Fognini cada vez más centrado

El italiano Fabio Fognini le ganó al inglés Kyle Edmund avanzando a la segunda semana del Abierto de París por 6-3, 4-6, 3-6, 6-4 y 6-4. Fognini está logrando de a poco meterse nuevamente en los primeros puestos del ránking, y mentalmente sostener los partidos, aún cuando se le empiezan a ir de las manos.

Fognini cada vez más centrado
Fognini vuelve a su mejor nivel. Imagen: ATPWorldTour.

Actitud mental, algo que debe haber trabajado Franco Davin en la cabeza de Fabio Fognini, porque arrancar quiebre abajo y después levantarse para generar dos quiebres ante un jugador como Kyle Edmund que no trata de dar ritmo.

Fognini después de perder el saque comenzó a manejar al inglés, parado desde el infinito, muy atrás de la cancha, devolviendo los cañonazos del Kyle quien empezó a perder la paciencia y tras ello perdió con juegos de saques consecutivos para quedarse con el saque.

Edmund comenzó el segundo set con su saque, el arranque no fue para nada ventajoso porque seguía con la mira descalibrada, por ello el italiano rápidamente se colocó 0-30, pero luego Kyle volvió a meter los misiles dentro de la cancha y se quedó con el primer juego del set.

Después de ese ajuste ambos jugaron muy bien sus próximos juegos de saque, pero en el cuarto game Fabio, se le saltó la chispa, jugó un juego sin primeros servicios y con una doble falta le cedió el game a Edmund en cero. Quien luego se quedó con su servicio reafirmando el quiebre en cero. Del control que había logrado Fognini al descontrol en que lo metió Edmund.

Y todo lo bueno que había realizado el italiano en el primer set, lo tiró en el segundo ya que desde el primer quiebre de su rival, perdió doce puntos seguidos, para que Edmund se ponga 5-1 y saque.

Pero no solo Fabio tiene problemas de descontrol, también Edmund no tiene bien calibrada la mira, gracias a ello y un poco de atrevimiento del italiano quien con el parcial prácticamente perdido, se puso a tirar y logró quebrar y descontar un quiebre. Después del quiebre Fabio selló su saque en cero y le metió toda la presión al inglés.

Y el “tano” fue a la guerra, le puso presión a la cabeza de su rival y ahora bien metido en la cancha Fognini tuvo dos puntos de quiebre, cuando su rival sacaba para el set, donde el joven inglés los desactivó con dos buenos servicios.

El revés de Fabio estaba en su mejor momento y gracias a ello con una tremenda paralela consiguió un nuevo punto de quiebre, que lo volvió a desactivar con un misil invertido Edmund. Pero el daño ya estaba hecho, una doble falta y una derecha fuera del límite de la cancha, llevaron a que Fognini recupere los dos quiebres y se meta nuevamente en partido.

Edmund le maneja la cabeza a Fognini

Tras el quiebre del italiano, el inglés pidió trainer por problemas en su rodilla izquierda. La cabeza clave en este set fue fundamental, el inglés paró con el ingreso del masajista el vuelo de Fognini y eso hizo que los pájaros de Fabio se vuelen y se descontrole nuevamente y se corte su envión cediendo el saque para que Edmund se quede con el parcial por 6-4.

En el tercer parcial todo fue paz hasta el octavo juego donde se despistó nuevamente el italiano, se desconcentró, no le volvió a correr el revés y fue así que el inglés le quebró el saque para luego con sus cañonazos quedarse con la tercera manga.

En la cuarta manga, Fognini le pasó la posta del descontrol al inglés, aunque Fabio jugó bien, ya enfocado, con un revés fulminante y seguro con su saque, logró quebrar el saque en el primer juego de saque de Edmund y adelantarse luego 3-0. Pero nuevamente la cabeza del italiano hizo estragos en su juego y fue así que le cedió su servicio a su rival y todo volvió a estar parejo.

Pero en el décimo juego, el italiano estuvo muy inspirado en sus devoluciones y gracias a ello, logró quebrarle el servicio al inglés y quedarse con el cuarto parcial.

Luego de ganar el cuarto parcial, Fognini tuvo más control en el partido, se tranquilizó y sabía que en cualquier momento el inglés iba a cometer errores no forzados, fue nuevamente en el décimo juego donde el italiano aprovechó los regalos de Edmund y terminó cerrando un partido, que por momentos lo tuvo principalmente en el cuarto set a punto de perder.

Fabio sigue en Francia, sigue su gran técnica paseando por el Abierto de ese país, pero también siguen sus problemas de concentración algo que ya es crónico.