El DIM, un visitante indeseable
Imagen tomada de Futbolred.com

Doce años tuvieron que pasar entre 2002 y 2014 para que el Deportivo Independiente Medellín pudiera vencer al Deportes Tolima en Ibagué. Sin duda, ha sido una plaza muy complicada para el poderoso de la montaña, lugar de donde suele traer malos resultados. A pesar de esto, Hernán Torres, ex DT del Tolima, parece haberle cogido la medida a su ex equipo y ha conseguido dos victorias en sus dos visitas al Manuel Murillo Toro desde que es el técnico del equipo del pueblo.

El DIM venía de perder en la segunda fecha en condición de local frente a su rival de patio, Atlético Nacional, por lo que necesitaba de la victoria para recuperar la confianza tras el duro golpe. Por su parte, el Deportes Tolima había caído por la mínima diferencia en condición de visitante, también en tierras antioqueñas, ante el tercer equipo del departamento, el Envigado.

El encuentro mostró un equipo vino tinto y oro decidido a buscar la victoria, el cual se hizo con la posesión del balón durante los primeros minutos del encuentro y con las jugadas más peligrosas. Sin embargo, cada vez que se acercaban, ya fuera con la magia de Jonathan Estrada, o la potencia de Marco Pérez, siempre se encontraban con la inmensa figura de Antony Silva.

Muy pronto la insistencia de los locales iba a tener su recompensa, en el minuto 26 de la primera parte, luego de un centro desde el costado oriental de la cancha, Davinson Monsalve pondría el 1-0 merecido hasta esa parte del partido, tan solo tuvo que empujarla para inflar las redes rivales. Ambos equipos tratarían de marcar en lo que restaba de esos 45 minutos, pero el marcador se mantendría intacto para cuando el árbitro Carlos Betancur decretaba el final de la primera mitad.

El segundo tiempo trajo un visitante más agresivo, que gracias a la inclusión de Cristian Restrepo en cancha, tomaría la iniciativa y lograría el empate en el minuto 58 al finalizar una magnífica jugada individual del actual goleador del equipo montañero, Hernán Hechalar. Y pocos minutos más tarde, en el minuto 78, Vladimir Marín decretaría el 2-1 definitivo con una jugada característica de su calidad, un verdadero golazo de tiro libre desde unos 35 metros de distancia. El local insistió en la parte final del encuentro, pero sus esfuerzos fueron inútiles y el DIM se quedó nuevamente con los tres puntos, alcanzando la quinta posición en la liga y desplazando al Tolima a la decimocuarta.

Con este resultado, el DIM alcanzó su segunda victoria en dos partidos como visitante, convirtiéndose en una visita indeseable.

Se repitió el marcador de aquél partido entre ambos conjuntos por el Grupo B de los cuadrangulares de la pasada Liga Postobón, cuando Medellín venció a Tolima 1-2, y curiosamente, también empezó perdiendo.

Para lamentar, el comportamiento de algunos mal llamados “hinchas del fútbol”, quienes quedaron frustrados por la derrota de su equipo y descargaron su ira contra el bus que transportaba a la delegación del Medellín hacía su hotel. Vladimir Marín, autor del gol de la victoria, resultó lesionado en la cabeza, ya que fue impactado por una piedra de gran tamaño. Se espera que la Dimayor se pronuncie al respecto y definitivamente, en este país pareciera muchas personas no saben diferenciar deporte y guerra.

VAVEL Logo