escuadra argentina en el certamen que rige la SANZAAR.

Este sábado, en Auckland, el foco estará puesto en el juego, algo que se perdió el pasado sábado, frente a Stormers. Ante las casi 20 mil personas que coparon el José Amalfitani de Liniers, los capitaneados por Agustín Creevy no encontraron su mejor versión rugbística, es más, ofrecieron el peor espectáculo desde que inició el torneo. En fin, en lo relacionado estrictamente al rugby en sí, el elenco de camiseta negra con detalles naranjas tendrá que volver al ABC de éste deporte: pase, tackle y obtención en las formaciones fijas serán tres elementos. El característico estilo de juego de Jaguares, por su parte, quedará en un segundo plano, principalmente por el clima que ofrecerá el cielo -no está anunciado lluvia, aunque si se jugará con pelota mojada debido a las precipitaciones caídas en las horas previas al cotejo- en la tarde-noche neozelandesa.

La toma de decisiones, otro factor fundamental, será uno de los grandes desafíos a superar por Pérez y sus conducidos. Previamente, en las tres primeras presentaciones en la competencia más importante del Hemisferio Sur, los Jaguares sufrieron de más debido a las erróneas elecciones en momentos claves de los encuentros. Las formaciones fijas, deterioradas hace una semana ante los de Ciudad del Cabo, otro de los objetivos a tachar durante los ochenta minutos de acción. Será importante que tanto el line como el scrum sirvan como plataformas de ataque, lo cual facilitará el desarrollo. El breakdown, sin Creevy, la gran estrella , jugará un rol clave. Si los visitantes logran sacar rédito en el contacto, tendrán grandes posibilidades de quedarse con la victoria. 

Más allá de lo nombrado anteriormente, que siempre se le pide a un equipo, más si forma parte del profesionalismo, no se debe perder el verdadero foco. De antemano, antes del debut en Sudáfrica, el equipo sudamericano debe continuar su proceso de adaptación. Lo cierto es que el Super Rugby es algo desconocido para el grupo de jugadores que comenzó el sueño a principios de enero, con el inicio de los entrenamientos en BIEI. Más allá de los cuatro años en el Rugby Championship, que realmente han servido para insertar en la élite a la Argentina, aun queda en evidencia la falta de rodaje en el alto nivel. Esta competición, la mejor del Hemisferio Sur en cuanto a franquicias, ofrece otro tipo de rugby. Aquí -por el Súper Rugby-, se toman más riesgos que en un Test Match. Entonces, ¿a qué deben adaptarse? Principalmente, al juego en sí y a la cantidad de viajes que habrá por temporada, un hecho sin precedentes para un representativo de la UAR. También hay una realidad: Jaguares es una franquicia, mientras que Los Pumas es un seleccionado. El primero de ellos, un negocio. El segundo, el máximo orgullo del rugby nacional en su totalidad. ¿Cuál es la principal diferencia? La franquicia prioriza lo económico, es decir, depende de los resultados, los sponsors y del público que se acerque. El selectivo, por su parte, perdurará en el tiempo y siempre contará con el apoyo de la gente, sea cual sea el resultado.

En definitiva, en este evento de alta gama, que se desarrollará en el primer semestre de cada año, un triunfo o una derrota podrá cambiar el panorama. Aquí, lamentablemente, se forma una encrucijada: ¿Se puede avanzar teniendo como fin el resultado en sí en lo inmediato? Esta pregunta se develará con el tiempo. La realidad es que en la madrugada del sábado en nuestro país, el partido ante Blues será bisagra. El resultado, impactará positiva o negativamente en un grupo urgido de una alegría, principalmente de cara a los tres encuentros que restarán jugarse en la gira por Oceanía. Hurricanes, Crusaders y Sunwolves aguardarán en sus respectivos hogares por unos Jaguares que, en la previa, llegan con posibilidades de sumar de a cuatro o cinco puntos. 

¿Cómo llegan? Los Blues, con Tana Umaga -histórico jugador de los All Blacks- a la cabeza, reaparecerán en el torneo tras una semana de descanso. En su último encuentro, Jerome Kaino -capitán- y sus compañeros igualaron en 25 con Reds, en calidad de visitante. En los dos primeros encuentros, la franquicia que hace las veces de local en el mítico Eden Park de Auckland batió a Highanders, en el debut, y cayó ante Crusaders -visitante- y Hurricanes, en condición de local. Jaguares, por su parte, superó a Cheetahs en su primera aparición en el Súper Rugby. Luego, tres derrotas seguidas: Sharks -en Durban-, Chiefs y Stormers. Estos dos últimos, en Buenos Aires.

¿Qué buscan? Tanto los dueños de casa como los visitantes intentarán conseguir sumar de cuatro, lo cual los posicionará de mejor forma de cara a lo que resta del certamen, teniendo en cuenta que ambas franquicias están con chances de pelear en la parte alta de sus respectivos grupos. Blues, a través de una tercera línea potente, intentará desgastar a su adversario en el punto de contacto. Sus backs, con Rene Ranger e Ihaia West como armas fundamentales, colocarán el énfasis en desarmar la defensa contraria. Las destrezas están, lo que falta es regularidad. Jaguares, con Martín Landajo en la capitanía ante la ausencia de Agustín Creevy -descanso obligado tras haber agotado la cantidad de minutos que dispone el staff técnico-, buscará hacerse fuerte con las formaciones fijas como eje principal. El scrum, histórica arma letal de Los Pumas, será primordial en la obtención. El line, con Tomás Lavanini y Guido Petti a la cabeza, tendrá la tarea de ofrecer pelotas de calidad para el medio-scrum, quien intentará en convertir las mismas en situaciones de extremo ataque. Una vez más, Pérez formó un banco de relevos con varios jugadores de impacto -con Pablo Matera y Nicolás Sánchez como máximos exponentes-. ¿El objetivo? Desarmar el esquema defensivo los momentos decisivos del partido.

Predicción: Blues por 6. Por descanso, la balanza se inclina del lado local. Los visitantes jugarán su primer partido, por lo cual aún no están familiarizados ni con el ambiente ni con el clima hostil de Nueva Zelanda. Será un cruce con determinados vaivenes, aunque se impondrá quien llegue más entero a los famosos últimos veinte minutos. Allí, el combinado que supo tener entre sus filas a Jonah Lomu y Carlos Spencer, entre otros, sacará una pequeña diferencia que, en el balance final, será decisivo.

Formaciones de los equipos y datos del encuentro:

Blues: 15- Lolagi Visinia; 14- Rieko Ioane; 13- Rene Ranger y 12- Piers Francis; 11- Tevita Li; 10- Ihaia West y 9- Bryn Hall; 8- Steve Luatua, 7- Blake Gibson y 6- Joe Edwards; 5- Josh Bekhuis y 4- Patrick Tuipulotu; 3- Charlie Faumuina, 2- James Parsons (C) y 1- Nic Mayhew

Reservas: 16- Quentin MacDonald, 17- Sam Prattley, 18- Ofa Tu'ungafasi, 19- Hoani Matenga, 20- Akira Ioane, 21- Billy Guyton, 22- Matt McGahan y 23- George Moala

Entrenador en jefe: Tana Umaga

Jaguares: 15- Ramiro Moyano; 14- Manuel Montero; 13- Matías Moroni y 12- Jerónimo de la Fuente; 11- Emiliano Boffelli; 10- Santiago González Iglesias y 9- Martín Landajo (C); 8- Leonardo Senatore, 7- Rodrigo Báez y 6- Tomás Lezana; 5- Tomás Lavanini y 4- Guido Petti; 3- Ramiro Herrera, 2- Julián Montoya  y 1- Roberto Tejerizo

Reservas: 16- Facundo Bosch, 17- Santiago García Botta, 18- Enrique Pieretto, 19- Juan Cruz Guillemaín, 20- Pablo Matera, 21- Gonzalo Bertranou, 22- Nicolás Sánchez y 23- Joaquín Paz

Entrenador en jefe: Raúl Pérez

Árbitro: Mike Fraser (Nueva Zelanda)

Jueces de touch: Ben O'Keeffe y Angus Mabey (Nueva Zelanda)

Asistente de video: Ben Skeen (Nueva Zelanda)

Estadio: North Harbour de Auckland

Horario: 03:35 (Argentina)

Televisación: ESPN 2 y ESPN +