La lesión que rompió el sueño de Falcao: el antes y el después
La lesión que rompió el sueño de Falcao: el antes y el después. Foto: Karoll Pineda(VAVEL).

Detente, y piensa un minuto. Imagina que estás a punto de cumplir tu máximo sueño, y justo ahí, antes, instantes antes, se quiebra todo. Ya no vale el esfuerzo que hiciste, se borró, ya no existe. O tal vez sí, pero en el recuerdo solamente. Cuánta impotencia, ¿no? Pues bueno, eso vivió Falcao, en otro contexto llamado fútbol.

Piensa, si aún eres chico, en tu gran sueño, y de igual forma si ya creciste y lo cumpliste, todo lo que te costó para hacerlo realidad. Falcao ya cumplió su sueño, dirán, pues ya es futbolista. Sí, tal vez, pero existe uno que va más allá: jugar un Mundial de Fútbol. ''Estar en un Mundial es lo máximo que pueda aspirar un jugador'', dijo, acertadamente para la ocación, Agustín Orión.

Y sí, qué otro sueño puede existir en la mente de un futbolista que no sea participar de un Mundial de Fútbol. Momento, ya sé, ganarlo, pero para lograr eso hay que jugarlo, por lo menos. Falcao estaba a meses, solamente meses, de jugar su primer Mundial. Y ¿qué paso?, una lesion se lo impidió.

Con manifiestos gestos de dolor máximo, así abandonaba la cancha un 22 de enero del 2014 Radamel Falcao García. Tenía el ligamento de su rodilla izquierda roto, así como su gran sueño. Hizo todo lo que estuvo a su alcance para lograr cumplirlo. Se operó, insistió hasta el último día, pero no lo logró. Sin embargo ahí no acabó todo. Ahora es jugador del glorioso Manchester United y, aunque recuperado de su lesión, tiene que aceptar su rol de suplente, como lo dijo el mismo Van Gaal.

Un mal viaje a Mónaco

En medio de polémica, Radamel Falao García llegó al AS Mónaco, histórico equipo francés pero recien ascendido para entonces. El colombiano era el mejor '9' del mundo y sonaba para grandes clubes, como Real Madrid, Manchester City y Juventus, entre otros. Sin embargo terminó jugando para los rojiblancos.

'El Tigre' llega al equipo del principado, tal vez ingenuamente, creyendo en el gran proyecto que nunca armaron. Desde el principio no fue de agrado su llegada a tal equipo, y aunque polémica, se dio. Durante todo el campeonato, Mónaco se mantuvo segundo a la espera de que el París Saint-Germain perdiera puntos. Eso nunca pasó, y el equipo parisino se proclamó campeón.

No obstante todo andaba bien con Falcao. Era titular y, lo más importante, marcaba goles constantemente (en total marcó 13 anotaciones con la camiseta del Mónaco). Pero un 22 de enero del 2014, tal vez la fecha más maldecida en la exitosa vida de Falcao, todo eso bueno cambió.

Falcao abandonó el campo en camilla a los 63 minutos durante el partido que terminó en victoria 0-3 del Mónaco por la Copa de Francia ante el modesto Chasselay, de tercera división. Los gestos de dolor preocupaban a millones de colombianos que daban por hecho la presencia de 'El Tigre' en el campeonato Mundial de Brasil, que estaba por jugarse. ''Querría volver atrás y dejarle marcar'', aseguró Soner Ertek, el culpable de la lesión de Falcao.

Radamel Falcao sufrió una ruptura del ligamento anterior cruzado de su rodilla izquierda, la peor noticia del año. Y me dirán insensible por no hablar de acontecimientos desafortunados de verdad, que en realidad encierran violencia y muertes. Pero soy un futbolero, qué puedo hacer, pienso en el deporte rey las 24 horas del día. Es una enfermedad.

Seis meses tarda, por lo general, recuperarse de una lesión de tal calibre. Radamel ha superado peores, pensabamos muchos, pero la verdad era complicado, y su no participación en el Mundial era casi un hecho. Sin embargo la fe no se perdió, nunca. Hasta el último día se mantuvo intacta.

Proceso largo y... ¿Exitoso?

José Carlos Noronha, referente en las operaciones de rodilla, se hizo cargo de Falcao. Su operación fue un éxito, sin embargo eso no aseguraba su presencia en el Mundial. Apenas encendió una luz más de esperanza. ''Voy a exagerar un poco, pero creo que tendrá el 50% de posibilidades de ir a Brasil'', aseveró el cirujano.

En febrero, Falcao ya caminaba sin muletas y hasta pateaba el balón, la evolución era increíble. Y así, hasta el día en el que José Pékerman dio la lista definitiva de 23. Especulaciones de si llegaría o no. Lo cierto es que Radamel no la puso fácil, pues mejoraba cada día que pasaba. Incluso volvió a entrenarse con su equipo, el Mónaco, 27 días antes del Mundial de Brasil 2014.

Fue el segundo día del mes de junio cuando el DT del seleccionado colombiano, José Pékerman, dio a conocer la lista final de 23 jugadores que disputarían el Mundial en representación del país. Se abrió la puerta, era más que evidente todo. Pékerman entró a la rueda de prensa en compañía de Falcao, Perea y Muriel. La cara del DT lo decía todo, sobraban las palabras. Falcao finalmente no iría al Mundial. Los ojos de Radamel irradiaba tristeza, mucha.

Fue difícil asimilarlo, y en ese justo momento me detuve e hice el mismo ejercicio del principio de este texto. Pensé, imaginé y no me cabía en la cabeza. Radamel Falcao García, la estrella y goleador de nuestra selección, se perdía su sueño por una lesión. Sin embargo pasé la página, igual que 47 millones de compatriotas, pero nunca olvidando el esfuerzo que Radamel hizo para instalarnos en un nuevo sueño mundialista después de 14 años.

Nuevo destino: Manchester United

Así como esperó hasta el último día su presencia o no en el Mundial de Brasil, Radamel Falcao llegó a Manchester United justo en el último instante del mercado de fichajes. Su llegada era inminente.

Radamel regresó a las canchas, 193 días después de su lesión, apenas un mes atrás de su llegada a Manchester United. El equipo inglés apostó por el colombiano y sus goles, a pesar de haber sufrido una lesión muy comprometedora recientemente. Nada de eso importó.

Manchester United, un gran club, histórico, ganador, con grandes jugadores, en fin. Falcao ahora debía demostrar que estaba en perfectas condiciones físicas y, sobre todo, con su olfato goleador intacto. Pero todo eso, jugando, obvio.

Los primeros partidos el delantero colombiano inició como suplente, y coincidíamos todos que era normal, pues hasta ahora estaba sumando minutos y acumulando fútbol. Pero los partidos pasaron y eso no cambió. También recordemos que Falcao tuvo una lesión muscular que lo marginó de las canchas un mes y nueve días.

Sin embargo no culpemos a Van Gaal, él es el DT y quien toma las descisiones. Lo único que cuestiono, si bien Falcao de a poco vuelve a su forma, es que alineara a James Wilson de 18 años y no al colombiano. La experiencia y la jerarquía no se cuestionan. Dos goles ha convertido 'El Tigre' con la casaca de los Diablos Rojos.

VAVEL Logo