Orsanic es agua en el desierto

El capitán ganador de la Copa Davis en 2016 anunció que seguirá en el cargo hoy en una conferencia de prensa en el Club de Amigos, del barrio porteño de Palermo.

Orsanic es agua en el desierto
Fuente: Clarín

En épocas de exitismo puro, donde solo parece importar el resultado final, Daniel Orsanic es agua en medio de un gran desierto. El capitán argentino de Copa Davis mantuvo siempre la misma ideología durante su mandato. "Quisiera que el 'como lo logramos' sea nuestro principal legado", expresa dentro de su libro 'Así ganamos la Davis', un mensaje de los que prácticamente no se ven en el día a día. Y del que podremos seguir disfrutando.

"Decidí continuar para respetar el motivo principal por el cualnestamos trabajando en Copa Davis con los más chicos en su desarrollo. La intención es poder seguir mandando un mensaje de respeto y armonía", expresó en la coferencia y dispejó las dudas sobre si seguiría o no al mando de la selección. Y agregó: "Tenemos un desafío interesante más allá de que juguemos en el Grupo Mundial o en la Zona Americana".

Hay algunas desventajas que Orsanic deberá sortear para mantener su mensaje en alto. Sin lugar a dudas la más resonante es suplantar la ausencia de Juan Martín Del Potro, que después del título obtenido en Zagreb decidió dejar el equipo para siempre. "Si en algún momento va a jugar Copa Davis o no, no lo sé. Él ha manifestado que va a priorizar su calendario y eso es muy respetable", soltó sobre Del Potro y aseguró que "se ha preparado bien para el Abierto de Australia". Por suerte, Diego 'El Peque' Schwartzman llega con una espalda importante tras su gran 2017. Podría convertirse en líder desde el juego, así como fue el tandilense en su momento.

Un nuevo año dentro de la dirigencia técnica del seleccionado de tenis con el objetivo de que Argentina se reincorpore al Grupo Mundial. Sin embargo, Orsanic seguirá con su mismo método. Ese que desde hace un par de años le ayudo a disipar los fantasmas de los egos y de las finales perdidas. En abril, el equipo tendrá que jugar el partido ante el ganador del cruce entre Chile y Ecuador (se disputará en primer fin de semana de febrero). De ganar esa llave, Argentina disputaría el repechaje para intentar volver a la zona máxima de competición a nivel selecciones, en la que estuvo por 17 años ininterrumpidos.

"Al final, sea Chile o Ecuador nosotros queremos que sea un evento muy importante y que genere mucho entusiasmo porque los hinchas se identifican con este equipo y es un placer verlo"., apuntó Orsanic. Otra vez demostrando que lo que importa no es el resultado deportivo sino el sentido de pertenencia. Técnicos como el faltan. Es como un recurso natural que comienza a escasear en el ámbito deportivo.