Un partido crucial para ver dónde está parado

Mañana, desde las 14:30 de nuestro país, Argentina visitará a Gales en el Estadio Principality de Cardiff, en lo que será la continuación de una ventana internacional que comenzó con victoria ante Japón, en Tokio. Daniel Hourcade, entrenador en jefe del seleccionado albiceleste, mueve tres piezas de cara al cotejo con el Dragón. Televisan ESPN2 y ESPN2 HD.

Un partido crucial para ver dónde está parado
Foto: ronda en el Principality, ex Millennium, donde hace más de doce meses consiguieron el pasaje a las semifinales del Mundial. ¿Festejarán otra vez? Crédito: Prensa UAR.

El éxito por 54-20 ante los asiáticos ya quedó atrás. Fue un buen primer paso, pero aún queda la parte más importante de la gira que bajará el telón en un 2016 con altísima intensidad para un grupo de jugadores que concluirá la temporada con 28 partidos entre Pumas y Jaguares, la franquicia que, desde este año, representa a la UAR en el Super Rugby, el certamen de equipos por excelencia en el hemisferio sur. En fin, una gran cantidad de encuentros y, principalmente, de viajes. Tres a Sudáfrica, dos a Nueva Zelanda, dos a Japón, uno a Australia y, por último, la reciente travesía hacia suelo británico, donde escribirán los tres últimos capítulos antes del receso.

Pese al cansancio que produce la actividad profesional -y fundamentalmente por ser el primer año en el que disputan dos competiciones profesionales-, el elenco nacional ya está enfocado en Gales, su objetivo inminente en el viejo continente. Será el primer gran desafío de la Argentina en Europa. Su rival, séptimo en el ranking mundial (un puesto por detrás de los sudamericanos), no está pasando un buen momento, por lo cual se produce una situación que, a priori, es alentadora para la visita.

De cara al cruce con la escuadra que conduce Rob Howley -quien reemplaza al neozelandés Warren Gatland, abocado a su tarea con los British & Irish Lions de cara a su aventura por Nueva Zelanda en el 2017-, los capitaneados por Agustín Creevy saben que el triunfo es el resultado que necesitan para llegar al sorteo de la Copa Mundial de Japón 2019 -que se llevará a cabo en mayo del año próximo- con un poco más de tranquilidad, más allá de que luego tendrán como escollos a Escocia (sábado 19, en el Estadio de Murrayfield de Edimburgo) y, una semana más tarde, Inglaterra, en el mítico Estadio de Twickenham, en Londres.

Es cierto que salir airoso del Principality es lo más importa en el ambiente Puma, pero el cómo se logre también juega un papel fundamental, y más si tiene en cuenta el pensamiento de Hourcade, un entrenador que suele priorizar el juego por sobre el resultado. Este sábado, en la capital galesa, el representativo mayor de la UAR tiene doble tarea: ganar y, en lo posible, gustar.

¿Cómo llegan?

Argentina, que viene de finalizar su participación en el Rugby Championship en la última colocación, puso primera en en esta ventana internacional de noviembre a más de 9.660 kilómetros de Cardiff. En Tokio, la sede del gobierno ejecutivo nipón, Los Pumas se impusieron fácilmente ante los pupilos de Jamie Joseph, quien recientemente dejó Highlanders -una de las cinco franquicias neozelandesas que forman parte del Super Rugby- para incorporarse al staff de los Brave Blossoms, tal como se conoce a Japón en el ambiente rugbístico.

Gales, por su parte, no gana desde la cuarta fecha del Torneo de las Seis Naciones que se celebró entre febrero y marzo. En aquella ocasión, el Dragón Rojo vapuleó a Italia por 67-14 en condición de local. Tras aquel festejo ante la Azzurri, Sam Warburton (capitán) y compañía hilvanaron cuatro caídas: tres ante los All Blacks (todas en calidad de visitante) y, siete días atrás, ante Australia (32-8), y nada menos que en el Principality.

¿Qué buscan?

Los Pumas, que levantaron su nivel en la metrópoli asiática, intentarán fortalecer el aspecto defensivo, el que más dolores de cabeza le ha traído en el último tiempo. La eficacia en los 22 metros rivales, otro punto en el que se debe hacer hincapié. ¿La recepción de salidas? Un dilema. Si bien fue uno un déficit del equipo ante Japón, previamente no había sido un gran inconveniente. Habrá que ver cómo funciona durante los ochenta minutos venideros. Si Creevy y sus compañeros logran tener la posesión y someter al adversario con sus delanteros, el trabajo de los tres cuartos será más sencillo. La clave será imponerse en el punto de contacto, utilizar bien el pie -cabe destacar el retorno de Juan Martín Hernández al XV inicial-, cometer la menor cantidad de infracciones y, en el primer escalón del podio, aprovechar las oportunidades en campo contrario.

Hourcade, entrenador en jefe de la Argentina desde hace tres años, realizará tres cambios con respecto al partido en Asia. Entre los backs, además del ingreso de Hernández por Jerónimo de la Fuente (ni siquiera figura entre los suplentes), Ramiro Moyano sustituirá a Santiago Cordero, quien ocupará un lugar entre los relevos; por el lado de los delanteros, Pablo Matera -quien tuvo descanso en el inicio de la gira- reemplazará a Tomás Lezana, otra de las alternativas que habrá en el banquillo.

Gales, en cambio, querrá imponer su estilo de juego desde el primer minuto con un plan de juego más conservador, es decir, 100% del Norte. Dominar con los forwards es una premisa para el staff que lidera Howley. La tercera línea con el capitán Warburton, Justin Tipuric y el octavo Ross Moriarty -titular debido a que Taulupe Faletau aún no ha podido recuperarse de su lesión-, primordial para salir victoriosos ante su público.

Los dueños de casa saltarán al campo de juego con cuatro variantes con relación a la desazón que les produjo el tropiezo ante los Wallabies. Entre los backs, Jonathan Davies jugará en lugar de Jamie Roberts, uno de los principales exponentes de este equipo; por el lado del pack de forwards, Warburton, Alun Wyn Jones -otro de las principales figuras- y Tomas Francis ocuparán los lugares que dejaron vacantes Dan Lydiate, Bradley Davies y Samson Lee.

Predicción: Argentina por 7. Un hueso duro de roer. Gales llega a este partido “con la sangre en el ojo”, y eso implica un problema más para Los Pumas, quienes cantarán victoria gracias al poderío de su línea de tres cuartos y, en mayor medida, por sus reemplazos (Julián Montoya, Lezana, Tomás Cubelli, Cordero, entre otros).

Formaciones y datos del partido:

Gales: 15- Leigh Halfpenny; 14- Alex Cuthbert; 13- Jonathan Davies y 12- Scott Williams; 11- George North; 10- Dan Biggar y 9- Gareth Davies; 8- Ross Moriarty, 7- Justin Tipuric y 6- Sam Warburton (C); 5- Alun Wyn Jones y 4- Luke Charteris; 3- Tomas Francis, 2- Ken Owens y 1- Gethin Jenkins.

Relevos: 16- Scott Baldwin, 17- Nicky Smith, 18- Samson Lee, 19- Cory Hill, 20- James King, 21- Lloyd Williams, 22- Gareth Anscombe y 23- Jamie Roberts.

Entrenador en jefe: Rob Howley.

Argentina: 15- Joaquín Tuculet; 14- Matías Moroni; 13- Matías Orlando y 12- Juan Martín Hernández; 11- Ramiro Moyano; 10- Nicolás Sánchez y 9- Martín Landajo; 8- Facundo Isa, 7- Javier Ortega Desio y 6- Pablo Matera; 5- Matías Alemanno y 4- Guido Petti; 3- Ramiro Herrera, 2- Agustín Creevy (C) y 1- Lucas Noguera Paz.

Relevos: 16- Julián Montoya, 17- Santiago García Botta, 18- Enrique Pieretto, 19- Leonardo Senatore, 20- Tomás Lezana, 21- Tomás Cubelli, 22- Santiago González Iglesias y 23- Santiago Cordero.

Entrenador en jefe: Daniel Hourcade.

Árbitro: Angus Gardner (Australia).

Jueces de touch: Mike Fraser (Nueva Zelanda) y Luke Pearce (Inglaterra).

Asistente de video: Shaun Davey (Inglaterra).

Estadio: Principality de Cardiff.

Horario: 14:30 (Argentina).

Televisación: ESPN2 y ESPN2 HD.