Una más, Pekerman

Una más, Pekerman

Opinión. Tras quedar a las puertas de las semifinales en el pasado mundial de Brasil, Pekerman se ve ante un nuevo reto: alzar un trofeo con una selección de mayores.

danieldominguez
Daniel Domínguez Vivi

Cuando finalizó la Copa del Mundo Brasil 2014 para Colombia, el pueblo cafetero quedó sumido en una tristeza total por la forma en que nuestros guerreros habían quedado eliminados. Pero rápidamente una preocupación más invadió la mente de los colombianos: la renovación o no del mayor responsable de este magnífico presente futbolístico, José Nestor Pekerman, aquel hombre que hizo todo esto posible. 

Cuando a James Rodríguez le entregaron su Botín de Oro por los seis goles del mundial que lo convirtieron en goleador del certamen, le preguntaron acerca del futuro de la Selección y de Pekerman, y el '10' respondió de manera contundente "José no se puede ir. Lo necesitamos y toda Colombia lo sabe. Con él hemos conseguido lo que cualquier colombiano ha soñado: triunfos y satisfacciones". 

No he leído ni escuchado jamás a alguien hablando mal del estratega argentino. Incluso Julio Grondona, presidente de la AFA, terminó pidiéndole que se quedara luego de haberlo criticado por no poner a un chico de 19 años, Lionel Messi, contra Alemania en la Copa del Mundo celebrada en Alemania, cuando Argetina iba ganando en los últimos minutos 1-0 y Pekerman decidió meter a Julio Cruz, que medía 1.90 metros, para contener las embestidas germanas e intentar cerrar el partido en vez de dar entrada al diamante en bruto del FC Barcelona. 

El técnico de la Selección Colombia es un hombre sereno, de suprema humildad y respeto, aquellos cercanos a él jamás lo han visto bravo. Es difícil entender cómo, pero por medio del respeto, la tranquilidad y la humildad, Pekerman logra que sus jugadores le hagan caso, sin necesidad de medir quién grita más fuerte o quién sabe más groserías. 

Fue José quien trajo la tranquilidad y la paz a las selecciones juveniles de Argentina, que antes de la era Pekerman no utilizaban la gambeta y el juego fino que siempre ha caracterizado a la Argentina, sino que se descantaban por las patadas y las entradas por detrás. Los jovenes argentinos eran un caos, la imagen de Argentina comenzaba a deteriorarse, y Maradona alzando la Copa de Mundo no parecía suficiente, hasta que llegó el exjugador del Deportivo Independiente Medellín. Aquel hombre menudo, de suave voz y compostura impecable, llegaba a la Argentina Sub-20 a dejar una huella, a imponer respeto y humildad ante todo, y así fue. Pekerman levantó 3 Campeonatos Mundiales sub-20, 2 Sudamericanos sub-20 y 1 Torneo Esperanzas de Toulón sub-21. 

Y fue ese respeto y esa humildad la que le regaló a Colombia. Desde el día uno el técnico de la Selección impuso sus condiciones y hasta el día de hoy han sido respetadas. Los secretos no se saben, porque todo el cuerpo técnico y el equipo es un cerrojo a la hora de ser preguntados por la mínima cuestión. Con él al mando se firma un acuerdo de silencio ante los medios y no por el bien del 'profe', sino por el del equipo. 

También es obligatorio resaltar la capacidad de preveer todo lo que posiblemente sucederá, es un don que tiene él. Cuando la Selección Colombia fue a Argentina por las eliminatorias al Mundial del 2014, Pekerman rechazó los servicios de transporte y seguridad que la AFA le había proporcionado a la FCF para el encuentro contra la selección dirigida en ese entonces por Sabella. José sabía que el motivo de esos servicios era mas una cuestión de espionaje. También llevó preparados unos abogados en caso de que atacaran al delantero Teófilo Gutiérrez con los asuntos legales que lo acorralaban por ese entonces, y así fue, abogados argentinos se avalanzaron sobre el jugador con el ánimo de desestabilizar al equipo, pero Pekerman ya lo tenía todo controlado.

O en aquellas convocatorias donde sorprendió con jugadores jóvenes, que muy pocos conocían, y hoy son muy importantes en el equipo; a vez que apoyó a James, yendo a Mónaco cuando fue suplente por decisión técnica de Ranieri; cuando aconsejó a Radamel Falcao de ir al club del principado en la temporada antes del Mndial para tener un poco mas de descanso y menos carga, teniendo en cuenta las duras temporadas que venía teniendo. Otra cosa es un hecho incontrolable en un partido, cuando Soner Ertek se tiró de manera imprudente al suelo. Pero así es el fútbol.

Pekerman está ante una de las mejores oportunidades de su vida, ganar un título con una selección absoluta. Colombia parte entre los favoritos junto con Chile, Argentina, Brasil y Uruguay. Esta es quizás la Copa América más reñida que alguien recuerde, y Colombia tiene una camada de jugadores fenomenal, la generación dorada del fútbol colombiano. Un reto más para el DT argentino que quiere darle una alegría enorme a este hermoso país. 

VAVEL Logo