Río 2016: adiós a las chicas del Beach Vóley

Las Guerreras Gallay y Klug quedaron eliminadas de Río 2016, tras la derrota ante República Checa, tercera consecutiva. Sin embargo, las campeonas panamericanas pudieron llevarse al menos un set.

Río 2016: adiós a las chicas del Beach Vóley
Presencia fugaz de las argentinas (Foto: AP).

Estuvo cerca, pero no se dio. En su tercer partido en los Juegos Olímpicos de Río, tras dos derrotas consecutivas y por dos a cero (ante España primero y más tarde ante el local Brasil), el dúo argentino compuesto por Ana Gallay y Georgina Klug se enfrentó anoche ante sus pares de República Checa, y las chicas argentinas cayeron por 2-1.

El equipo nacional, que llegaba a Río con mucha ilusión luego del oro obenido en los Juegos Paramericanos de Toronto 2015, arrancó el encuentro sacando una clara diferencia, ganando el primer set por 21-13. Primer set conseguido en estos JJ.OO., y la gran chance de obtener el primer triunfo. Sin embargo, la sólida pareja checa (Barbora Herrmanova y Marketa Slukova) se repuso en el segundo parcial, ganando por un ajustado 21-19. En el set definitivo, las europeas estuvieron más firmes y se lo llevaron por 15-8; por ende, dieron vuelta el score y triunfaron 2-1.

Con tres derrotas en tres presentaciones, Las Guerreras finalizaron últimas en el Grupo B, sin posibilidades de disputar un Repechaje para la siguiente fase (lo que se llama "Lucky Loser"). Rivales de primer nivel, en la segunda participación argentina en este deporte en un Juego Olímpico: en Londres 2012, Ana Gallay y Virginia Zonta representaron a la Albiceleste, y también sucumbieron en fase de grupos, ya les había tocado Estados Unidos, España y Holanda, pero sin ganar ni un set en ninguno de ésos encuentros. En Río, al menos, se pudieron llevar un parcial.

Una actuación lejos de la esperada, pot las expectativas que habían generado las chicas, estando a la altura de las grandes potencias a nivel continental. No obstante, les falta un poco más para competir de igual a igual ante las parejas más experimentadas del Viejo Continente. Un paso más y una experiencia olímpica que siempre suma.