Leones venció a Llaneros y el 'rugir' se sintió en el golfo deUrabá
Foto: Gazzetta Deportiva de Urabá

Un sol caribeño, adornado de una que otra leve brisa marina, fue la antesala del encuentro entre Leones FC y Llaneros de Villavicencio, compromiso que desde el pitazo inicial en esta fecha 26 del Torneo Águila, entregó a la retina de los aficionado un cuadro visitante con el libreto establecido de querer ahogar a Leones desde la salida y propinar los errores que le hicieran sencillo abrir el marcador en el arco sur de Jhon Figueroa.

El trabajo de recuperación de Sierra y las sociedades creadas por los pequeños de estatura, pero grandes en su juego,  Enrique Soto y Manuel González, llave de oro que puso en aprietos a Leones, pero que careció de una puntada final por parte de su delantero Mario Álvarez.

Común es que Leones le entreguen la iniciativa al visitante en los primeros minutos de juego en su feudo y con el paso de los minutos sea el dueño y amo de las iniciativas, fue así también en este compromiso, el cual trajo muchas novedades desde el vamos, la inclusión en la zona de creación de Alex Escobar, una novedad importante, jugador que flotó en la derecha e izquierda, siendo el socio de todos, errático en los primeros minutos, pero asentado y comprometido con el paso del tiempo en esa primera parte, incluso comprometido en los complementos para Suescún y Bismar Córdoba, en sus pies nació un pase a Sánchez, quien ganó la raya centrando al arco norte que defendía el arquero llanero, Patiño, pero que no pudo ser concluida por los delanteros de Leones.

La polémica se desató en los aficionados luego que el delantero Castañeda ganara la posición a los defensas de Llaneros y enfrentara a Patiño, dejara al guardavallas a un costado y este no tuviera otra que derribar al goleador de Leones, el árbitro Manjarrés, dio una injustificada norma de ventaja cuando el balón cayo en los pies de Suescún pero incómodo para definir, con esta jugada que merecía la amonestación para el golero visitante terminó la primera etapa.

La segunda etapa mostró a Leones con la auténtica realidad de inclinar la cancha a su favor, al minuto de juego ya Cristian Cassiani incomodaba a la defensa visitante con sus desbordes, la primera llegó con un centro de Suescún a cobro de una falta en corto, que no pudo empalmar bien David Castañeda.

Los cambios del profesor Hernández hicieron su efecto y poco a poco los felinos de Urabá, empezaron a encontrar espacios, llegaba con más frecuencia y Patiño vivía zozobras con mayor regularidad; Llaneros empezó a sentir el cansancio de las 24 horas en carretera y los marcajes no eran efectivos para neutralizar la embestida de los locales.

Un pelotazo de Moya en parte posterior fue peleado por Suescún en el borde del área, generando una falta peligrosa, que luego de un cónclave de zurdos, tomó Diego Sánchez, este aprovechando la distracción de tres compañeros en la barrera llanera, castigo con pierna zurda y puso a besar el balón con la red para dejar el uno por cero que liquido el compromiso a los 20 minutos de juego.

Leones tuvo dos claras más, la de mayor peligro por intermedio de su goleador David Castañeda que no empalmó bien el balón y llegar a su décimo grito de gol en el torneo.

Victoria de Leones que lo arrima a los 44 puntos y son un aliciente para su enfrentamiento ante Real Cartagena en la fecha 27. Para Llaneros una derrota que los aleja más del grupo de los ocho, anclándolos con 29 unidades, a la espera de recibir en el Macal el próximo fin de semana a Deportes Quindío.

Regresaron las sonrisas al J.J Tréllez, Leones las dibujo con un trabajado triunfo ante Llaneros FC. 

VAVEL Logo