Juan Pablo Ángel, 39 años y un legado imborrable
Edición: Nilton Pardo

"¡Miren miren qué locura, miren miren qué emoción, ese es Juan Pablo Ángel que volvió al verde para ser campeón!". Esos eran los canticos que se escuchaban en Guarne, Antioquia el 25 de enero de 2013.

Después de su marcha a River Plate en 1997, Ángel volvía a Nacional para terminar su carrera y cumplir el sueño de todo jugador, retirarse en el equipo de sus amores.

Más del mil personas madrugaron ese día a recibir al último ídolo activo verdolaga de los 90's. Hoy, en su cumpleaños numero 39, El Ángel del Gol juega su última temporada como profesional, desde que regresó a su casa, el delantero ha ganado cuatro torneos, tres ediciones de la Liga Postobón y una Copa Postobón.

Juan Pablo Ángel nació un 24 de octubre de 1975 en Medellín. Desde muy joven le gustó el fútbol, siempre fue hincha de Atlético Nacional y despertó una intensa pasión por River Plate de Argentina, tanta era esa pasión que el delantero paisa en 1997 recibió ofertas para irse a jugar a España y así asegurar su futuro económico, pero decidió ir por su sueño y jugar por River, sin duda una decisión radical que da a entender que el nacido en Medellín, quería vestirse de gloria.

A Juan Pablo Ángel lo descubrió don Peter, un experimentado del fútbol, según cuentan pudo haber sido un gran jugador, pero a los 16 años tuvo una lesión en sus rodillas que le quitaron el sueño de ser futbolista.

Él mismo cuenta cómo empezaron los goles de Juan Pablo, quien supo jugar en la Selección Antioquia de Fútbol. Cuenta que estaba viendo un partido entre los colegios de José María de los Benedictinos y Calazans, el gol de del colegio José María lo hizo Juan Pablo Ángel, don Peter lo llamó y le preguntó si quería jugar en Nacional.

La carrera de Ángel no pudo haber empezado mejor, recién había debutado en Atlético Nacional como profesional, su gran momento llegó luego de la trágica desaparición física de Andrés 'El caballero de fútbol' Escobar. Nacional necesitaba un título para opacar con alegría la triste muerte de Escobar, fue entonces cuando el joven Juan Pablo Ángel, un 18 de diciembre de 1994, entró en el partido decisivo contra el rival de patio, Independiente Medellín.

Juan José Peláez era el técnico del entonces equipo de los puros criollos y se la jugó por el juvenil Ángel, faltando pocos minutos para acabarse el partido, una pelota cruzada aprovechada por Juan Pablo estremeció a toda la familia verde en Antioquia y en el resto del país. El famoso relator 'el Paisita', estalló en un relato épico: "un Ángel que sube a la inmortalidad, gol para Andrés Escobar que aplaude desde el cielo", esas eran las palabras con las que el Paisita inmortalizaba ese momento. 20 años después le siguen poniendo la piel de gallina a los hinchas de verde antioqueño.

Luego de grandes actuaciones con el equipo verdolaga, en 1997 Ramón Díaz, en ese entonces director técnico de River Plate, se fijó en el delantero paisa.

Ángel también tenía ofertas para jugar en España, pero decidió vestir la camisa de la banda cruzada y probar suerte en Argentina, por fortuna para él, no probó suerte sino éxitos. 62 goles hablan por sí solos, al paisa no le pesó el número nueve en su espalda.

Enzo Fransescoli, uno de los máximos ídolos del club de Nuñez, había decidido retirarse del fútbol y Ángel fue quien supo vestir esa camiseta, el colombiano ganó dos ligas de Argentina, en una de ellas fue goleador -año 2000 con 13 goles- hizo parte de los famosos cuatro fantásticos, selecto grupo de talentosos conformados por Ariel Ortega, Javier Saviola, Pablo Aimar y el mencionado Ángel, el colombiano se dio el gusto de marcar el último gol del super clásico del fútbol argentino del pasado milenio, además es el único extranjero, después de Fransescoli, en quedar goleador de un torneo AFA con River Plate.

Ángel empezaba a hacerce un nombre en el ámbito internacional, tanto así, que el Aston Villa de Inglaterra pagó al rededor de 14 millones de dólares por los servicios del delantero colombiano.

El jugador paisa se mudaba junto con su esposa Maria Paula a la ciudad de Birmingham, el inicio de esa nueva travesía no fue nada fácil, sin saber inglés y con poco tiempo en cancha en los primeros meses, fueron momentos bastante complicados para el goleador, además de un problema con la FIFA por su fichaje, convirtieron esos meses en una pesadilla.

Luego de acomodarse en su nueva ciudad y conociendo a los demás jugadores de la plantilla, entre ellos al peruano Norberto Solano y al ecuatoriona Ulices de la Cruz, Ángel empezó a plasmar cada dólar en goles, su mejor temporada fue en 2003 y 2004 en la que anotó 23 dianas.

Ángel pronto se convirtió en un villano muy querido en Birmingham, la foto de la pantalla del Villa Park -estadio del Aston Villa- tenía de protagonista al colombiano que compartió plantilla con jugadores de la talla de Martin Laursen, Milan Baros entre otros.

En esa época en Colombia era común levantarse de madrugada y observar las carrerras de Juan Pablo Montoya por Fox Sports, misma cadena que transmitía los encuentros del Aston Villa -generalmente después de la pole positión o carrera que disputaba Montoya, fuese sábado o domingo-.

El relator argentino Juan Manuel Bambino Pons compuso una canción para recordar cada que Ángel anotaba un gol, la famosa: "ob la di ob la da" de los legenarios Beatles, se convertía en "Angeli Angeli Angeli to, la la la la la".

En el año 2007, Ángel, que convirtió 62 tantos en Inglaterra, dio un cambio a su carrera y se fue a la MLS (Major League Soccer) de Estados Unidos.

Allí militó en tres clubes. New York Red Bulls, equipo con el que al igual que en Aston Villa, convirtió 62 tantos que le valieron ser el goleador histórico, además logró dos títulos de conferencia, una copa del Atántico y una Walt Disney.

En los Red Bulls, Ángel compartió equipo con Rafáel Márquez y Thierry Henry, y fue dirigido por el colombiano Juan Carlos Osorio. El delantero paisa fue la figura del juego de las estrellas en la edición 2007, tras marcarle al Celtic de Escocia, partido en el que compartió equipo con Juan Carlos Toja, quien también marcó en ese juego.

Luego de su paso por los Red Bulls, Ángel militó en Los Angeles Galaxy, equipo con el que sólo anotó en tres portunidades luego de un paso fugaz. Allí compartió plantilla con David Beckham y Landon Donovan. Juan Pablo fue contratado por Chivas Usa en donde permaneció dos temporadas y anotó 12 goles.

Juan Pablo Ángel es sin duda el idolo de Atlético Nacional más grande en actividad, el paisa terminará su carrera esta temporada, 14 títulos como profesional, 280 goles, nueve de ellos en dos eliminatorias jugadas con la Selección Colombia, en donde no pudo clasificar a un Mundial, es tal vez la cuenta pendiente que deja una carrera de éxito.

Sus compañeros lo definen como un verdadero profesional, ídolo de Nacional, River, Aston Villa y New York Red Bulls, tres hijos con su esposa Maria Paula y el recuerdo de los torneos ganados con sus goles, es el legado que va a dejar el ángel del gol, todavía no se ha decidido si el delantero paisa va a celebrar un partido de despedida.

Desde que regresó a Nacional, Ángel ha ganado todas las ligas que ha disputado y espera despedirse con otro título en el equipo de sus amores.

VAVEL Logo