Novak Djokovic, el dueño de Australia
Nole, el más ganador del Abierto de Australia Foto: Australian Open

Novak Djokovic y Dominic Thiem brindaron un gran partido, digno de una final, el joven austriaco se le plantó al dueño de Melbourne, pero no le alcanzó para derrotar a uno de los tenistas más grandes de la historia de este deporte. 

Djokovic arrancó mejor la final, estuvo más firme y seguro, quebró rápido en el primer set y desplegó un gran nivel de juego. El joven austriaco tardó en entrar en partido, pero pudo reponerse y recuperar el quiebre, aunque le duró poco porque el serbio volvió a quedarse con el servicio de su rival en el décimo game y cerró así la primera manga a su favor por 6-4.

Ya en el segundo set, Thiem levantó de manera extraordinaria su nivel y se hizo amo y señor del partido con su gran revés a una mano y demostró porque llego a la final. Consiguió quebrarle el saque del serbio de manera temprana en la segunda manga y mantuvo esa diferencia hasta el final para llevárselo por 6-4 y dejar igualada la gran final.

El tercer parcial fue un monólogo del austríaco, que lo paseó por toda la cancha a Djokovic, algo que no se ve todos los días. El último campeón cual no encontró nunca su momento para reaccionar y quedó contra las cuerdas perdiendo el tercer set por 6-2.

El nacido en Belgrado no la pasó nada bien, ya que se peleó con el umpire, que le dio dos warnings de tiempo y lo sancionó con la pérdida de su primer servicio. Pero, estas cosas no lo complican al serbio, más bien lo motivan porque cuando todo parecía cuesta arriba para Djokovic, sacó a relucir no sólo su juego sino también su temple que forjó en todos sus años de carrera. Para que finalmente el cuarto set quede en sus manos por 6-3 y definir todo en un quinto y último.

Luego de la adversidad dicen que llega lo mejor, y en el caso de Nole fue así, porque el último set de la final, comenzó como si fuera el primer punto del día. Djokovic arrancó quebrándole el servicio a Thiem para marcar una diferencia que iba a ser definitiva, pese a que el austriaco batalló para estirar aún más la definición, el amo y señor del Abierto de Australia se quedó con el último set por 6-4. De esta manera Novak Djokovic conquistaba su octavo trofeo en Australia.

Nole conquistó su título número 78 en toda su carrera y agrandó aún más su historia. Además, este fue su título 17 en Grand Slam y continúa acercándose a Roger Federer y Rafael Nadal con 20 y 19 respectivamente, los cuales son los máximos ganadores históricos.

MEDIA: 5VOTES: 4
VAVEL Logo