Fútbol Colombiano, derecho de todos pero privilegio de pocos
FOTO: antena2.com.co

Fútbol Colombiano, derecho de todos pero privilegio de pocos

Para ver todos los partidos de los torneos de la Dimayor ya no es suficiente pagar televisión por cable sino elegir la empresa que suministra ese servicio y pagar más de lo pensado.

diego-ariza-romero
Diego F. Ariza

No hay nada mejor que sentarse en una cómoda silla con buena comida y grandes amigos para ver un partido de fútbol, pero cuando esa comodidad es exclusiva solo para aquellos que cuenten con más recursos para pagar por disfrutar del deporte rey en el mundo se puede percibir un sentimiento de discriminación y marginación por parte de aquellos que se lucran con este deporte.

Es el caso de las empresas de Televisión por cable como Claro (antes TELMEX), UNE-EPM y Telefónica que no han logrado conseguir los derechos televisivos del fútbol colombiano desde 2012 cuando perdieron aquellos derechos a causa de la DIMAYOR y su nueva forma de cubrir cada partido de fútbol nacional a su manera.

¿Cómo pasó algo como esto si el fútbol es “de todos y para todos”?

Entre el 2006 y el 2011 el esquema de los derechos de televisión era venderlos por parte de la DIMAYOR a las empresas de televisión pagada TELMEX y UNE por un valor significativo de 17 millones de dólares para la transmisión del torneo colombiano en su totalidad, junto con el canal RCN que era televisión abierta para todo público pero que solo transmitía dos partidos por fecha.

Pero a finales de 2011 el ente rector del fútbol colombiano quiso cambiar ese sistema que venían llevando por casi seis años y quisieron copiar aquel modelo de transmisión de partidos del futbol chileno en el que la televisión pagada o “pay per view” (pague por ver) era una forma de negocio exitosa.

Así que el nuevo modelo de televisión del futbol colombiano que se adoptó al siguiente año es el de PPV (PAY PER VIEW), y consiste en que a cada cable operador que quiera estos derechos se le cobrara un valor mensual de $2344 por cada suscriptor inscrito en su empresa.

Parece un valor muy bajo aquel del nuevo modelo de televisión, pero para empresas como CLARO, UNE y Telefónica, con cerca de 3 millones de usuarios suscritos, era un precio muy elevado a lo que estaban acostumbrados.

Su contrapropuesta era pagar 70 millones de dólares por los siguientes cinco años debido a que no podían aceptar el sistema de la Dimayor para transmitir la Liga Postobon, a lo que esta entidad tuvo que rechazar y aceptar a aquellos que si podían pagar el precio ofrecido como es el caso de DIRECT-TV, Supercable de Bogotá y COMUN-TV para televisión comunitaria, con menos de medio millón de usuarios, dejando a un 80% de colombianos suscritos a empresas de cable -operadoras sin oportunidad de ver los encuentros sino solo por televisión abierta, RCN.

El propósito de la Dimayor en los próximos cuatro años es lograr ganar una cifra de 270 millones de dólares por solo vender los derechos de televisión, una cifra enorme para las condiciones en las que se encuentran el fútbol colombiano con clubes en bancarrota, estadios en pésimas condiciones y una grave ausencia de público en estos escenarios deportivos.

Ahora el negocio ya no se hace con la entidad que rige el futbol de nuestro país sino con el canal de deportes WIN Sports, que es el que transmite fecha por fecha con un cubrimiento total de cada encuentro y que puede ser adquirido por cualquier empresa de televisión pagada sí compra aquel canal con las mismas condiciones ya mencionadas.

Puede que sea una forma muy rentable y exitosa de ganar dinero gracias al fútbol, pero si la ambición de dirigentes que quieren pasar por encima de las personas que si disfrutamos de este hermoso deporte vale más que lograr traer a cada televisor de este país los encuentros de la Liga, Torneo y Copa Postobon sin ninguna exclusividad de algunos pocos, es en  lo que a mi concierne una falta de respeto y de consideración hacia los hinchas del fútbol colombiano, ya sean de poco dinero para pagar un cable-operador como los que son suscriptores pero no tienen derecho a los partidos por televisión.

En pocas palabras, el fútbol colombiano no es mío, ni suyo, ni nuestro, es de la DIMAYOR.

VAVEL Logo