Los inicios de Roland Garros

Una mirada diferente, desde otra perspectiva hacia el segundo Grand Slam del año con su fundación, jugadores y personajes fundamentales para su éxito y algunas curiosidades de color.

Los inicios de Roland Garros
Dobles en el Stade Roland Garros en 1928 - Foto: Plazbovo

Todo tiene un comienzo. Desde lo más insignificante hasta lo más trascendente a lo largo de toda la historia. A eso nos lleva hoy este pequeño homenaje que le haremos al segundo Grand Slam del año del circuito profesional de tenis, cuya edición del presente año ha empezado hoy mismo, debido a que en su momento podrá no haber sido muy trascendente pero, sin embargo, hoy en día es de los acontecimientos por excelencia del mundo del deporte blanco.

Para encontrar donde se alzó la primera piedra hay que remontarnos a fines del siglo XIX, mas precisamente en el año 1891. En dicho año la Union des Sociétés Françaises de Sports Athlétiques (USFSA), que era el ente encargado de la organización de los eventos deportivos de Francia, inauguró el primer torneo nacional de tenis en las inmediaciones del Racing Club de France con el nombre de Campeonato de Francia.

Solo hombres

Como primera de varias curiosidades, solo podían participar hombres socios al club. Sin embargo, eso no fue un impedimento para que el primer campeón del torneo no haya sido un francés sino un británico, H.Briggs. Como segunda curiosidad, solo hubo cinco escasos participantes en la competición y todos de carácter amateur ya que el profesionalismo no entraría en vigor sino hasta varios años adelante en el tiempo.

Apenas seis años después se les permitiría participar a las mujeres, aunque solo concurrieron tres participantes que además tenían que cumplir con reglas estrictas de vestimenta por demás molestas. Finalmente,  Françoise Masson sería la privilegiada de convertirse en la primera ganadora del Campeonato de Francia. De hecho, Masson tendría un total de cinco coronas ganadas en Francia al finalizar su carrera, pero algunas serían por ser la única jugadora inscripta para jugar. Recién sería superada por Suzanne Lenglen (foto) en 1926 cuando gana su sexto título en el torneo parisino y en todos ellos tuvo que superar como mínimo a una rival. La Divina, como es apodada, fue una gran influencia para el tenis femenino francés y mundial y por esto se decidió que el segundo estadio en importancia del actual Roland Garros fuera bautizado con su nombre.

En 1925 hubo un punto de inflexión en la historia del torneo debido a que a partir de este año se les permitió a todos los extranjeros participar. A consecuencia de este suceso, decidieron cambiar el nombre de la competencia por el que hoy conocemos actualmente: Torneo Internacional de Francia de Roland Garros. De todas maneras, la mayoría de los países se referían al certamen como Abierto de Francia o solo Roland Garros al ser el título original muy largo. Para completar la serie de cambios que trajeron estas medidas, mudaron la sede del torneo al Stade Français ubicado en Saint-Cloud por cuestiones de aforo y comodidad.

Seguramente, alguno que otro de ustedes debe estar preguntándose: “¿Qué significa Roland Garros?”. Bueno, lo cierto es que ese nombre no significa algo sino alguien. El mencionado caballero, al que le han rendido homenaje al ponerle su nombre en el torneo más importante sobre polvo de ladrillo del mundo, fue un aviador francés y considerado uno de los pioneros en la materia. Fue el primer hombre en cruzar el mar Mediterráneo por aire al salir desde Fréjus (Francia) y llegar a Bizerta (Túnez) en un vuelo que duró casi seis horas. Además, tenía otra gran pasión: el tenis. Lo jugaba mucho en su tiempo libre y además era miembro del Stade Français, donde se pasaba largas horas practicándolo. Lamentablemente, la Primera Guerra Mundial no le fue esquiva y tuvo que participar como piloto militar. Aunque logro varias victorias, en 1918 lo derribaron y la caída de su avión le provocó la muerte a la temprana edad de 30 años.

Para ir finalizando, en 1927 Francia logra ganar la Copa Davis por primera vez gracias a los “cuatro mosqueteros”: Henri Cochet, Jean Borotra, Jacques Brugnon y René Lacoste, mas reconocido por fundar la famosa marca de indumentaria que hasta hoy en día perdura. En homenaje a esta hazaña, en 1928 construyen un gran recinto con el único objetivo de albergar el Abierto de Francia y que fue bautizado Stade Roland Garros, situado en Porte d’Auteuil. Esta fue la mudanza definitiva porque nunca más cambiaron de sede para jugar el torneo naranja del aviador, que tantas frustraciones ha creado y tantos sueños a cumplido a lo largo de un siglo.