Deportes Tolima
Deportes Tolima
Football Team
Soccer

Deportes Tolima

1984 Ibagué


El Club Deportes Tolima S. A. es un club de fútbol profesional colombiano, fundado el 18 de diciembre de 1954 en la ciudad de Ibagué, Tolima.

También conocido como el vino tinto y oro, o el pijao, juega actualmente en la primera división del fútbol profesional colombiano en la que suma dos títulos: 2003-II y 2018-I. También ostenta un título de Copa Colombia, ganado en 2014.

En condición de local, el Deportes Tolima juega sus partidos en el estadio Manuel Murillo Toro, de la ciudad de Ibagué.

Fundación

El Club Deportes Tolima, fue fundado el 18 de diciembre de 1954 en la ciudad de Ibagué cuando los señores César Moreno y Humberto González Ruiz transformaron el Club Amateurs Boca Juniors de Ibagué en una entidad profesional. Gracias al aporte del gobernador de la época, César Augusto Cuéllar Velandia, se formó el primer plantel que contó con cinco refuerzos argentinos y jugó con el uniforme de Racing de Avellaneda. La nómina base del primer año formaba con Ariel Gandulfo en el arco, Enrique Ferrari, Bernardo Arce, Jairo Galvis, Enrique Laino, Oscar Jamardo, Silvio Duarte, Emilio ‘Milo’ Alzate, Raúl Sanchez, Carlos Robelle y Efrain ‘Caraña’ Gonzalez quien dicho sea de paso, marcó el primer tanto del club en su historia, en la derrota 4-1 contra Deportivo Cali el 24 de Abril.

Los 80's: un leve despertar

Tras participaciones intrascendentes durante las pirmeras décadas tras su fundación, en donde su máximo logro fue el subtítulo del Campeonato Nacional de 1957, en 1981, el Kokoriko Tolima terminó líder de su grupo en el torneo finalización de ese año y por lo tanto, obtuvo el derecho a jugar la ronda de cuadrangulares semifinales, allí ganó su grupo consiguiendo el paso al cuadrangular final donde llegó al subtítulo, el cual venía con el tiquete a la primera Copa Libertadores de su historia en 1982.

Esa participación internacional fue histórica: fueron líderes del grupo 3 en la primera fase venciendo a Atlético Nacional, Deportivo Táchira y Estudiantes de Mérida, ambos de Venezuela, consiguiendo el cupo en el triangular semifinal ante Olimpia de Paraguay y Cobreloa de Chile quien terminaría clasificando a la gran final. Al tiempo, en el Torneo Finalización, Deportes Tolima conseguía el paso al octogonal final donde una vez más, el impulso solo alcanzaba para el segundo escalón del podio.

Para 1983, de nuevo la Copa Libertadores contaba con la participación del vinotinto y oro y de manera coincidencial, volvió a jugar en el grupo tres, aunque ocupando el segundo lugar por detrás del América de Cali y superando a Universitario de Deportes y Alianza Lima, los dos conjuntos provenientes del Perú, quedando afuera del certamen ya que solo seguía en carrera el ganador de cada zona.

Los 90's: capítulo oscuro y resurección

A partir de 1992, se implementó el sistema de ascenso y descenso en el Fútbol Profesional Colombiano gracias a la creación de la primera B. En ese año, el equipo que terminara último en la tabla de reclasificación (El total del año), era acreedor de la caída a segunda división y para esa edición, el conjunto pijao ocupó la penúltima casilla por delante de Real Cartagena. Para 1993, el fantasma sí puso sus garras en las toldas Ibaguereñas y el Deportes Tolima tuvo que jugar la temporada 1994 en el torneo de ascenso. Allí, llegó una inyección económica fuerte y la directiva armó un plantel tan competitivo que logró el título y, por lo tanto, el retorno a la máxima categoría.

Esta fue la nómina que consiguió el ascenso: Arriba - Carlos Castro Varón, Emerson Jiménez, Freddy Alexander ‘Chito’ Torres, Frank Rengifo, Harold Rivera, Hugo Arrieta, Fabián Barbosa, Elías Correa, Mauricio Rivera. Abajo - James Olaya, Omar ‘El Misio’ Suárez, Julio Javier Doldán, Eumelio Ramón Palacios, Jorge Villar, Julio César Yegros.

Nuevo milenio: la llegada a la gloria

 

A partir de 2002, se instituyeron los torneos cortos en los cuales se consagran como campeones dos equipos al año. Para el Finalización 2003, Deportes Tolima armó un equipo basado en jugadores prestados del Deportivo Cali y comandados desde el banco por Luis Augusto ‘El Chiqui’ García.

Su nómina base contaba con Diego Gómez en el arco, en defensa actuaban Freddy Hurtado, Justiniano Peña, Nelson Rivas y Geovanni García; Arley Dinas, Hernando Patiño, Ricardo Ciciliano, Jorge Artigas en el medio y en ataque Henry Zambrano junto al brasileño Rogeiro Pereira. El equipo termina la primera fase en la sexta casilla con 27 puntos en 18 partidos, por lo cual llegó a los cuadrangulares semifinales ubicándose en el grupo B junto a Atlético Junior, Atlético Nacional y Deportivo Independiente Medellín en una zona que resultó ser muy apretada, en la última jornada Deportes Tolima tenía la tercera opción para clasificarse ya que no solo tenía que vencer a Atlético Nacional en Ibagué por más de un gol de ventaja y que un eliminado Independiente Medellín el cual había anunciado que jugaría con juveniles, venciera a Junior de Barranquilla que ganando llegaba a la gran final. Cuando terminaron los primeros tiempos, los dos partidos estaban sin goles. Iniciando la segunda mitad, Ricardo Ciciliano abre el marcador para los pijaos, a los 10 minutos llegó la ayuda poderosa con un tanto de Ricardo Steer, faltaba un gol en el Manuel Murillo Toro y en el minuto 92 de nuevo Ricardo Ciciliano tomó un rebote y puso el gol de la clasificación a la instancia definitiva ante el Deportivo Cali, el cual se había impuesto en el grupo A.

La final inició en la ciudad de Ibagué el 17 de diciembre y el conjunto vinotinto y oro obtuvo la ventaja al ganar 2-0 con doblete de Rogeiro Pereira en el segundo tiempo ante más de 26,000 espectadores. Para la vuelta, cuatro días después, dos goles en los primeros 20 minutos del partido a favor del Deportivo Cali debilitaban la ilusión tolimense, luego llegó el tanto que sería suficiente para que los pijaos alcanzaran de nuevo la ventaja (en contra de Gerardo Bedoya), pero a los 38 otro gol azucarero empató la serie. En el segundo tiempo los equipos no se hicieron daño, por lo tanto, hubo que definir por penales y allí, Diego Gómez se puso la capa de superhéroe y al detener dos cobros, le dio la posibilidad a Jorge Artigas para que pateara el último penal y le diera el título a los tolimenses.

Primer título de Copa Colombia

Para la primera ronda, Deportes Tolima ganó el grupo F al quedar por encima de Deportes Quindío, Once Caldas, Atlético Huila, Fortaleza y Deportivo Pereira. En la ronda de octavos de final, los pijaos vencen 1-0 como visitante al Independiente Medellín con gol de Yimmi Chará y en la vuelta certificarían su paso a la siguiente fase al ganar 4-2 en Ibagué; los tantos fueron de Yimmi Chará, Marco Pérez, Wilmar Barrios y David Macalister Silva. En cuartos de final, eliminó a Atlético Nacional debido al empate 2-2 en la ida en Medellín con tantos de Julián Quiñones y el uruguayo Héctor Acuña mientras que en la vuelta fue victoria 2-0, los goles fueron obra de Breiner Bonilla de penal y Andrés Felipe Ibargüen. En semifinales, el rival fue Patriotas Boyacá y tras el empate a ceros en Tunja y la victoria 2-1 en Ibagué, (Nicolás Palacios y Yimmi Chará), el vinotino y oro selló el paso a la gran final contra Independiente Santa Fe al que venció 2-0 en la ida en el Manuel Murillo Toro con goles de Félix Noguera de y Yimmi Chará. La vuelta en el estadio Nemesio Camacho El Campín, fue derrota 2-1, pero ese gol, que anotó Andrés Ibargüen le dio la consagración al equipo dirigido por Alberto Miguel Gamero.

Segundo beso a la gloria y fin de la sequía

Deportes Tolima afrontaba el año 2018 con una nómina sólida, gracias a la continuidad de una base que traía desde campañas anteriores con Joel Silva en el arco (durante el torneo reemplazado por Álvaro Montero), Juan Guillermo Arboleda, Julián Quiñónes, Fainer Torijano y Danovis Banguero en defensa, Rafael Robayo, Rafael Carrascal, Carlos Rentería, Yohandry Orozco y Sebastián Villa en la mitad y en punta Angelo Rodríguez quien alternaba con Marco Pérez. El equipo inició de manera irregular y durante el andar del campeonato se consolidó y logró el paso a los cuartos de final de Liga. En la ronda de play-offs, el primer rival fue Once Caldas que a pesar de la derrota 1-0 en Manizales, fue superado 3-0 en Ibagué con tantos de Ómar Albornoz, Yohandry Orozco y Diego Peralta en contra. Para la instancia semifinal, el partido de ida fue en el estadio Manuel Murillo Toro ante el Deportivo Independiente Medellín, 1-0 con tanto de Angelo Rodríguez, la vuelta fue derrota 1-0 y paso a la final gracias al cobro detenido por Álvaro Montero en la definición por penales.

El líder invicto Atlético Nacional era el rival en la gran final de la liga y confirmando la tendencia, Deportes Tolima en el partido de ida no pudo con la solidez verdolaga y padeció su efectividad, el resultado: 1-0 en contra, con gol de Dayro Moreno. Para la revancha en el estadio Atanasio Girardot, el plantel viajó creyendo en su buen andar como visitante durante la liga; jugó con seriedad, tranquilidad y buscando los espacios para atacar sin descuidar su defensa. El plan funcionó y por eso al final del partido, se tuvo que definir lanzando penales y una vez más, Álvaro Montero se impuso para detener dos lanzamientos y dejar todo listo para que Marco Pérez pateara el definitivo y le estampara una nueva estrella al escudo vinotinto y oro.

//