Llegar a la cima del Everest, ése es el objetivo

Mañana, desde las 4:35 de nuestro país, Los Pumas irán en busca del gran golpe ante Nueva Zelanda, en Hamilton, en lo que será el inicio de la tercera fecha del Rugby Championship. La visita saldrá a la cancha con tres variantes en relación al XV inicial que superó a Sudáfrica, en Salta. Televisan ESPN2 y ESPN2 HD.

Llegar a la cima del Everest, ése es el objetivo
Foto: vista del estadio Waikato de Hamilton, recinto que albergará el cotejo entre All Blacks y Pumas, por la tercera fecha del Rugby Championship. Crédito: Scrum ESPN

Un desafío difícil, pero no imposible. En el estadio Waikato, el hogar de los Chiefs en el Super Rugby, la Argentina tendrá que tener los mejores ochenta minutos de su historia si es que realmente quieren hacer historia en suelo kiwi. Está claro que el rival, campeón de los dos últimos mundiales (2011, en su tierra, y 2015, en Inglaterra), llega como el gran candidato para quedarse con la contienda, más si se tienen en cuenta las dos victorias ante Australia, su histórico archirrival.

Luego de lo que fue el éxito por 26-24 ante los Springboks, el segundo de la historia ante éste seleccionado, los pupilos de Daniel Hourcade pusieron manos a la obra y comenzaron a preparar el cotejo más difícil del año: ante Nueva Zelanda, y nada menos que en su propio hogar y con el público como jugador número 16. En el cruce que se desarrollará en la tarde-noche de Hamilton, los albicelestes deberán reafirmar (y mejorar) lo hecho ante Adriaan Strauss y compañía. Más allá de que los dos primeros duelos dejaron un saldo altamente positivo -a pesar de la caída en el debut, en Nelspruit-, los capitaneados por Agustín Creevy no pueden despegar los pies del piso y tendrán que redoblar la apuesta.

Con respecto a la formación que salió a la cancha en el estadio Padre Ernesto Martearena de Salta, hace dos semanas, Daniel Hourcade realizará tres cambios. En la línea de backs, la única cara nueva será la de Matías Moroni, reemplazante del lesionado Manuel Montero. El pack de forwards, en cambio, tendrá a dos nuevos integrantes: Javier Ortega Desio y Guido Petti, quienes ocuparán las posiciones que dejaron vacantes Juan Manuel Leguizamón (afectado por un moretón en la cara interior de su muslo izquierdo) y Tomás Lavanini (rotura del ligamento cruzado anterior). Además, Marcos Kremer, una de las “joyas” del Pladar (Plan Nacional de Alto Rendimiento), estará por primera vez dentro del banco de relevos. El rosarino es una alternativa para cumplir funciones en la segunda y tercera línea. Leonardo Senatore, quien no juega desde mayo -cuando Jaguares cayó ante Sharks, en Vélez- por una suspensión que le impuso SANZAAR, volverá a sentarse entre los reservas.

Los All Blacks, por su parte, tendrán una sola modificación luego del triunfo ante los Wallabies por 29-9, en Wellington. Ryan Crotty, centro de Crusaders, sustituirá a Anton Lienert-Brown, de gran debut ante los dirigidos por Michael Cheika. Codie Taylor y Luke Romano figuran en lugar de James Parsons y Liam Squire, respectivamente.

¿Cómo llegan?

Los Pumas, séptimos en el ránking de la World Rugby, iniciaron su aventura en esta quinta edición del Rugby Championship viéndose las caras con Sudáfrica. En rodeo ajeno, el primer selectivo de la UAR sucumbió por 30-23, pero luego, en el Norte de la Argentina, se repitió la hazaña alcanzada en Durban, un año atrás. Los dueños de casa, por su parte, batieron con extrema facilidad a Australia. Previo al festejo en Wellington, los conducidos por Steve Hansen y líderes del escalafón mundial doblegaron a histórico adversario por 42-8, en Sídney.

¿Qué buscan?

Ganar y gustar. Nueva Zelanda, en líneas generales, cumple con ambos objetivos. Argentina, si quiere dar el “campanazo” del año, debe jugar un partido descomunal y que su oponente, uno de los más fuertes dentro del deporte en general, no pueda desplegar toda su artillería. No será fácil, tanto All Blacks como Pumas querrán salir airosos, pero saben que será una ardua batalla que la terminará ganando el que el que tome mejores decisiones en los momentos decisivos.

Predicción: Nueva Zelanda por 12. A simple vista, un resultado abultado, aunque, en la realidad, esté lejos de serlo. El enfrentamiento entre dos de las principales potencias del rugby internacional se definirá en los veinte minutos finales. Allí, el banco local marcará la diferencia porque, en definitiva, éste es un deporte de 23 jugadores, no de 15.

Formaciones y datos del encuentro:

Nueva Zelanda: 15- Ben Smith; 14- Israel Dagg; 13- Malakai Fekitoa y 12- Ryan Crotty; 11- Julian Savea; 10- Beauden Barrett y 9- Aaron Smith; 8- Kieran Read (C), 7- Sam Cane y 6- Jerome Kaino; 5- Sam Whitelock y 4- Brodie Retallick; 3- Owen Franks, 2- Dane Coles y 1- Joe Moody.

Reservas: 16- Codie Taylor, 17- Wyatt Crockett, 18- Charlie Faumuina, 19- Luke Romano, 20- Ardie Savea, 21- TJ Perenara, 22- Aaron Cruden y 23- Anton Lienert-Brown.

Entrenador en jefe:  Steve Hansen

Argentina: 15- Joaquín Tuculet; 14- Matías Moroni; 13- Matías Orlando y 12- Juan Martín Hernández; 11- Santiago Cordero; 10- Nicolás Sánchez y 9- Martín Landajo; 8- Facundo Isa, 7- Javier Ortega Desio y 6- Pablo Matera; 5- Matías Alemanno y 4- Guido Petti; 3- Ramiro Herrera, 2- Agustín Creevy (C) y 1- Nahuel Tetaz Chaparro.

Reservas: 16- Julián Montoya, 17- Lucas Noguera Paz, 18- Enrique Pieretto, 19- Marcos Kremer, 20- Leonardo Senatore, 21- Tomás Cubelli, 22- Santiago González Iglesias y 23- Ramiro Moyano.

Entrenador en jefe: Daniel Hourcade.

Árbitro: Craig Joubert (Sudáfrica).

Jueces de touch: Angus Gardner (Australia) y Marius Mitrea (Italia).

Asistente de video: George Ayoub (Australia).

Estadio: Waikato de Hamilton.

Horario: 4:35 (hora argentina).

Televisación: ESPN2 y ESPN2 HD.