Los 'azucareros' endulzaron con victoria el clásico vallecaucano
Foto: El País

Corría la tarde en el Coloso de Palmaseca, poco a poco las graderías se iban vistiendo de verde. No era un día cualquiera, ni otro partido más de liga, era el regreso del clásico valluno que por más de cinco años estuvo ausente.

(También les puede interesar: Dos novedades en el Cali para enfrentar a América)

Deportivo Cali y América se volvían a enfrentar en primera, luego de aquel 16 de noviembre del 2011 en el que el conjunto azucarero se impuso un gol por cero ante los escarlatas que cayeron a segunda división en ese año. 

La historia no cambiaría después del último clásico entre verdes y rojos. Deportivo Cali nuevamente venció al América con goles de Germán Mera y Nicolás Benedetti, en un duelo disputado y parejo que enloqueció a la hinchada verdiblanca

Primer tiempo en tablas

En el arranque del partido el equipo visitante fue el que más opciones y dominio tuvo sobre el terreno del juego. América salió con presión sobre el arco de Camilo Vargas, presión que generó disgusto entre los hinchas caleños y complicando a un Deportivo Cali que se veía incomodo en la cancha. 

Incomodidad que reflejaba errores que casi le cuestan una derrota a los dirigidos por Héctor Cárdenas. La constante mala entrega del balón por parte de los jugadores creativos del cuadro azucarero fue evidente. América supo cómo dominar, jugar con Yorleys Mena y Brayan Angulo, generaron las opciones más claras de gol exigiendo así al arquero Vargas

Tres remates claros por parte de los diablos rojos, hicieron que el Cali reaccionará y equilibrara el partido. Las pelotas largas y la generación de ideas por parte del volante ofensivo, Mayer Candelo obligaron al América a retroceder y así bajarle a la presión que venían ejerciendo sobre la zona del equipo local. 

Poco a poco los dirigidos por Cárdenas empezaron a llegar al arco de Carlos Bejarano. La más clara fue en un tiro de libre de Candelo en el que Bejarano logró rechazar. Así las cosas terminarían un primer tiempo lleno de emociones por parte y parte, pero aún con los arcos en cero. 

La garra verdiblanca se exhibió en Palmaseca

Ya en el segundo tiempo vendrían los goles y así mismo las amonestaciones. Ambos equipos tenían sed de gol, de victoria y poco a poco los ánimos en la cancha se iban calentando. En un roce entre los jugadores Efraín Cortés y Danny Rosero, se formó una pequeña discusión que terminó con amonestación de ambos jugadores y del capitán del Deportivo Cali, Andrés Pérez

Pasado la pequeña discusión que detuvo un par de minutos el encuentro, Jown Cardona que en el primer tiempo no se le vio concentrado y acertado en la cancha, disparó una pelota que Carlos Bejarano desvió. Los escarlatas no se quedaron atrás, Jonny Mosquera volvió a exigir al arquero Camilo Vargas que controlaría el esférico. 

América nuevamente volvió a empoderarse en la cancha y con la entrada del Tecla Farías, hallaría el gol que abrió el marcador en Palmaseca. En una salida rápida de Juan Camilo Angulo que esquivó al defensa Germán Mera, metiendo un centro al Tecla que haría pase gol a Jeison Lucumí, que con un potente remate venció a Vargas

Ese gol de los rojos no bajo los ánimos, la hinchada con sus cánticos alentaban aún más a su equipo. "Vamos dale verde, vamos dame una alegría", era lo que se escuchaba sin parar en las tribunas de Palmaseca. Y la alegría llegó con un gol de pelota quieta, en la que Mera aprovecharía y anotaría de cabeza el gol del empate.  

Ese uno a uno no bastaban para el equipo local, sabían que tenían que ganar para así formar una fiesta en Palmaseca. Nuevamente la pelota quieta sería el talón de aquiles del América, los verdiblancos ganaron por arriba, Duque tuvo la primera opción, sin embargo, Bejarano controló pero llegaría Nicolás Benedetti a salvar el gol de la victoria, que pintó de verde el clásico vallecaucano, con un dos por uno.

El Cali ganó, brindo una alegría a su hinchada, rindió un homenaje a un ídolo y de paso se metió en el lote de clasificados a los playoffs de la Liga Águila, todo en una dulce tarde en Palmaseca.   

VAVEL Logo