Zverev y una nueva final

El joven alemán derrotó al aún más joven Denis Shapovalov en las semifinales de Madrid por 6-4/6-1 y el domingo enfrentará a Thiem en la final.

Zverev y una nueva final
El alemán jugará su segunda final de Masters 1000 de año. | Foto: ATP World Tour

Desde el año pasado que Alexander Zverev ha dejado de ser una promesa para pasar a ser una realidad. El alemán de tan solo 21 años ocupa el tercer lugar del ranking, solo por detrás de Rafael Nadal y Roger Federer y el día de hoy alcanzó su cuarta final en torneos Masters 1000, segunda en esta temporada. En el camino dejó a Denis Shapovalov, de quien se esperaba que opusiese más resistencia al alemán. El canadiense de 19 años sigue siendo una promesa, pero ya ha cosechado algunos resultados interesantes, por ejemplo: al alcanzar esta instancia del certamen, Denis se convirtió en el semifinalista más joven de la historia del torneo y además la de hoy fue su segunda semifinal en un campeonato de este calibre, la anterior había sido en Montreal el año pasado en donde cayó contra el rival que hoy lo eliminó nuevamente.

El partido se presentaba atractivo, dos figuras jóvenes que prometen ser el futuro del tenis mundial, dos jugadores que impactan muy fuerte la pelota, en la cancha de polvo de ladrillo más rápida del circuito, incluso, dicho por jugadores, más rápida que algunas canchas duras. El partido se planteó desde el fondo de la cancha, ambos proponían un juego rápido, en cuanto a la aceleración de la pelota, y corto, en cuanto a la duración de los puntos. Ninguno tuvo problemas con su servicio en el arranque del partido, los saques eran muy buenos y potentes, le costaba mucho al que se encontrara en la devolución responder de forma exitosa. Los dos basaron su juego en crear aperturas desde el fondo de cancha y ante el primer espacio vacío que veían el intento de tiro ganador se hacía presente.

El encuentro transcurrió de esta forma hasta el noveno juego, donde un Shapovalov apurado le regaló a Zverev la chance de quebrarle el servicio, cometiendo una doble falta y dos errores no forzados. Zverev no perdonó y con una gran devolución de revés se quedó con el servicio del canadiense y con la posibilidad de sacar para ganar el set. En el décimo game el alemán tuvo triple set point, pero Shapovalov, tirando y arriesgando, pudo levantarlos, pero no pudo evitar que en la siguiente oportunidad Alex se quedara con el primer parcial por 6-4 en una hora y nueve minutos. Zverev en ningún momento tuvo inconvenientes con su servicio, los bloqueos hacia su saque por parte de Shapovalov flotaban mucho, por lo que Denis se veía obligado a arriesgar en sus devoluciones, lo que provocaba que cometiese muchos errores.

A partir de allí fue todo para el alemán, Shapovalov bajó drásticamente su rendimiento dejando muchas pelotas cortas y cometiendo numerosos errores, lo que llevó a Zverev a posicionarse 4-0 rápidamente sellando el segundo set por 6-1 en tan solo 23 minutos. Las estadísticas del segundo parcial hablan solas: Shapovalov ganó solamente siete puntos, cinco con el servicio y dos con la devolución, mientras que Alexander ganó 24; el canadiense ganó el 36% de los puntos que disputó con el primer saque y el 17% con el segundo, cuando el alemán ganó el 89% y 80% respectivamente.

De esta forma Alexander Zverev se instaló en su cuarta final de Masters 1000, habiendo ganado dos (Roma y Montreal en el 2017) y perdido una (Miami 2018). En el encuentro cumbre se enfrentará al austriaco de 24 años Dominic Thiem, quien repite final en la “Caja Mágica”. Se enfrentarán por sexta vez en el circuito siendo el historial favorable para el número siete del ranking con cuatro victorias y una derrota, incluyendo una victoria para Thiem en la final del torneo de Niza en el 2016. Aunque, en este caso, el historial deberá ser dejado de lado puesto que la actualidad del alemán es mejor que la del austriaco y su último enfrentamiento fue hace más de un año. 

La nueva generación cada vez se hace más presente. ¿Será Thiem quién se consolide como el mejor jugador sobre polvo de ladrillo, detrás de Rafael Nadal por supuesto, o será Zverev quién continúe su reinado como el mejor de la siguiente generación?