Ricardo Lunari: "Millonarios ya llega a los 70 años, está mayorcito pero cada vez mejor"
Foto: Vavel

El entrenador argentino, Ricardo Lunari nació en San José de la Esquina, Santa Fe, Argentina, ha atendido en exclusiva a VAVEL para contarnos de su trayectoria en el fútbol, como jugador y entrenador, y de su pasión por Millonarios.

Lunari, como futbolista, jugó 12 equipos y ha sido entrenador de 5 clubes. Lunari debutó como futbolista en Newel’s de Marcelo Bielsa en 1991 y llegó a Millonarios en 1996, a partir de ese momento se metió en el corazón de los hinchas ‘azules’ y en la historia de ese club que celebra sus 70 años.

Se dice que Ricardo Lunari, como cualquier argentino es muy apasionado del fútbol, ¿Cómo nace esta pasión?

Bueno, esto nace hace unos  40 años. Yo creo que el primer regalo que recibí en navidad fue una pelota y hubo un amor a primera vistaa partir de ahí no nos separamos nunca más, fue mi primer juguete, el juguete más lindo, fue lo que me hizo empezar a amar el fútbol sin saber que era el fútbol, simplemente jugábamos a la pelota, no había reglas no había nada, solo era patear con mis amigos todo el día. A partir de los 8 años, hicieron una escuela de fútbol en mi pueblo, y ya era algo más organizado. Pero siempre jugando por pasión y diversión, hasta que con el tiempo, el fútbol  se convirtió en mi profesión y en la herramienta que tuve para hacer toda mi vida alrededor del fútbol.

¿Ricardo Lunari, cómo llega a Newell`s Old Boys?

Jugaba en el equipo de mi pueblo e hice todas las divisiones menores y cuando tenía 15 años debuté en primera división en la liga local (Interprovincial de fútbol), ahí me vieron unas personas que tenían que ver con Newell`s y se lo comentaron a Marcelo Bielsa, así que, nos encontramos en un partido en el que el (Bielsa), estaba dirigiendo a las divisiones menores de Newell`s y yo defendiendo mi club, y bueno, ganamos 3  a 0 y yo hice los 3 goles. A partir de ahí a los 3 meses, me invitaron a participar en una prueba y quedé. Ya en el año de 1986, con 16 años quedé en las divisiones menores de Newell`s.

¿El momento que más recuerda como futbolista?

Yo creo que en cada club uno tiene momentos inolvidableslo más fuerte fue mi debut en Newell's Old Boys que tenía un equipazo con todos mis amigos de inferiores, y ya en 1991 fuimos campeones en Argentina, incluso en 1992 perdimos la final de la Copa Libertadores con Sao Paulo por penales. Sencillamente esa primera etapa en Newell's fue inolvidable. De News me fui muy joven, con 22 años y pensé que algún día iba a volver, no pude volver como jugador, pero después tuve la suerte de entrenar al primer equipo de Newell`s

Así como existen momentos felices, ¿Cuál es ese momento que no desearía haber vivido en el fútbol?

En el fútbol, son más las malas que las buenas, porque es muy difícil salir campeón todos los años entonces esos años que no se puede salir campeón, que no se logran los objetivos se recuerdan con dolor, por eso yo me acuerdo de los mejores momentos, de los momentos más lindos que es salir campeón. Pero, estando en la Católica éramos cinco extranjeros y el técnico tuvo que optar por que uno de nosotros saliera y bueno, me eligió a mí, lamentablemente, y bueno tuve que ir al Puebla de México en el año 1995, y bueno gracias a esa decisión me tuve que ir y como en el puebla de México no me pagaban, tuve la posibilidad de ir 6 meses a préstamo y apareció Millonarios en mi carrera y en mi vida.

Bueno, ya que toca el tema de Millonarios, en 1996, en tan poco tiempo, ¿Cómo logra tanta afinidad con el equipo?

Fue algo raro, llegar, jugar, las cosas salieron bien desde un principio y afortunadamente la gente de Millonarios se sintió muy identificada conmigo desde un primer momento y yo me sentí respaldado, cuando uno puede encontrar triunfos y goles es más fácil llegarle al hincha, gracias a Dios le ganamos un par de partidos a Nacional (4 consecutivos) y esto hizo que la imagen de este equipo quedara prendida del hincha.

¿Qué destaca de la hinchada de Millonarios?

La pasión que tiene es increíbleen el 96 fue muy poco tiempo que pude estar y la sentí en carne propia. Una hinchada que nos acompañó a todos los lugares en Colombia, el equipo estuvo a muy poco de ser campeón, entonces la hinchada muy enfervorizada, y bueno por cuestiones del campeonato el Cali nos cogió una bonificación de medio punto y bueno ahí comencé a conocer la pasión del hincha de Millonarios, y bueno con el tiempo, cuando me tocó entrenar a Millonarios me di cuenta que la pasión es cada vez mayor. Es increíble la pasión y garra que le coloca el hincha de Millonarios yendo al Campin en cada partido y acompañando al equipo por todo el país.

¿Cómo fue vivir esas dos etapas, como jugador de Millonarios y técnico?

Como jugador fue todo lindo, la verdad que vivimos momentos hermosos,  jugamos buenos partidos, fue una buena campaña y lamentablemente no se dio el tema campeonato, lo único feo de esa parte fue la imposibilidad de seguir en Millonarios porque la Católica me impidió quedarme y me amargó un ‘poquito’, no estoy renegando de la Católica que es un club que quiero muchísimo, pero en ese momento estaba tan bien en Colombia y me hubiera gustado quedarme otro año más en Millonarios, me fui de Millonarios pensando que algún día iba a volver como jugador, pero la vida da vueltas y llegué como entrenador que tuvo momentos lindos y feos como tiene esta profesión, pero el haber llegado a una semifinal con Millonarios, haber perdido con el Cali por penales en Cali me hizo sentir también, por momentos muy feliz, sinceramente los últimos partidos del campeonato cuando teníamos  por delante 3 partidos tremendos con los dos equipos de Medellín y el último, jugarnos la clasificación contra Santa Fe en el Campín siendo visitantes y sacar adelante esa clasificación, son momentos inolvidables para mi carrera, el hecho de haberle ganado a Santa Fe 3 a 1 con el Campín en un 80% con gente de Santa Fe, y ese pequeño puñado de hinchas de Millonarios que se sentían como si fueran el 80%, de verdad se sintió que nos apoyaron mucho, pero haberle ganado a Santa Fe, eliminarlo del campeonato y clasificar nosotros dentro de los ocho, es una fecha inolvidable para mí.

¿Desearía algún día volver a Millonarios?

Si, seguro, algún día voy a volverlamentablemente siento que no tuve el apoyo suficiente y no me refiero al momento en el que el club decidió terminar con mis servicios, sino, al momento de la semifinales por penales, ese equipo se vio bajado en cuanto a su calidad, se vendió a Román Torres y Fernando Uribe que eran jugadores fundamentales en el plantel, igual, teníamos jugadores muy interesantes para hacer un gran papel, pero Millonarios no se reforzó con jugadores de la suficiente jerarquía de los jugadores que se fueron, en ese momento yo creía que necesitaba el apoyo del club, mucha gente se enojó conmigo porque yo no exigía, pero yo no manejaba la contabilidad ni la tesorería, si me hubieran traído los refuerzos que yo quería, yo jamás hubiera renunciado a dirigir a Millonarios porque es un club que adoro con el alma.

¿De qué manera controlar los impulsos como hincha de Millonarios, siendo un director técnico?

Uno trata de controlarlo, por supuesto que a veces se logra y a veces noen la parte final del campeonato de 2015 se me fueron de las manos varias veces, confundía el ser hincha con entrenador, en el tercer gol que hizo Rafa Robayo ante el Medellín que garantizaba el triunfo al último minuto me confundí y me metí a la cancha como un hincha más, vi a `rafa` y solo quería abrazarlo como uno más de la barra y bueno después cuando le ganamos a Santa fe y `Rafa’ también hizo gol sobre la hora, ahí también no aguante mas, no entré a la cancha para que no me suspendieran, pero si por fuera de la cancha lo disfruté como un hincha más, son cosas que a veces uno no puede controlar, es muy difícil separar al hincha del entrenador y sobre todo cuando es un club como Millonarios que quiero tanto. También me pasó en Newell's Old Boys y seguramente me irá a pasar en todos los clubes donde jugué.

¿Qué es lo que más extraña de Colombia?

Millonarios, para mí siempre fue un orgullo decir que yo era el entrenador de Millonarioses un cargo que se harían miles y miles de personas, y bueno, tuve la suerte de dirigirlo un año, la suerte de vivir en una ciudad que me gusta mucho, hermosísima, y sentir el cariño de la gente, porque la gente más allá de los resultados del fútbol siempre me han manifestado un gran cariño, un gran afecto, por supuesto que si hubiera sido campeón sería mucho mayor, pero creo que la gente sabe el cariño y amor que siento por Millonarios y que hice todo lo posible por qué Millonarios saliera campeón, ojalá en algún momento pueda volver y terminar este trabajo, para mi seria inolvidable.

¿Qué se lleva del año como entrenador en Colombia que pueda aportarle al fútbol argentino?

En el fútbol argentino se está priorizando mucho el pensar en el arco propio más que en arco rival, para mí el fútbol no es el que yo prefiera, ni el que yo elijo, se me criticó mucho por pensar en el arco de al frente y descuidarme en el arco propio, quizás pueda ser y esa es una enseñanza que me llevo del fútbol colombiano, no solo pensar en el arco rival, sino, en el arco propio. Siempre que dirija un equipo, buscaré que mi equipo sea el protagonista y busque el arco rival, se debe priorizar el fútbol ofensivo que es el que me gusta a mí, con el que me siento identificado y bueno si me toca en alguna otra oportunidad dirigir a Millonarios, seré un poco más equilibrado, pero estoy convencido que el camino que escogí es el que me gusta , el que siento, el que aprendí de los años que me tocó trabajar con Bielsa y con la escuela de Newell's, que hay que pensar en ganar jugando bien, que uno puede ganar de diferentes maneras, pero si uno juega bien al fútbol y trata bien al balón, seguramente tendrá muchas más chances de ganar que de perder, y en el caso de ganar uno siente la satisfacción de haber ido por las ideas que uno tiene, no renunciar nunca a una idea de futbol y bueno si me toca perder, perder con mis convicciones y seguir pensando que mi equipo puede ser superior y puede marcar más goles que el equipo rival, por eso nunca me molestó ganar 4 a 3, 5 a 4, 3 a 2, no importa, no importa cuántos goles haga el equipo rival siempre y cuando nosotros hagamos un gol más.

¿Cuáles son las próximas metas que tiene Ricardo Lunari como director técnico?

Bueno, ahora quiero dirigir en el fútbol argentino, me tocó dirigir interinamente a Newell's por siete partidos y bueno me gustó muchísimo, lastimosamente no estuve mucho tiempo, pero dirigí en un fútbol que está muy competitivo, es un lindo lugar, quiero trabajar acá, tengo muchas ganas, ya se han dado varias ofertas de países de Sudamérica, pero por razones no se ha podido cerrar un contrato con algún club, pero seguimos trabajando para dirigir cualquier club y sé que pronto estaré dirigiendo para lograr títulos que a un técnico le da más jerarquía y seguir preparándome para estar más completo y me toque esa revancha que se que algún día voy a tener en Colombia y poder aprovecharla de la mejor manera.

¿Un país aparte de Argentina y Colombia, en el que le gustaría dirigir?

Lo que pasa, fue que yo jugué mucho tiempo en la Católica de Chile y bueno yo siempre lo dije, Newell`s, la Católica y Millonarios, son los clubes en los que siento más pasión, en los que estuve, en la que lo pasé más bien, así que me falta Chile, y sé que debo demostrar que puedo ser entrenador de la Católica, pero igual no tenemos problema, sabemos que podemos trabajar en cualquier país de Sudamérica y por qué no, en un futuro empezar a trabajar para dirigir en Europa, vamos a ver, vamos paso a paso, estamos preparándonos, vemos mucho fútbol, gracias  a Dios en este momento estamos con la Copa América Centenario, la Eurocopa y eso nos hace estar pendiente de los últimos adelantos del fútbol a nivel mundial. Ojala que estemos trabajando pronto y aplicando esto que aprendemos día a día.

Para finalizar, profesor Lunari, Millonarios celebra los 70 años…

Voy a aprovechar este momento para saludar a Millonarios, que está cumpliendo 70 años, me tocó jugar en el año 1996 en Millonarios, fue el equipo de los 50 años, estuvimos cerca de ganar el campeonato pero siempre recordamos que éramos el equipo de los 50 años, y bueno Millonarios ya llega a los 70 años, está mayorcito pero cada vez mejor, gozando de muy buena salud y que lindo que cada vez hayan más hinchas. Quiero aprovechar para mandarle un saludo muy grande para toda la hinchada, para todos los jugadores, para el cuerpo técnico, para los directivos y para todo aquel que sienta algo por Millonarios, un muy feliz cumpleaños para el equipo ‘embajador’ y ojala que festejemos los 80, los 90, los 100, hasta que la edad nos permita seguir festejando, sabiendo que somos simpatizantes del equipo más grande de Colombia, el equipo que le ha dado quizá las mejores satisfacciones al fútbol colombiano y me siento orgulloso de tener la posibilidad de haber jugado y de haber entrenado a este gran equipo, así que un saludo muy grande para todos, feliz cumpleaños y gracias Julián Narváez, por la posibilidad de poder seguir hablando no solo de futbol, sino, de Millonarios que es quizás el tema más importante a nivel futbol que me tocó vivir en Bogotá.

VAVEL Logo