Delpo en uno de sus mejores partidos

El argentino Juan Marín Del Potro, jugó uno de sus mejores partidos desde su vuelta al tenis, al ganarle a un durísimo planteo que le hizo Philip Kohlschreiber por 3-6, 6-3 y 6-4 y así lograr el acceso a las semifinales del Master 1000 de Indian Wells.

Delpo en uno de sus mejores partidos
Delpo en su mejor estado. Imagen: @ESPNtenis

El partido comenzó duro para ambos, ninguno lograba imponer sus juegos de servicio por ello el primero en quebrar e imponer un dominio en los primeros juegos del set fue el alemán, quien le quebró el saque al argentino poniendo presión extrañamente por el medio de la cancha y evitando que el argentino juegue cómodo. Tras el quiebre Delpo que entró dormido a la cancha se activó y con cuatro pelotas hizo que Kohlschreiber cometa tres errores no forzados, más un buen punto de Juan Martín para quedarse el argentino con el quiebre.

El alemán estaba más activo que Delpo y en el octavo juego nuevamente metiéndose dentro de la cancha en el primero, anticipando el saque y luego pegando desde atrás el segundo lo complicó al argentino quebrándolo nuevamente.

El partido entró a enredarse, porque a Kohlschreiber se le complicaba cerrar el set y a Del Potro se le complicaba despertarse. Y casi no hizo falta que la Torre de Tandil se despierte para tener una oportunidad, porque el alemán con un error no forzado le concedió un punto de quiebre al argentino, que luego lo salvó de manera estupenda con un revés de contra pique. Pero el argentino siguió en el país de los sueños y el alemán lo liquidó con un ángulo de revés tremendo.

Fantástico lo que jugó Philipp en el primer set, se anticipó al juego del argentino, no lo dejó pegar y fue así que lo dominó en pelotas ganadoras y su revés hizo un daño increíble.

Se despierta Delpo

En el segundo set Juan Martín arrancó activado y metido dentro de la cancha le hizo más puntos ganadores que en la primera manga. Se empezaba a despertar, pero debía devolver los saques abiertos del alemán, un Kohlschreiber que estaba bien parado para poder quedar en situación de quiebre.

Ambos jugaban a tres bolas, a no tener muchos peloteos en sus juegos de saque, principalmente el alemán, ya que el argentino estaba activo y eso encendía las alarmas, por ello en el mismo momento que le había quebrado el alemán, juan Martín dispuso de dos puntos de quiebre, que el argentino logró quebrarle la muñeca al alemán y sacaba para ir a un tercer set. Primeros saques necesitaba la Torre de Tandil para quedarse con el set, y fue el alemán quien devolvió de manera estupenda para tener un punto de quiebre, que el argentino lo desactivó tras sufrir y con una derecha tremenda y un saque al cuerpo Delpo mandó todo al tercer set.

Buen set de Juan Martín despierto, activo de piernas poniendo en aprietos la dura táctica que había preparado Kohlschreiber para complicarlo preferentemente en su juego de saque.

En el tercero, Kohlschreiber con su saque no estuvo preciso, pero Delpo se volvió a relajar y tiró tres derechas afuera y así el alemán gano fácil su servicio. Igualmente hizo el argentino, comenzando con el revés a pegar con más efecto, yendo para adelante y ganando su saque y empezando a complicar al alemán.

Y el alemán tiró la raqueta, gracias a la presión sobre el revés del argentino, y después de tres puntos de quiebre del argentino que los salvó el alemán. Luego en el mismo juego, Kohlschreiber y Del Potro se vistieron de magos y empezaron a jugar minitenis de calidad y eso desembocó en un nuevo punto de quiebre, el cuarto que tras salvar el alemán se quedó con sufrimiento con su saque.

El que estaba complicado ahora era el alemán, Juan Martín ganaba fácil sus juegos de servicio, estaba contrariado y se le había ido la cara de póker que tenía. Juan Martín jugaba con su revés, y con ese golpe volvió a tener doble punto de quiebre, y Kohlschreiber le entregó el saque y así el argentino pasó a ganar en el quinto juego por 3-2 y su servicio.

Cuando debía sacar lo mejor de su saque, Juan Martín no estuvo bien con su saque y el revés y fue así que el alemán dispuso de tres puntos de quiebre, donde el alemán le devolvió a Juan Martin los tres puntos para quedar empatados en cuarenta. Gracias a ello le dio el alemán vida al argentino y con un fantástico revés se quedó con su servicio.

Y volvió el revés paralelo, los saques con ángulos y la tremenda potencia que lo caracteriza para poner el alemán al borde de la cornisa. Y todo el gran planteo hecho por el alemán volcó gracias a que Juan Martín tiró todo lo que debía tirar y así con su saque se quedó con el partido, convirtiéndose el argentino en el cuarto elemento de las semifinales.