27 años de gloria continental
Atlético Nacional logró la Copa Libertadores en medio de adversidades, el esquivo trofeo se quedaría en Colombia por primera vez en su historia. | Foto: El Tiempo

El logro más importante en la historia de Atlético Nacional se consumó un 31 de mayo de 1989. La preciada Copa Libertadores, pretendida por los mejores equipos del continente y que hasta entonces no la había logrado un equipo colombiano, llegó de la mano de René Higuita, los pies de Leonel Álvarez y la entrega de Albeiro "el palomo" Usuriaga, tras remontar un 2-0 ante Olimpia de Paraguay.

El camino a la cima de América fue complicada de principio a fin. Nacional obtuvo su participación en esta competición al ser subcampeón colombiano de 1988. La trigésima edición de la Copa Libertadores reunió los 21 mejores equipos de los 10 países afiliados a la CONMEBOL. En aquel entonces, los grupos eran integrados por cuatro equipos de dos países. Al conjunto 'verdolaga' le tocó el grupo tres; con Millonarios de Bogotá, Emelec y Deportivo Quito.

Tras seis encuentros, Nacional finalizó segundo en su grupo con siete puntos, producto de dos partidos ganados, tres empates y una derrota. En octavos de final, Racing Club de Argentina era el rival a vencer, en la ida disputada en Medellín un 2-0 le daba la ventaja en la serie a los colombianos. La vuelta en el estadio Juan Domingo Perón, terminó con derrota por 2-1. Sin embargo, los dirigidos por Francisco Maturana avanzaron por diferencia de goles a los cuartos de final para luego verse las caras con un viejo conocido; Millonarios.

Tres derrotas, cinco empates y seis victorias el balance de Nacional en la Copa Libertadores 1989

En esta instancia partía con el favoritismo el cuadro 'albiazul', debido a que ya había enfrentado al equipo 'paisa' en fase de grupos, donde una victoria y un empate inclinaban la balanza para los 'embajadores'.

Contra todo pronóstico, Nacional ganó en la ida 1-0. Para el juego de vuelta disputado en el estadio El Campín, un empate 1-1 selló el paso a las semifinales. En esta instancia enfrentó a Danubio de Uruguay, en la ida celebrada en tierras 'charrúas', un empate sin goles dejaban las emociones para la ciudad de Medellín, donde en medio de un gran ambiente y con una destacada labor de Usuriaga, un contundente 6-0 liquidó la serie y el pase a la gran final.

Olimpia de Paraguay venía de librarse de grandes equipos como Boca Juniors e Internacional de Porto Alegre, llegaba a la final de la Copa como el favorito a ganarla por segunda vez, luego de conseguirla diez años atrás, era el torneo perfecto para conmemorar su primera hazaña. La ida en el estadio Defensores del Chaco dejó un triunfo por 2-0 en favor del cuadro 'guaraní'. Para el juego de vuelta y por problemas de capacidad en el estadio de Medellín, la opción para jugarse este partido era Barranquilla o Bogotá. Por cercanía a la capital antioqueña, la final se trasladó a la capital colombiana.

Albeiro Usuriaga puso el 2-0 que forzaba los penales. | Foto: El Tiempo
Albeiro Usuriaga puso el 2-0 que forzaba los penales. | Foto: El Tiempo

Como en aquella semifinal, Usuriaga se vistió de héroe marcando el 2-0 que prolongaba el sueño de conquistar la Copa. Los penales fueron una agonía, René tapaba y los demás malograban, la tanda llegó a ocho series con el marcador empatado 4-4. El noveno cobro para los antioqueños lo efectuaba Leonel Álvarez quien marcó de forma magistral. Llegaba la alegría, la gloria, el sabor del triunfo.

Alexis García levantó la anhelada Copa. | Foto: El Tiempo
Alexis García levantó la anhelada Copa. | Foto: El Tiempo

Nacional se metía en el olímpo de los clubes de América, Colombia sería el nuevo hogar de la anhelada Copa Libertadores y de que manera, una nómina de jugadores netamente colombianos, la base para las futuras selecciones que terminarían con una sequía en participaciones de los Mundiales, el estilo que impuso Maturana, un alumno aventajado de Osvaldo Zubeldía. Como dijo el paisita en su narración "la copa está aquí, la copa llegó" y en la memoria de los 'verdolagas' una de sus páginas doradas se escribió esa noche fría del 31 de mayo de 1989.

Para terminar esta nota, les dejamos el compacto de la final narrado por el Campeón Edgar Perea (q.e.p.d.), hecho por PubliSport

VAVEL Logo