La actitud, la llave del éxito en la victoria Jaguar

En el triunfo por 29-11 ante Bulls, en Vélez, la franquicia de la UAR volvió a tener ese “fuego sagrado” que tanto se le pide a los equipos argentinos. El tackle y la pasión, a la orden del partido. En fin, una cuestión de mentalidad, algo que venía escaseando en el último tiempo.

La actitud, la llave del éxito en la victoria Jaguar
Foto: una postal que explica lo ocurrido en Vélez. Algarabía total en el plantel de Jaguares. Un festejo más que merecido. Crédito: UAR (Gaspafotos)

Ante Francia, el pasado 25 de junio, pero con la camiseta de Los Pumas, este mismísimo plantel se retiró del Estadio Monumental José Fierro con la cabeza baja, más allá del 27-0 que le propinó el selectivo europeo. En dicha ocasión, con trece de los quince jugadores que hoy fueron titulares, la actitud fue realmente reprochable, tanto en lo rugbístico como entre los jugadores. No hubo tackle, la defensa fue excesivamente pasiva y, principalmente, parecía que no había reacción ante la supremacía que ejercía el rival. Siete días más tarde, en el José Amalfitani de Liniers, ya con la pilcha de Jaguares impregnada en la piel, el capitán Agustín Creevy y compañía dieron vuelta la página y se quedaron con la victoria ante los Blue Bulls de Pretoria, un elenco con serias aspiraciones de meterse en cuartos de final.

La clave en la tarde-noche porteña fue, sin duda alguna, la cabeza. Los pupilos del rosarino Raúl Pérez salieron convencidos en busca del triunfo desde el kickoff. No hubo titubeos. ¿Se tuvo que apelar a un plan de juego más cerrado y con menos destellos propios del Sur? Es cierto, pero es lo que las condiciones climáticas pedían. En fin, los argentinos lograron acoplarse bien a la situación y, ante ello, sacaron lo mejor de sí, aún con un planteo que no habían mostrado en esta primera travesía por el Super Rugby.

En ataque, los dueños de casa fueron seguros y utilizaron constantemente el pick and go. El juego cerrado con los delanteros fue primordial para conseguir un buen caudal de puntos que, en definitiva, fue lo que les dio el triunfo. Los backs, por su parte, aportaron juego y, para sorpresa de muchos, efectividad en la defensa. Jamás dejaron sentirse cómodos a los tres cuartos de Bulls, más allá de contar con nombres como Jesse Kriel, Rudy Paige y Travis Ismaiel.

Aún con los revoluciones a todo babor por lo que significó el festejo de ayer ante los sudafricanos, no debe perderse de vista cuál es el verdadero objetivo: crecer. Con la meta puesta en ello, la actitud, un factor clave, no puede fallar. ¿El próximo paso? Highlanders, un hueso duro de roer. En dicho cotejo, la mentalidad jugará un papel fundamental, por lo cual no hay tiempo para bajar las defensas. Si se mantiene la intensidad mostrada en este tercer triunfo, Jaguares está para dar el campanazo de la fecha.