Nadal, en la búsqueda de recuperar su corona

Luego de tres años, y tras desgastantes dos horas y 43 minutos, Rafael Nadal retorna al final del Masters 1000 de Monte-Carlo, tras vencer a Andy Murray por 2-6, 6-4 y 6-2.

Nadal, en la búsqueda de recuperar su corona
El mallorquín busca su vigésimo octavo Masters 1000. Fuente: Getty Images & Monte-Carlo Tennis Masters

El partido de semifinales correspondiente a la parte baja del cuadro en Monte-Carlo despertaba una gran expectativa. El dominio del Big Four, que se adjudicó 50 de los últimos 54 eventos Masters 1000, y las tempranas eliminaciones, sobre todo, de Novak Djokovic y de Roger Federer, le otorgaban al encuentro entre Rafael Nadal y Andy Murray el sabor de una final adelantada. Era la tercera ocasión en que se encontraban en esta instancia del torneo del Principado, con sendos triunfos del español: 6-2, 7-6 en 2009 y 6-4, 2-6, 6-1 en 2011.

En el inicio, fue el jugador escocés quien tomó las riendas. Dominó los dos extremos del juego, sumando, durante la primera manga, más puntos gratis que su rival y, además, imponiéndose en 8 de los 11 tantos que superaron los nueve impactos. Luego de un aviso sin concreción en el segundo game, Murray quebró al mallorquín tanto en el sexto como en el octavo para el 6-2. Entre quiebres, debió batallar y salvar dos oportunidades de recupero para sostener su servicio. Ese marcador no grafica la intensidad de un set que duró 49 minutos y que numéricamente no se mostró más ajustado por mérito del vencedor.

Pero Nadal lejos estuvo de amedrentarse por la situación. Inmediatamente, en el primer juego, rompió por primera vez el servicio de su rival. El hecho de no poder confirmar la ventaja, el nacido en Dunblane obtuvo un nuevo break para el 1-1, tampoco lo desestabilizó. El segundo set continuó su desarrollo bajo una situación de paridad y el servicio de Murray, vía de escape en el anterior, se desvaneció: apenas un 42% de efectividad con el primero, llegando a estar por debajo del 30%. En el séptimo juego volvió a quebrarlo y, luego de estar muy cerca de hacerlo nuevamente en el noveno (el escocés sostuvo tras nueve minutos), obtuvo el segundo parcial por 6-4 en una hora y 4 minutos.  

A diferencia de la exposición de carácter realizada por el manacorí en la manga anterior, para Murray fue un golpe de nocaut. Cedió su saque, en la cuarta chance en contra, en el primer game. También lo hizo en el quinto y Nadal rápidamente se posicionó 5-1. Allí si existió un atisbo de reacción del escocés. Tras descontar con su saque, salvó cuatro match points y generó dos ocasiones de quiebre que, si bien no las concretó, despertaron el suspenso en los presentes. Incluso en Toni Nadal, que dejó su butaca para arengar a su sobrino y dirigido. Hasta que un servicio sin devolución, en el quinto punto para partido, dio lugar al desahogo de ambos.

De esta manera, Rafa alcanza su décima final en Monte-Carlo. Fue vencido sólo en una ocasión, por Novak Djokovic (6-2, 7-6) en la edición 2013. Su rival será el francés Gael Monfils, a quien supera holgadamente (11-2) en los enfrentamientos personales. De hecho, ya jugaron una vez en este certamen: Nadal triunfó por 6-3, 6-2 en la primera vuelta de la edición 2005.