La revancha del 'Tigre'
Radamel Falcao García espera 'rugir' como nunca en Chile.

Hoy, 14 de junio, la Selección Colombia de mayores debutará en la Copa América de Chile enfrentando al combinado de Venezuela en el estadio El Teniente de la ciudad de Rancagua, disparando de esta manera la ilusión de todo un país que se encuentra expectante ante el papel que pueda realizar el equipo en el país austral, y a la vez que se debuta en Chile, se estará conmemorando un año exacto de uno de los días más felices vividos por los aficionados de la tricolor en las últimas décadas.

Y es que hace un año exacto, el 14 de junio de 2014 el equipo comandado por José Pékerman goleó 3-0 a su similar de Grecia en su debut en el Mundial de Brasil, lo que marcó un día completamente inolvidable para todos en el país, que vimos en su gran mayoría a través del televisor, cómo la selección volvía de la mejor forma posible a un Mundial tras ausentarse 16 años del mismo. Ese día mientras James Rodríguez, Teófilo Gutiérrez, Juan Guillermo Cuadrado y compañía brillaban sobre el césped del estadio Mineirao, uno de los emblemas del equipo los observaba desde las tribunas del mismo. Ese jugador insignia que vio todo desde las gradas del estadio como un espectador más, era Radamel Falcao García.

Allí estaba Falcao, mostrando entereza y gallardía en las tribunas del estadio de la ciudad de Belo Horizonte, mientras veía como sus compañeros cumplían el sueño que él no pudo debido a una lesión de ligamentos: el jugar un Mundial de mayores con la selección de Colombia. Aquella lesión sufrida menos de cinco meses antes de ese partido (exactamente el 22 de enero de 2014) tuvo en vilo a todos los aficionados del país en la previa del Mundial, pero de nada valió todo el empeño que él puso en su recuperación ni toda la energía positiva que envió cada colombiano desde la distancia. El tiempo no alcanzó y Radamel no pudo jugar el certamen.

Ahora, un año después, él tiene la posibilidad de revancha, aunque en condiciones totalmente distintas, ya que tras recuperarse de la lesión fue fichado por el Manchester United de Inglaterra en donde tuvo una temporada muy difícil y absolutamente discreta (solo convirtió cuatro goles como red devil) lo que llenó de dudas a buena parte de quienes imploraban por su recuperación 365 días atrás (bien es sabido que los aficionados el fútbol sufren problemas de memoria) y hoy muchos discuten su presencia en el combinado titular dirigido por José Pékerman.

Es sabido que en el fútbol no se vive de la historia, sino del presente por más importante que sea esta primera, y que esta misma historia jamás se puede dejar de lado a la hora de hablar de algunos equipos o jugadores referentes. Ese es justamente el caso de Radamel Falcao García, quien tiene la posibilidad de tener una revancha con el fútbol y consigo mismo en el que es quizá, el momento más complejo de su ya extensa carrera deportiva.

La Copa América ha llegado para el delantero samario tras la temporada en la que menos goles ha hecho en toda su trayectoria, pero a la vez en el momento en que se la ha dado el rol de asumir la capitanía de la selección con todo lo que ello conlleva.

Esa tarea, la de ser el capitán es un premio más que merecido para Falcao, quien con el paso de los años se ha convertido en líder de la selección al interior del terreno de juego y recibe ahora este espaldarazo de José Pékerman, quien desde su llegada a la selección en 2012 ha respaldado en todo momento al Tigre y es que, de hecho, con él es que ha asumido un rol preponderante en el combinado patrio, no como con los anteriores DT's de la tricolor con quienes Radamel pasaba casi de incógnito por el terreno de juego.

Y justo Pékerman le da un nuevo voto de confianza dándole la titularidad de la selección pese al buen momento de forma por el que pasan los demás delanteros de la tricolor, muchos lo toman como un menosprecio a Bacca, Jackson y Muriel, pero más que esto, es una retribución a un tipo que con sus goles a puesto a gozar a todo un país en otras épocas y no en vano, es en la actualidad el máximo goleador de la selección en toda la historia, este dato no menor respalda a Falcao para seguir entre los once iniciales de la selección Colombia.

Hoy día, Radamel no solo lleva la nueve en la espalda, sino el brazalete de capitán en su brazo y seguramente el sabrá la responsabilidad que tiene con sus compañeros, con el país y consigo mismo, ya que tras una temporada casi en blanco, él querrá volver a su naturalidad, que es la de perforar redes rivales y gritar gol.

Esta responsabilidad no es menor y seguramente Falcao la sabrá afrontar de la mejor forma, la Copa América llega en un momento en el que la afición espera de él y seguramente el mismo Falcao espera muchas cosas de si. Esperamos todos que llegue en plenitud de forma al torneo continental y sea el feroz goleador que todos conocen y se espera vuelva a ser.

Hace un año exacto, Falcao era espectador de lujo en el inicio de la campaña más brillante de una Selección Colombia en un Mundial de mayores. Hoy, 365 días después, tiene posibilidad de tener revancha con el destino e incluso con él mismo en la Copa América de Chile. Ante Venezuela, esperamos todos guiados por sus goles espere el camino que lleve al país a probar la gloria continental tras 14 años de sequía. 

VAVEL Logo