Intermitente y con pocas ideas
Foto: Fabián Hernández - Vanguardia Liberal

Luego de la aceptable presentación en la fecha pasada ante Cortuluá, Atlético Bucaramanga llegaba a este partido con la firme intención de ganar para salir de la zona del descenso y terminar con pundonor este semestre, pues los resultados a lo largo del certamen no han sido los mejores y el juego en la cacha tampoco.

Tres puntos con más dudas que aciertos

Desde que Stalin Motta marcó el gol de la victoria parcial de su equipo, Atlético Bucaramanga quiso empatar el compromiso y lo consiguió, dos minutos después de que hubieran vulnerado su portería.

Con el paso de los minutos se volvió a ver lo mismo de otros partidos, un equipo carente de ideas y aunque Marcos Aguirre fue el principal elegido para esa labor, le faltó ser más persistente, para llevar a su equipo a la ofensiva; la zona de volantes de recuperación le dio muchas ventajas al rival, por momentos le cedió espacios y le faltó presión para recuperar el esférico.

Eso sí, hay que destacarlo, cuando los jugadores del equipo bumangués intentaron ser colectivos, lo consiguieron, y en más de una ocasión con sus ataques preocuparon a los rivales, como en las jugadas de los dos goles que hizo el uruguayo Guevgeozián, no obstante, les faltó ser más constantes en la idea de crear jugadas en el área rival.

Foto: Fabián Hernández - Vanguardia Liberal
Foto: Fabián Hernández - Vanguardia Liberal

Así mismo, Jhon Pérez intentó ser el socio ideal de Marcos Aguirre en ataque y aunque por momentos se juntaron y fue así, quedó en evidencia que está regresando de la lesión que lo mantuvo distanciado de las canchas, por ende le faltan más minutos para retomar el nivel que ya se le conoce. 

Por otra parte, las malas entregas del balón fue una de las principales situaciones que se presentó a lo largo del compromiso, pues en más de una ocasión, los jugadores del ‘leopardo’ erraron en esa tarea, lo que por momentos fue aprovechado por el onceno bogotano en la generación de jugadas ofensivas.

En el tema de la defensa, los jugadores 'auriverdes' volvieron a mostrar descordinaciones, mala posición en la cancha y falta de firmeza y seguridad para hacer los cierres, lo anterior quedó en evidencia porque en más de una ocasión un sólo jugador complicó a dos defensores. 

Para concluir, el equipo búcaro sigue siendo de momentos o mejor dicho de chispazos, porque cuando quiso atacar a La Equidad, lo logró, pero le costó mantener ese ritmo, pues pasan minutos en los que no crea peligro en el área rival y le cuesta volver a crear jugdas ofensivas. 

VAVEL Logo