Nadal llega a los ochenta

El español Rafael Nadal obtuvo su 80° Título del ATP, tras vencer hoy a la joven esperanza griega Stefanos Tsitsipas, por 6-2 y 7-6 (4). El número uno del mundo se quedó con el Masters 1000 de Toronto, Canadá.

Nadal llega a los ochenta
Los dos en Toronto ganaron. Imagen: Zimbio

El tenis es un deporte que siempre tiene un plus de emoción, porque cuando uno piensa que un partido está terminado, hay un clic que genera un cambio mental en los jugadores que termina llevando de una situación cómoda como la vivía Rafael Nadal hasta el 5-4 del segundo set, y pasa a tener un final de película, ya que el griego se metió en el partido y llevó el final a un tremendo tie break.

El número uno del mundo que se acaba de llevar su 33° título de Master 1000, tuvo un comienzo a pedir de boca, ya que el español gracias a un golpe de presión excesiva que tuvo el griego en el comienzo del partido, se quedó rápidamente con el saque de Tsitsipas y comenzó a elaborar un partido a su manera.

Nadal impuso presión, y eso generó ante un incómodo Tsitsipas, mucha presión martillando sobre su segundo servicio y así tras tres puntos de quiebres, se hizo del saque del griego para luego mantener el suyo y adelantarse 3-1.

Stefanos con muchos errores no forzados, volvió a estar en situación de riesgo su servicio nuevamente en el quinto juego del primer set, y fue así que tras salvar un punto de quiebre con su servicio cedió nuevamente su saque con otro error no forzado para permitir que el ibérico se quede con su saque y luego vuelva a dominar el suyo.

Con el 5-1 a su favor el número uno del mundo solo tuvo que sostener su saque para quedarse con el primer set, en tan solo treinta y tres minutos de juego.

El primer set fue totalmente dispar, ya que Nadal solo perdió un solo punto con su saque y el griego tuvo un bajo porcentaje de puntos ganadores con su servicio (tan solo un 44%), esa fue la diferencia que hubo entre ambos.

Parecía un trámite que no fue

El segundo parcial fue una continuidad del primero, Nadal salió a golpear a un aturdido Tsitsipas y dos errores no forzados, más una tremenda devolución hicieron que el español se quede con el saque del griego.

A partir de la pérdida del servicio, el griego de a poco se fue soltando, perdido por perdido comenzó a soltar el brazo y de a poco a perder el respeto al número uno del mundo. Ya ninguno de los dos volvió a tener problemas con su saque hasta el 5-4 donde el español debía sacar para partido y la empezó a pasar mal, porque no estuvo firme con su saque, arrancó con una doble falta y además Tsitsipas comenzó a jugar muy profundo, con mucho top, evitando que Nadal pueda meterse en la cancha y definiendo con un fatal revés y así se quedó con el saque de su rival.

Con el partido igualado por primera vez desde el primer quiebre, el griego tuvo sus dos mejores juegos, demostrando porque estaba en la final y demostrando que en el tenis se debe jugar hasta la última pelota.

Por ello, no solo sostuvo su saque, sino que además con una pelota a los pies del número uno de mundo tuvo su primera oportunidad de quiebre del partido, algo que desactivó Nadal y llevó todo al Tie Break.

En la muerte súbita hasta el tres iguales fue muy parejo pero desde ahí un miniquiebre del Rafa Nadal, volvió a bajar las defensas del griego y fue así que el número uno del mundo, obtuvo su título ochenta, demostrando que en los momentos difíciles su garra logra amedrentar a los rivales y les baja las defensas.

Tsitsipas, en este torneo, se llevó puesto a Thiem, Djokovic, Zverev y Anderson. Un póker tremendo que se hizo cargo el jugador griego. Este torneo lo puso en el top 20 y además le dio el respeto de sus rivales que desde ahora en adelante lo verán como duro rival a vencer.