El triunfo, lo único rescatable para los Wallabies

En un concierto de errores de un lado y otro, Australia volvió a ganar tras caídas al hilo. Fue 23-17 ante Sudáfrica, en Brisbane, en el cierre de la tercera fecha del Rugby Championship. De esta manera, los pupilos de Michael Cheika llegan con la moral en alza al encuentro frente a la Argentina, en Perth.

El triunfo, lo único rescatable para los Wallabies
Foto: Bernard Foley, apertura de Australia, en acción en la tarde-noche de Brisbane. Crédito: Sydney Morning Herald.

Imprecisiones y más imprecisiones. De rugby, poco y nada. Australia y Sudáfrica, dos de las principales potencias del rugby internacional, decepcionaron a todos al ofrecer un partido magro en todo sentido. Dos equipos que, por lo visto, pensaban más en no perder que en mostrar un buen juego. La necesidad de volver a festejar fue la principal prioridad en Lang Park, hogar de los Reds, una de las cinco franquicias australianas que forma parte del Super Rugby, la competición de equipos más importante del hemisferio sur.

Más allá del triunfo, para los capitaneados por Stephen Moore queda el sabor amargo de no haber podido mostrar su mejor cara, pero se consiguió el objetivo propuesto: volver a ganar. Y no fue poco, más si se tiene en cuenta que el selectivo oceánico no celebraba desde las semifinales de la Copa Mundial, que se llevó a cabo en Inglaterra entre septiembre y octubre del año pasado.

Para el local, que venía de perder por duplicado ante Nueva Zelanda, su archirrival en la élite, Bernard Foley fue su “salvador”. El apertura de Waratahs, uno de los iconos más importantes del equipo que conduce Cheika, aportó 18 puntos, producto de un try (el segundo. Adam Coleman, segunda línea de Force, había apoyado el primero), tres penales y dos conversiones. En el plano rugbístico hubo poco para destacar. Si uno hace un análisis más minucioso, el breakdown, con David Pocock y Michael Hooper al comando, fue el aspecto que más rédito le dio al último campeón del Rugby Championship.

La visita, por su parte, el balance le volvió a dejar más dudas que certezas en su paso por Brisbane. Quedó en evidencia que la decepción que produjo la derrota ante Los Pumas, en Salta, no fue suficiente para cambiar el rumbo del barco. Allister Coetzee, quien inició su camino como Head Coach de este equipo en junio del año pasado, todavía no ha encontrado cuál es el verdadero problema de los Springboks. Actualmente, ni siquiera el aspecto físico -con el cual suelen dominar a sus rivales- está jugando un papel importante. Individualmente, la “apuesta” de colocar a Elton Jantjies -figura con Lions, el último finalista del Super Rugby- no parece haber sido la mejor elección, al menos en estos seis primeros partidos (los tres primeros, pertenecientes a la ventana internacional que tuvo a Irlanda como oponente) desde que tomó las riendas del equipo.

En lo que respecta exclusivamente al trámite del encuentro, Australia se quedó con los cuatro puntos simplemente por haber golpeado en los momentos justos. Supo reponerse del sacudón inicial, que incluyó siete puntos en contra tras el try de Warren Whiteley convertido por Jantjies, y fue de menor a mayor en cuanto al dominio de las acciones. La amarilla a Eben Etzebeth, segunda línea de la visita, también tuvo cierta relevancia en el balance final.

El sábado próximo, los Wallabies estarán cara a cara con la Argentina, en el estadio nib de Perth, la casa de Western Force. Los ‘Boks, en cambio, deberán trasladarse a Christchurch, la ciudad de los Canterbury Crusaders. Allí, en el estadio AMI, Adriaan Strauss (capitán) y compañía se medirán con Nueva Zelanda, líder del torneo con quince unidades, nueve más que Sudáfrica. Argentina y Australia tienen 5 y 4 puntos, respectivamente.

Formaciones y datos del encuentro:

Australia: 15- Israel Folau; 14- Dane Haylett-Petty; 13- Samu Kerevi y 12- Bernard Foley; 11- Reece Hodge; 10- Quade Cooper y 9- Will Genia; 8- David Pocock, 7- Michael Hooper y 6- Dean Mumm; 5- Adam Coleman y 4- Kane Douglas; 3- Sekope Kepu, 2- Stephen Moore (C) y 1- Scott Sio.

Ingresaron: 16- Tatafu Polota-Nau, 17- James Slipper, 18- Allan Alaalatoa, 19- Rory Arnold, 20- Sean McMahon, 22- Tevita Kuridrani y 23- Drew Mitchell.

Suplentes: 21- Nick Phipps.

Entrenador en jefe: Michael Cheika.

Sudáfrica: 15- Johan Goosen; 14- Bryan Habana; 13- Jesse Kriel y 12- Juan de Jongh; 11- Francois Hougaard; 10- Elton Jantjies y 9- Faf de Klerk; 8- Warren Whiteley, 7- Oupa Mohojé y 6- Francois Louw; 5- Lood de Jager y 4- Eben Etzebeth; 3- Lourens Adriaanse, 2- Adriaan Strauss (C) y 1- Tendai Mtawarira.

Ingresaron: 16- Bongi Mbonambi, 17- Trevor Nyakane, 18- Steven Kitshoff, 19- Franco Mostert, 20- Pieter-Steph du Toit, 21- Jaco Kriel, 22- Morné Steyn y 23- Lionel Mapoe.

Amonestado: ST 1´ Eben Etzebeth.

Entrenador en jefe: Allister Coetzee.

Puntos en el primer tiempo: 2´ Try de Warren Whiteley convertido por Elton Jantjies (Australia 0-7 Sudáfrica). 11´ Penal de Bernard Foley (Australia 3-7 Sudáfrica). 18´ Try de Johan Goosen convertido por Elton Jantjies (Australia 3-14 Sudáfrica). 26´ Try de Adam Coleman convertido por Bernard Foley (Australia 10-14 Sudáfrica). 34´ Penal de Bernard Foley (Australia 13-14 Sudáfrica).

Puntos en el segundo tiempo: 2´ Penal de Bernard Foley (Australia 16-14 Sudáfrica). 21´ Try de Bernard Foley convertido por él mismo (Australia 23-14 Sudáfrica). 25´ Penal de Morné Steyn (Australia 23-17 Sudáfrica).

Árbitro: Nigel Owens (Gales).

Jueces de touch: Wayne Barnes (Inglaterra) y Pascal Gauzére (Francia).

Asistente de video: Ben Skeen (Nueva Zelanda).

Estadio: Lang Park de Brisbane.