Atlético Nacional, al mejor estilo de un grande de Sudamérica
Nacional enfrentará a Kaká, Rogerio Ceni y compañía, quienes a su vez buscan el bicampeonato de Copa Sudamericana, tras el título conseguido frente a Tigre en 2012.

Hay quienes sostienen que lo importante no es el objetivo, sino la manera como se llega a él. Como filosofía de vida y, en el pertinente caso, como enseñanza del fútbol, Atlético Nacional ha podido dar cuenta de ello en la presente edición de la Copa Sudamericana. Con victorias ajustadas, errores defensivos, disparos que no entraron y hasta una épica remontada en Paraguay, el onceno dirigido por Juan Carlos Osorio ha superado los obstáculos de un turbulento camino para llegar a lo que hoy se convertirá en su undécima semifinal de un torneo continental.

El equipo nacionalista es dueño de una abundante trayectoria y un valioso protagonismo a nivel sudamericano desde finales de los '80, cuando ganó su primera y única Copa Libertadores. Fue dicho acontecimiento el culpable de que la historia del 'Verde de la Montaña' se partiera en un antes y un después, sosteniéndose en un porvenir inconcebible hacia la época, pero que en la actualidad es carta de presentación y se nutre cada vez más con base en su jerarquía y sus prominentes hazañas.

Hoy, con la confianza adquirida luego de cosechar dos de sus más exitosos años en las vitrinas institucionales, pero con la presión de una deuda internacional impuesta por los hinchas, los medios y el plantel mismo, el conjunto paisa saltará al terreno del Atanasio Girardot en el marco de su tercera semifinal de Copa Sudamericana y enfrentando a Sao Paulo, rival que lo eliminó el año pasado en los cuartos de final y que también lo superó, desde la vía de los penales, en la Supercopa Sudamericana de 1993, siendo esta su primera confrontación en una instancia próxima a la definición de un título.

La última vez que el Verdolaga accedió a la penúltima llave de la Copa Sudamericana fue en el 2003, año en que el inesperado Cienciano lo derrotó con marcador global de tres a uno. El equipo cuzqueño sorprendería a River Plate a la postre, consagrándose así como el primer campeón peruano de un certamen continental de clubes.

Si bien aquella edición quedó marcada en la memoria del hincha verde, debido en gran parte a la clasificación en cuartos ante Boca Juniors, con victoria en La Bombonera incluída, Nacional consiguió su mejor participación en la naciente copa del 2002, cuando superó a su homónimo uruguayo en los penales con una inspiradísima actuación de Edigson Velásquez, pero debió conformarse con el subcampeonato luego de caer goleado en la final contra San Lorenzo.

Para el gusto de aficionados e historiadores, el 'Rey de Copas' colombiano se da el lujo de pertenecer al registro documental y anecdótico de lo que podríamos llamar un 'punto de partida' de la Copa Sudamericana: la Copa Merconorte, que a principios de siglo se fusionó con la Copa Mercosur para dar paso al que hoy se ubica como el segundo torneo de mayor importancia en el continente a nivel de clubes.

En sus cuatro ediciones, comprendidas entre 1998 y 2001, la Copa Merconorte se acentuó en el sublime dominio de los equipos colombianos participantes, los cuales se quedaron con el 100% de los títulos. Nacional disputó y ganó las semifinales en 1998 y 2000 ante Millonarios y el 'Chivas' de Guadalajara, respectivamente, además de triunfar en las posteriores finales frente al Deportivo Cali y Millonarios para así erigir su figura como el equipo más ganador en la historia del extinto campeonato.

Atlético Nacional campeón de la Copa Merconorte 1998, con Alexis García como figura y capitán del equipo.

Sin embargo, las épocas de bonanza, las sonrisas y la suerte no estuvieron presentes en todo momento, y el cuadro de 'Los puros criollos' también sufrió dolorosos traspiés cuando el sueño de gritar campeón parecía estar cerca de hacerse realidad. En la Supercopa Sudamericana, además de la ya mencionada derrota con Sao Paulo, Nacional disputó ante River Plate las semifinales de 1997, siendo esta la décima y última edición del torneo que enfrentaba a los campeones de Copa Libertadores y que nunca tuvo al Verde paisa como finalista, ya que el conjunto 'Millonario' lo dejó en el camino con un resultado de tres a dos.

El historial en semifinales del equipo más laureado de Colombia en el continente lo completan las cuatro ocasiones que se introdujo en el 'Top 4' de la Copa Libertadores de América, incluyendo la fase previa a la final del torneo contra Olimpia y que se definió ante el Danubio de Uruguay, con marcador de seis a cero en Medellín. En los años siguientes (1990-1991), el duelo entre Olimpia y Nacional se repitió por duplicado y el club paraguayo tomó revancha de la final de 1989, eliminando a su rival en ambas ocasiones; primero en penales y luego por la mínima diferencia.

Quizá la más recordada de las semifinales, aunque después no haya resultado en un feliz desenlace, sea la que enfrentó a Nacional con River Plate en la definición de la Copa Libertadores de 1995, donde el Atanasio Girardot fue testigo de uno de los mejores goles de tiro libre que se hayan marcado en el certamen, con el arquero René Higuita como ejecutante. El resultado de uno a cero se repetiría en el Monumental de Núñez, esa vez a favor de la 'Banda Cruzada', por lo que los penales y, nuevamente, el 'Loco René', resolvieron la clasificación para el futuro subcampeón de aquella edición.

En definitiva, Nacional registra un equilibrado historial en instancias semifinales de torneos internacionales, con diez llaves disputadas hasta la fecha, de las cuales cinco se transformaron en tiquetes para una final. Con un balance de siete victorias, cuatro igualdades y nueve derrotas, el Verdolaga tendrá esta noche la oportunidad no solo de saldar cuentas ante uno de sus más acérrimos rivales en el continente, sino de allanar el camino para lo que sería una posible final ante el vencedor de la otra llave, el Superclásico entre Boca y River. Un reto difícil, hecho a la medida de un grande de Sudamérica.

VAVEL Logo