Saracens puso primera

Los vigentes campeones de la Primera División Inglesa y de la Copa de Campeones de Europa, comenzó la temporada con el pie derecho, venciendo 35-3 a Worcester Warriors

Saracens puso primera
Gran tackle del capitán de los Saracens, Brad Barritt | Foto: Saracens

A las 14:00 hs (Hora local) el Twickenham Stadium vio el comienzo de una nueva temporada para los actuales campeones de la Aviva Premiership y de la Champions Cup, los Saracens, quienes enfrentaban a los Worcester Warriors por la primera fecha del torneo.

El resultado permaneció inmutable hasta que a los 16 minutos, uno de los nuevos fichajes de los Saracens, Alex Lozowski, convirtió el penal que abrió el marcador a favor de su equipo. A los 22 minutos tuvo la oportunidad de alargar el marcador con otro penal, el cual fue desviado. Ya en los 25 minutos, Ryan Lamb convertiría el penal a los palos que significarían la apertura del marcador para los Warriors y el empate parcial (y eventualmente, los únicos puntos en su haber).

Otra oportunidad de ampliar el marcador fue perdida, cuando el árbitro le anuló un Try a George Kruis, quien no apoyo la ovalada en tierra. A los 40 minutos Lozowski convierte el penal que, al final de la primera mitad, pondría la victoria parcial de los Saracens 6-3, quienes tuvieron bastantes errores en el juego de manos, que no les permitieron conseguir más puntos.

Ya en la segunda mitad, el actual campeón fue una aplanadora despiadada en los primeros minutos. A los 43, Lozowski convertiría un nuevo penal para llevar a 6 la ventaja, hasta que 60 segundos más tarde, Jaimie George haría el primer try del partido, en su aparición N° 150 con su equipo, tras un buen Maul que posteriormente fue una exitosa conversión para Lozowski. Los Saracens ya estaban 16-3, y los Warriors no lograban aprovechar las oportunidades que les aparecían, como el penal que Goode falla a los 49 minutos.

A los 51 minutos, Alex Lozowski hizo el segundo try para Saracens, que el mismo posteriormente convirtió. Lo peor vino luego, cuando a los 57 minutos James Johnston fue sancionado con una amarilla, dejando a los Warriors con 14 jugadores. Apenas un minutos después, tras un gran pase rápido de Shalk Brits, Burger (Tambien de nombre Shalk y debutante en el equipo) anota el tercer try, convertido luego por Lozowski, para poner 30-3 el marcador.

El juego pareció calmarse desde ese momento, y más aún cuando James Johnston volvió al campo de juego a los 67 minutos, quedando los Warriors nuevamente con la totalidad de sus jugadores, pero diez minutos más tarde, Ben Spencer, esquivando a tres rivales y dejándolos en el camino, anoto el cuarto try que significaba el punto bonus y el marcador de 35-5, que no se volvería a modificar en lo que restaba del partido, tras fallar Lozowski la conversión.

Gran victoria de los Saracens, que lograron desplegar su poderío en la segunda mitad, y demostraron porque son los vigentes bi-campeones de la Liga. El hombre del partido, fue su jugador número 8, Billy Vunipola, quien tuvo un gran partido, mientras que el goleador del encuentro fue Alex Lozowski, con 20 puntos.