La suerte de los penales eliminó a Millonarios
Foto: Millonarios FC

La suerte de los penales eliminó a Millonarios

El equipo dirigido por Ricardo Lunari no tuvo puntería y  quedo afuera en la serie desde los doce pasos en un emotivo final campeonato.

ricardo-ruiz
Ricardo Fernandez Ruiz

Millonarios no pudo desplegar lo mejor de su fútbol en el Monumental de Palmaseca frente al Deportivo Cali, un 1-0 a favor de los locales al finalizar los 90 minutos asomo en el tablero electrónico que sentencio la definición desde los doce pasos para una serie en la que el embajador demostró las dos caras que tuvo durante todo el campeonato, un local intratable con el mayor porcentaje de puntos obtenidos en esta condición y un visitante irregular, desconocido y demasiado vulnerable.

El tramite del juego hasta el minuto 57 en el que entró Mayer Candelo por Federico Insúa, quien tuvo quizás su partido mas errático, equilibro un poco las cargas, teniendo en cuenta que hasta ese momento Cali con el acelerador a fondo ataco por todos los flancos a la visita, sacando como figura a Luis Delgado que se vistió de nuevo con el traje de  héroe, logrando evitar que la esperanza de la clasificación se cerrara mucho antes de lo pensado para Millonarios, con atajadas soberbias frente a los rápidos atacantes caleños.

Las lesiones que en este campeonato azotaron al campamento azul sin darle tregua,  tuvieron en la previa a Luis Mosquera como su nueva victima, teniendo Lunari que improvisar a Andrés Cadavid por la banda izquierda, un ensayo que supo aprovechar muy bien Fernando "El Pecoso" Castro a través de sus dirigidos,  proyectando el 90% de sus ataques por aquel costado, donde finalmente Cadavid cerró una noche para el olvido siendo expulsado.

En el medio campo Rafael Robayo y Fabián Vargas acusaron el peso de su veteranía tras una seguidilla de partidos trascendentales que hace mas de un mes no les dio respiro, viéndose claramente sobrepasados a nivel físico por los rivales, inclusive por momentos trotando la cancha, sin embargo el amor propio les valió poder defender las posibilidades de clasificación hasta el ultimo instante.

Adelante Fernando Uribe y Maximiliano Núñez hicieron lo que podían con los pocos balones que les llegaron, aislados para realizar las acostumbradas sociedades con Macalister Silva, la única opción que les quedo fue realizar la individual frente a los defensas, donde el Cali demostró su mayor falencia, siendo fácilmente vulnerado en las pocas ocasiones en que fue exigido, sin embargo contando con la suerte de salir sin goles en contra.

La silbatina del minuto 60 quedara para la historia, cuando el 10 azul, Candelo entró al campo de juego, con todo lo que significó jugar contra el equipo de sus amores, el popular Mayer en treinta minutos exhibió lo mejor no solo de su juego sino de su sacrificio, siendo tiempo suficiente para salvar a Millonarios de una catástrofe que parecía anunciada hasta ese instante.

Finalmente los penales, esos que le dieron a los embajadores la estrella 14, los mismos que hace un año lo eliminaron en Bogotá de otra semifinal, esta vez tampoco pudieron ser la puerta de entrada para una nueva definición de titulo, donde el arquero de los azucareros, Ernesto Hernández le tapó el ultimo penal a un Delgado que talvez puede ser el único jugador de todo el plantel al cual ese fallo no le generara reproches, no solo por la historia que trae consigo en la institución sino porque precisamente si se llego a la serie definitoria en el partido fue gracias a sus guantes que detuvieron opciones que parecían goles cantados para el rival.

Se le acabó el campeonato a Millonarios, un campeonato atípico, intenso, donde los picos de rendimiento hicieron que muchos creyeran afuera de la pelea al equipo azul a mitad del todos contra todos, pero que con una remontada espectacular hizo creer a propios y extraños en que la mística del equipo le alcanzaría para levantar una estrella mas.

Quedan aspectos para reflexionar, como las lesiones de Jhonathan Agudelo y Deiver Machado, las cuales parecían ser leves en un principio, resultaron ser tanto definitivas como definitorias, sin tener claridad alguna por parte de dirigentes ni cuerpo técnico de su real condición. Jugadores lesionados en entrenamientos o jugadas aisladas durante todo el campeonato, debilito en gran medida las ilusiones de titulo, sembrando dudas de principio a fin sobre la capacidad del preparador físico Emanuel Lillini.

Ricardo Lunari alcanzó a salvar la chapa de referente que ostentó tras su paso como jugador de la institución, con una carga motivacional sobre los jugadores que le ayudó a superar las falencias técnicas que se percibieron hasta el ultimo momento y Millonarios hizo de nuevo soñar a sus hinchas con un nuevo titulo, dejando un primer semestre de la Liga Águila 2015 imborrable para la memoria azul.

Foto: Millonarios FC
VAVEL Logo