Soldados sin coraza
Soldados sin coraza

Rafael Nuñez compuso la letra del himno nacional de la Republica de Colombia, compuesto por once estrofas. Lo hizo en honor a la Independencia de Cartagena. Oreste Síndice fue el encargado de componer la música y fue presentado al público el 11 de noviembre de 1887, por primera vez.

En la quinta estrofa del himno, aparece la frase: "Soldados sin coraza", dedicada a todos los que entregaron la vida en la batalla en pro de la liberación de los criollos ante el yugo de la colonia española.

Los jugadores que participaron con la Selección Colombia reencarnaron ese espíritu batallador, que sin armadura alguna enfrentaron retos con entereza y madurez, promovieron valores y le devolvieron la esperanza a millones de personas en Colombia.

A principio de este 2014, las expectativas eran enormes. Colombia estaba nominada entre las pretendientes a lucir junto a las curvas más anhelada del fútbol mundial –la Copa del Mundo-. El conjunto cafetero había cerrado la eliminatoria en el segundo lugar, con un total de 30 puntos, dos menos que el primero, Argentina.

Sin embargo, el golpe a la zona hepática de la Tricolor llegó antes de la cita universal. El 23 de enero, Radamel Falcao sufría una lesión en el ligamento anterior cruzado de la pierna izquierda. En vilo y atónicos, así dejó al planeta fútbol la noticia. Diarios y medios deportivos del país y el mundo, entregaban la noticia; El Tigre, debía dejar de rugir dentro de las canchas durante seis meses.

El trabajo no se detuvo. Pékerman sabía que la solución aparecería. Así fue, James David Rodríguez, se convirtió en el referente futbolístico de la Tricolor.

Previo al Mundial, en el año en curso, Colombia enfrentó a Túnez, Senegal y Jordania. Era claro que no querían más bajas en la plantilla. Una victoria y dos empates, acrecentaban el maleficio que rodeó a la generación del '94 o la del '98, las cuales llegaron como favoritos a las citas mundialista de dicho años, pero se convertían en la decepción de ellos.

Caption

El 13 de mayo de 2014, la Federación Colombiana de Fútbol entregaba la lista preliminar de 30 jugadores, que luego fue reducida a 23 convocados a la cita mundialista. Los primeros descartados fueron Aquivaldo Mosquera, Elkin Soto y Macnelly Torres. Una semana después, Edwin Valencia era borrado de la lista. El 2 de Julio, José Pékerman entregó una rueda de prensa acompañado de Luis Muriel, Luis Amaranto Perea y Radamel Falcao, la noticia: No estarían en Brasil 2014. La opinión pública lamentó la situación, sobre todo, con el tema del Tigre. El goleador cafetero en las eliminatorias (9 goles), quedaba fuera de la Copa del Mundo. Finalmente, Aldo Leao Ramírez era suprimido de los convocados debido a una lesión que sufrió de último momento, por ello fue reemplazado por Carlos Carbonero.

Brasil 2014: el toque al cielo

Sábado, 14 de Junio de 2014, día del debut. Colombia se veía las caras con Grecia. Cerca de 70.000 espectadores llegaron al Estadio Mineirao en Belo Horizonte, en su gran mayoría colombianos. En el país se decretó día cívico, el trabajo se paralizó solo para ver a la Selección.

El himno nacional de Colombia se entonó con todas las fuerzas. Los decibeles aumentaron tanto que los muros de Mineirao retumbaron. El escenario fue el propicio para tener el mejor de los estrenos.

Los de Pékerman lograron la victoria 3-0 ante los griegos. Tres puntos y liderato parcial del grupo C, en el Mundial. Armero, Teofilo y James, anotaron ese día. El país estalló en júbilo; tras tantos años donde estallaban artefactos explosivos, se podía sentir que el pueblo se unía en una sola voz de aliento a los soldados –jugadores- en Brasil. Las especulaciones se iban derrumbando y la esperanza regresaría.

Cinco días después, en el Mané Garrincha de Brasília, Colombia enfrentó a Costa de Marfil. Un partido luchado ante una selección con una potencia física envidiable. Pero aparecieron los menudo e inteligentes: Cuadrado puso a marcar de cabeza a James y Quintero, posteriormente, amplió la cuenta. Con sufrimiento, la Tricolor ganó 2-1. Seis de seis posibles y la clasificación, estaba casi segura.

En el último compromiso del grupo, los de Pékerman chocaron ante Japón, en la Arena Pantanal de Cuiabá. Goleada, clamor y espectáculo, Colombia encaró con madurez los tres partidos y el primer objetivo estaba saldado: avanzar a octavos de final, donde los esperaba la 'garra charrúa': Uruguay.

El 'Maracanazo' tricolor

Foto: AFP

Uruguay logró la gesta en el Mundial del '50 al vencer 2-1 a Brasil. Tal evento se denominó: ‘El Maracanazo’. En Rio de Janerio, Colombia enfrentaba a Uruguay por los octavos de final; el mítico Maracaná, guardaría en sus recuerdos la euforia cafetera que logró la hazaña jamás conseguida: llegar a cuartos de final.

Colombia ganó 2-0 a la celeste del maestro Tabarez, que final del partido describió a un tal James como “el mejor jugador del Mundial”. El cucuteño besó el cielo gracias a sus dos anotaciones, pero fue una de ellas la más recordada de todas.

Rodríguez en la puerta del área remató sin dejar caer la pelota. Ese zurdazo posará en la retina de mortales e inmortales que vieron aquel partido. Por ello, fue galardonado como el mejor gol del Mundial y está nominado al premio Puskas 2014.

La lluvia de portadas dedicadas a James y a la Selección Colombia tras dicho compromiso, fueron incontables. El rendimiento de este equipo se encontraba en su pico más alto. Por ello, los cuartos de final parecía poco para los soldados -jugadores- de Pékerman. Sin embargo, en la próxima fase enfrentaron a la pentacampeona del Mundo, Brasil, que tambaleó para clasificar y en ese momento, parecía la menos favorita para llegar a semifinales

Del cielo, al infierno

Viernes, 4 de julio de 2014, Colombia se enfrentó por primera vez a un escenario adverso y distinto a los anteriores cuatro compromisos. El público totalmente en contra y enfrentaba a un gigante del fútbol mundial. Brasil bajó del cielo que se había ganado la Tricolor. Silva y David Luiz, destruyeron toda aspiración de seguir soñando, despiertos.

Foto: ESPN

El placar finalizó 2-1, James anotó el último gol de la Selección. Destrozados, desconsolados y abatidos en el campo, se encontraban los jugadores. El abrazo de Pékerman a Rodríguez fue el símbolo de fraternidad que inculcó esta Selección.

Colombia construyó un Olimpo entero con los sueños de más de 45 millones de habitantes. Allá, reposan 23 almas que dejaron todo por la camiseta tricolor. La muestras del cariño se vio reflejada en la llegada de los jugadores a la capital del país. Más de 120.000 personas se agolparon en el Parque Simón Bolivar para recibir a la Selección Colombia.

Luego del Mundial, James Rodríguez recibió la bota de oro, el premio por el mejor gol e hizo parte del equipo estrella de la Copa del Mundo; Juan Guillermo Cuadrado adoptó el premio por el mayor número de asistencias y la Selección Colombia recibió la distinción de Fair Play. Además, Farid Mondragón se convirtió en el jugador con más años en jugar la Copa del Mundo, al disputar 9 minutos ante Japón.

Como balance final de la cita mundialista: Colombia jugó cinco partidos, ganó cuatro y perdió uno. Marcó 12 goles y recibió cuatro. Alcanzó su mejor participación en la historia de los Mundiales (cuartos de final). Además, llegó al tercer lugar del ranking de selecciones según FIFA, logrando la mejor ubicación en la historia del fútbol colombiano. Y por último, conquistó el Olimpo eternamente.

Recibimiento a la Selección en Bogotá. Foto: AFP

El recambio generacional ha comenzado

Pasado el Mundial, el cuerpo técnico busca las permutas necesarias para aquellos jugadores que dejarán la Selección. Yepes y Mondragón, son los nombres más seguros para reemplazar.

Jeison Murillo, Juan Fernando Quintero –con experiencia mundialista en Brasil-, Pedro Franco, Daniel Bocanegra, Edwin Cardona, hacen parte de la lista de jugadores que Pékerman tiene para comenzar a preparar el gran objetivo: Rusia 2018.

Colombia ha disputado cinco amistosos entre septiembre y noviembre, donde la lista de convocado ha variado respecto a las pruebas del seleccionador nacional y a las continuas lesiones que han sufrido algunos jugadores. El saldo de esos cinco encuentros es: cuatro victorias y una derrota. Lo que le permite finalizar el 2014 en la tercera posición del ranking FIFA, superando lo hecho el pasado año cuando ocupó la cuarta casilla.

Para el maestro José, no existe obligación alguna de ganar la Copa América 2015, aunque la tomarán como prueba inicial de cara a los que será el Mundial dentro de cuatro años.

Balance final del año

En comparación con el año 2013, jugó un partido más y ganó dos más. La pasada temporada tuvo rendimiento de 67%, disputó 12 compromisos, salió victorioso en siete ocasiones, empató en tres y perdió en dos.

Con un rendimiento extraordinario del 74%, Colombia finaliza este 2014. Disputó trece compromisos en total, ocho amistosos y cinco de Copa del Mundo. Tuvo marca de nueve ganados, dos empates y dos derrotas –ambas ante Brasil-. Anotó 25 goles, cosechando así, un promedio de 1,92 anotaciones por encuentro. Además, recibió 9 goles en contra en todo el año.

Lea también: La era Pékerman: una era de victoria e historia para la Selección Colombia​

Este 2014 llegará a su final y la Selección Colombia abordará la preparación a su reto más cercano: Copa América Chile 2015. Pékerman y su cuerpo técnico se saldrán nuevamente con las suyas y buscarán potenciar a esta plantilla. James seguirá laborando con el Madrid; Cuadrado permanecerá –tal vez- en la Fiorentina; Quintero y Jackson, romperán redes con Porto; Teofilo buscará opciones de viajar al otro lado del charco –a Europa-. Muchas historias para contar y repasar pero solo una no podrá ser arrastrada tan fácilmente por el viento: la aventura de los soldados sin coraza que conquistaron el mundo en 365 días.

VAVEL Logo