Ángel
Foto: Press Red Bull

Ángel

Jhonathan Flórez: "Un segundo en el aire, es una eternidad en la vida"

pinedakaroll
Karoll Pineda

Jhonathan Flórez realizó su último vuelo como mortal el pasado viernes, en Engelberg, Suiza. Con un traje nuevo y un par de amigos, se lanzaron a sobrevolar un montaña nueva y jamás experimentada por acróbatas. Mala suerte. Flórez en una curva, chocó contra la montaña. Sus compañeros, tras horas de búsqueda, lo hallaron sin vida. "Murió feliz y haciendo lo que más le apasionaba", declaró en su hermana, dramáticamente en una declaración. 

Jhonathan se lanzó en caída libre, por primera vez, a los 13 años junto a los lanceros del Ejercito Colombiano. En un tándem, el chico experimentó el salto desde un avión. Su vida, desde entonces, no volvió a ser igual. Se convirtió en su pasatiempo y luego se transformó en una profesión, a los 19 años, cuando decidió tocar puertas para encontrar patrocinios. 

Más de lo mismo: puertas cerradas y el sueño casi polvorizado. Esto llevó a Flórez a sacar su bolsillo el dinero para prepararse. El curso en paracaídas costaba 1.500 dólares y el costo para alquilar un avión y lanzarse, era de 25 dólares. Sumando, además, el traje especial que equivalía al coste del curso en paracaídas. 

Cifras astronómicas para cumplir un sueño. Coldeportes apostó y ganó. La marca del énte deportivo nacional se plasmó en el traje con alas de uno de los mejores especialistas de esta disciplina en el mundo. 

Foto: Press Red Bull

El 21 de abril de 2012, pagó todos los esfuerzos para lograr su sueño. Batió cuatro records Guinness en un salto en vuelo en traje con alas. Flórez saltó desde 37.265 pies de altura a 45° bajo cero, con un tanque de oxigeno, saliendo de un avión crucero. El registro de la mayor distancia recorrida en caída libre (17,52 km), la mayor distancia en traje de alas (16,31 km), la mayor cantidad de tiempo en caída libre (9 minutos y 6 segundos) y la mayor altitud en salto con traje de alas (37.265 pies). Histórico. Jhonathan, ya era eterno. 

Foto: Coldeportes

La divinidad la alcanzó en 2013. Ingresó al grupo selecto de acróbatas de Red Bull, sobrevoló las líneas de Nazca, en Perú, siendo el primero en hacerlo. Superó el Cristo Corcovado de Rio de Janeiro, pasó por el Cerro Monserrate en Bogotá y superó el desierto de La Guajira. En octubre de ese año, se coronó campeón mundial de basejumping y se convirtió en el hombre más rápido del mundo en un traje con alas. Jhonathan, contenía, desde entonces, la esencia natural de los dioses. 

Sin embargo, no alcanzó la suprema esencia para ser Dios. Jhonathan Flórez dejó un legado imperecedero en la historia de los deportes extremos en Colombia. A la altura de la élite mundial y de lo que la exponencia de la disciplina exige. Ahora se convierte en un ángel que volará eternamente, con alas naturales, en su lugar favorito: el cielo

VAVEL Logo