Holloway: “No puedo esperar para mostrarles en que he estado trabajando”
Foto: MMA Fighting

Holloway: “No puedo esperar para mostrarles en que he estado trabajando”

Después de superar el tramo más difícil de 12 meses de su carrera de artes marciales mixtas, Max Holloway finalmente está en la senda de regreso. Conoce todo lo que dialogó sobre su vuelta y mucho más.

ariel-acostamontero
Luis Ariel Acosta Montero

El actual campeón de peso pluma de UFC está programado para regresar de una ausencia de un año de duración este fin de semana cuando enfrente al invicto Brian Ortega en Toronto en el muy esperado evento principal de UFC 231.

El enfrentamiento inicialmente estaba programado para ser UFC 226. Sin embargo, Holloway fue retirado de ese concurso durante la semana de la pelea después de mostrar algunos síntomas neurológicos de miedo, como un habla lenta y perturbada.

En ese momento, los problemas de Holloway estaban etiquetados como 'síntomas similares a una conmoción cerebral', sin embargo, posteriormente se descartó una conmoción cerebral en las semanas posteriores a UFC 226 como posible diagnóstico.

Holloway ha pasado los meses transcurridos desde su incidente de verano para someterse a una serie de pruebas para determinar la raíz de sus problemas médicos, y aunque ha recibido la autorización médica para regresar a UFC 231, la búsqueda de una respuesta a sus preguntas continúa.

“No lo sabemos. 'Tomamos las pruebas [para lo que] pensaron que era”, explicó Holloway el lunes en The MMA Hour. “Como dije antes, tomamos todas las pruebas, pasamos todas las pruebas y [todos los resultados] volvieron muy bien, así que al final del día ya veremos”, agregó.

Luego, prosiguió: “Todavía tengo una investigación privada en curso tratando de descubrir qué está pasando, yo y mi equipo, porque todavía estamos tratando de resolverlo. Pero al final del día, no son las grandes cosas que pensaron. Así que en este momento no puedo comentar demasiado porque todavía tenemos la investigación en marcha, pero eso es todo”.

Foto: USAToday
Foto: USAToday

Si bien puede que todavía no tenga las respuestas que busca, Holloway no tiene nada que ver con su estado actual. El campeón de 26 años dijo que se ha recuperado por completo y se siente mejor que nunca. Él está emocionado de competir después de quedarse fuera de la totalidad de 2018 entre sus lesiones de principios de año y su miedo neurológico de mitad de año.

Hombre, me gustaría poder dejarlos entrar a mi campamento, pero los ninjas se mueven en silencio, dijo Holloway. “Este campamento ha sido uno de los más grandes de todos los tiempos. He estado rompiendo números, haciendo muchas cosas increíbles, solo peleando con mucha gente, así que no puedo esperar”, continuó.

Hombre, no puedo esperar hasta el 8 de diciembre y para mostrarles en qué he estado trabajando duro. La gente sigue durmiendo: es hora de despertarlos de nuevo y hacerles saber que la era 'Bendita' todavía está en plena vigencia, y saltar al tren 'Bendito' ahora. El expreso 'Bendito', estamos en la parada en boxes en este momento, los estamos esperando a que entren todos”, subrayó el luchador.

El retador a su trono en UFC 231, Ortega, es un invicto de 28 años de edad que ha acumulado un impecable récord de 6-0 dentro del Octágono. Las seis de esas victorias terminaron en nocauts espeluznantes o presentaciones sublimes, una racha destacada por una carrera de tres peleas en la que Ortega derrotó a Renato Moicano y Cub Swanson, y luego se convirtió en el primer hombre en eliminar al ex campeón de peso ligero Frankie Edgar.

“Todo el mundo sigue diciendo que esta será una de las peleas más difíciles para mí, y creo. Creo que cada pelea es dura”, manifestó Holloway. “Todos siguen diciendo que este tipo está invicto y esto y aquello, 14-0. Estoy 0-0 en todas las peleas, estoy invicto. Él está luchando contra un luchador invicto también. Pero al final del día, lo que más me gusta es cuando la gente dice: 'Oh, este tipo me va a hacer esto. Este tipo me va a hacer esto”, lanzó.

“Salgo y muestro lo que realmente está pasando, y luego dicen: 'Maldición, está bien, tal vez no. Me gusta hacer que la gente se cuestione a sí misma, así que la noche del sábado, el hombre es peligroso”, agregó Holloway. “Es solo un chico peligroso por todos lados. Demostró que puede noquearlo con un puñetazo, con una patada, con una rodilla. Demostró que si le das algo, intentará llevárselo a casa. Y también demostró que tiene una barbilla sobre él. Esa sangre mexicana en él es una locura”.

Foto: Sport New
Foto: Sport New

“Va a ser una pelea loca. Mexicanos y hawaianos, nacemos luchadores. Pero va a ser una locura y asombroso, y simplemente no puedo esperar a [luchar]. Este es uno de esos tipos. Esta es una pelea en la que todo el mundo sigue hablando: 'Hombre, me gustaría que estos tipos pudieran pelear con este tipo. Aquí está, dos muchachos jóvenes, y para la pelea que más importa, para un cinturón, para un campeón, para una pelea de campeonato mundial. Así que no puedo esperar para hacerlo, hombre. No puedo esperar a salir”, atestiguó con cierta impaciencia positiva.

“Y esta pelea me emociona porque es uno de esos tipos que, cuando todo está dicho y hecho, miran mi carrera y miran la lista, y dicen, 'Maldición, ¿con quien no peleó este tipo?' Eso es justo lo que quiero ser. Quiero ser el mejor de todos”, finalizó con emoción MAx Holloway.

Si bien Ortega puede ser uno de los contendientes más completos con 145 libras, sus habilidades de sumisión son donde realmente brilla el nativo de California. “T-City” se ha establecido como uno de los luchadores más peligrosos de la UFC en la actualidad, ya que ha capturado una serie de presentaciones de última hora en peleas en las que estuvo detrás de la tarjeta de puntuación.

Y es ese tipo de conjunto de habilidades siempre presente que excita a Holloway como campeón. No es ningún secreto que 2018 no ha sido el tipo de campaña soñada que Holloway se imaginó cuando capturó varios premios como Fighter of the Year en 2017.

Entre las lesiones que lo sacaron de una defensa del título de UFC 222 contra Edgar, su desafortunada reserva contra Khabib Nurmagomedov que se desmoronó el día del pesaje y los temibles problemas médicos que lo forzaron a abandonar UFC 226, aparentemente nada ha salido bien para el hombre que recibe el apodo de 'Bendito'.

Pero ahora Holloway ha vencido, y planea para terminar un año de pesadilla volviendo al camino contra uno de sus más formidables desafíos.

VAVEL Logo