River Plate: Una banda pintada de tricolor
Imagen tomada de record.com.mx

River Plate: Una banda pintada de tricolor

Teófilo Gutiérrez y Carlos Carbonero jugarán esta temporada en el mítico River Plate de Argentina. Ellos dos se suman a la historia de los compatriotas que han vestido la camiseta del club de la banda cruzada.

joseagfrench
José Guzmán

La historia de jugadores colombianos en River Plate empezó en el ya lejano año de 1998, cuando el club en ese entonces dirigido por Ramón Díaz decide incorporar al delantero antioqueño Juan Pablo Ángel por sus sobresalientes actuaciones vistiendo la camiseta de Atlético Nacional, desde el primer momento la relación fue de amor infinito entre club, hinchada y jugador. Ángel, formo junto con Pablo Aimar y Javier Saviola uno de los tridentes más recordados de los últimos tiempos en el club de la banda cruzada debido a la magia, versatilidad y talento con el que brillaron tantas tardes en el estadio Monumental. El colombiano con el 9 en su espalda era el encargado de llevar el peso ofensivo del equipo y en 1999 llegó un compatriota que vistiendo la 6 se ganó el corazón y la confianza de toda la hinchada riverplatense, a tal punto que algunos aún esperan su regreso, en 1999 llegó proveniente del Deportivo Cali el central Mario Alberto Yepes, a blindar la defensa de River y a fortalecer un poco más las relaciones de todos, TODOS en el club con los jugadores de este país.

Ángel y Yepes se establecieron como titulares fijos en el equipo que Ramón Díaz sacó dos veces campeón en Argentina (Apertura 1999 y Clausura 2000), se convirtieron en ídolos de toda la afición, y de paso aprovecharon para ponerle un toque tricolor al histórico “superclásico” argentino, ellos del lado de River Plate defendían el orgullo tricolor, mientras que Jorge Bermúdez, Mauricio “Chicho” Serna y Oscar Córdoba lo hacían por Boca Juniors: goles, regates y faltas también hacen parte del clásico particular protagonizado por quienes en ese entonces se dedicaban a ser rivales en sus clubes y compañeros en la selección Colombia luchando por el sueño de asistir a un Mundial. El primero en dejar River fue Ángel que se fue transferido al Aston Villa de Inglaterra en el año 2001, un año después Yepes también dejó el equipo, catalogado como uno de los mejores defensores centrales del continente el Nantes de Francia adquirió su pase en el año 2002.

El relevo tricolor de Yepes y Ángel en River Plate fue el lateral Jersson González, el jugador vallecaucano llegó luego de un mal paso por el Galatasaray turco a petición de Manuel Pellegrini, quien por ese entonces era el técnico del club, pero pasó con más pena con gloria, jugo solo 8 partidos y luego de un semestre terminó jugando en Centauros de Villavicencio. Durante el primer semestre de 2003 River Plate jugó la Copa Libertadores de América, por su juego y la gran nómina que tenía era candidato firme al título, pero en su camino se “atravesó” el América de Cali que lo eliminó con un brillante 4-1 en el partido de vuelta de cuartos de final, esa noche todos los jugadores del equipo colombiano brillaron, pero hubo uno que por su chispa y arrojo fascinó al técnico Pellegrini, este jugador se desempeñaba de lateral izquierdo y su nombre era Kilian Virviescas, su brillante actuación en esa mágica noche en el Pascual le bastó para aterrizar en River Plate para el siguiente semestre.

Virviescas llegó con gran expectativa e incluso en sus primeros partidos firmó unas buenas actuaciones, pero un fatídico (e insólito) autogol contra Quilmes en el Monumental marcaron su estadía en el club; Finalmente jugó un año en el equipo argentino, no sumó más de 15 actuaciones y se marchó con más pena que gloria a San Lorenzo de Almagro.

A la vez que se marchaba Virviescas llegaba uno de los jugadores Colombianos que más destacaba en Argentina por esa época, se trataba de Jairo “el viejo” Patiño que tras un año brillante jugando en Newells Old Boys firmó con el equipo dirigido en aquella época por Leonardo Astrada, “el viejo” jugó dos años en River alternando buenas y malas, a tal nivel que entre la hinchada millonaria ahí quienes lo consideran “un muy buen jugador desaprovechado por los técnicos de la época” y otros por el contrario afirman “es el perfecto anti-ídolo, bien dotado técnicamente, pero con actuaciones más malas que buenas” pese a todo Patiño alcanzo a completar casi 40 partidos con el equipo riverplatense anotando un par de goles.

Entre 2006 y 2007 otros tres compatriotas pasaron  por River: Juan Carlos Toja, Carlos Valencia y Nelson Rivas. El primero llegó precedido de buenas actuaciones con la Selección Sub-20 en el año 2005 (Campeón del sudamericano y participe del mundial), fue parte vital de este equipo e incluso una de las revelaciones, como volante mixto destacó con su creatividad y llegada a gol, todos estos atributos lo hicieron aterrizar en River donde solo disputaría 2 partidos antes de irse a jugar a los Estados Unidos, como curiosidad vale anotar que nunca jugó por Liga Argentina y los dos partidos que jugó con la camiseta de River fueron en el marco de la Copa Libertadores de 2006 e incluso llegó a anotar un gol contra Oriente Petrolero de Bolivia. Por su parte Carlos Valencia ascendió de las inferiores del club en el año 2007 y disputó un partido contra Huracán cuando el DT era el ahora presidente del club Daniel Pasarella. Y Nelson Rivas llegó en Enero de 2007 proveniente del Deportivo Cali, por su fuerza y buenas actuaciones en los tradicionales amistosos de verano se ganó el sobrenombre de “Tyson” por parte de la prensa argentina, dado que su rudeza no disminuyo y por el contario se volvió su impronta. El sobrenombre de “Tyson” ganó otro contexto y Rivas terminó siendo criticado por prensa e hinchada y en una movida astuta y sorprendente de la directiva de la época el jugador fue transferido al Inter de Milán de Italia.

Pero entre Patiño y los 3 jugadores nombrados en el último segmento hay un colombiano más, uno surgido de las inferiores del club y que ha sido uno de los últimos “niños mimados” de la exigente fanaticada del club de la banda, uno que a base de sencillez, carisma y sobre todo goles se hizo ídolo del club, este jugador es samario, juega de delantero y su nombre es Radamel Falcao García.

Falcao llegó al club en el año 2001, luego de un corto paso por las divisiones inferiores de Millonarios y de haber debutado con 14 años en la Primera B en el equipo Fair Play. De la mano de Silvano Espindola (técnico que lo hizo debutar en Fair Play) consigue la representación del argentino Néstor Sivori y así llega a la novena división de River Plate. Desde el principio se consolidó como un gran prospecto y fue ascendiendo de categoría con el paso de los años hasta llegar a la reserva, en 2005 y luego de 4 años en el club Falcao recibe su oportunidad de la mano de Reinaldo Merlo, en aquel semestre Falcao convirtió 8 goles y fue considerado como uno de los jugadores sensación del fútbol argentino, pero contó con mala suerte ya que en el partido contra San Lorenzo, luego de haber convertido un doblete sufrió la rotura de los ligamentos de su rodilla derecha, esta lesión lo mantuvo más de seis meses inactivo y en su regreso, en el segundo semestre del año 2006 solo logró convertir un gol debido a su irregular nivel y mal estado de forma, que no había logrado recuperar del todo luego de la grave lesión.

A partir de 2007 todo cambio, Falcao recuperó su estado de forma y rindió a un gran nivel en las siguientes temporadas, se convirtió en ídolo y referente de lo afición que siempre lo respaldó debido a sus dotes futbolísticas y a su calidad humana, además fue pieza clave del último título del equipo en el Torneo Apertura 2008 y realizo más de 40 goles en su paso por el equipo, todo esto fueron atributos para que el Porto de Portugal se fijara en él y decidiera ficharlo en 2009 pagando por el 5 millones de euros.

Desde la salida de Falcao del equipo no hubo más colombianos en River, fueron más de 3 largos años sin representación tricolor hasta que en los primeros meses de este año apareció  Eder Álvarez Balanta, el moreno defensor se destacó desde el principio y gracias a sus capacidades técnicas y físicas se consolidó como titular inamovible del equipo. Ya han pasado 6 meses desde su debut y a pesar de que se rumoró mucho con su salida de River el técnico Ramón Díaz ha expresado que es un jugador clave en su esquema y por tal motivo no saldrá.

A él se suman ahora dos compatriotas más: Carlos Carbonero y Teofilo Gutierrez, el primero es un talentoso volante bogotano que triunfó y mostró todas sus dotes futbolísticas en Arsenal de Sarandi aun sin tocar el techo máximo que puede ofrecer su nivel, debutó el pasado Domingo contra Gimnasia y fue uno de los pocos destacados en la derrota del equipo de la banda cruzada. Mientras que “Teo” aún espera por su debut, el barranquillero tan talentoso como controvertido, es uno de los grandes refuerzos de River Plate en este semestre y llego a River en medio de la gran polémica que se desató por como forzó su salida del Cruz Azul de México; Los hinchas, la diligencia y los medios esperan mucho de él, saben de su poder goleador pero también de su temperamento volátil, por esto de inicio es casi un misterio lo que pasara con él en River, pero se espera que sea el goleador del equipo y una de sus grandes figuras, se espera  que de su mano, la de Carbonero y de Álvarez Balanta, River pueda aspirar a un título más, y de paso se amplié aún más el estrecho vínculo que en los últimos lustros une a River Plate y a Colombia, que en este torneo como en anteriores épocas sea una banda pintada de tricolor.

VAVEL Logo