Cafeteros en Rusia: James Rodríguez

En VAVEL ya se respira aroma de Mundial, gracias a los 23 jugadores que representarán a la 'Tricolor' en suelo ruso; en esta ocasión, hablaremos del volante del Bayern Múnich.

Cafeteros en Rusia: James Rodríguez
Fotografía: ETCE

En Colombia solo hay una ilusión ad portas del inicio de la Copa Mundial de la FIFA Rusia 2018: superar la histórica presentación de Brasil 2014, cuando llegaron hasta los cuartos de final, ronda en la que perdieron contra el anfitrión del certamen.

Varios jugadores que formaron parte de aquella gesta están una vez más dentro de los 23 convocados por Pékerman para representar al país en suelo euroasiático, y uno de ellos es precisamente el goleador del Mundial pasado: James Rodríguez.

La vida cambió completamente para el volante cucuteño desde que piso suelo brasileño y escribió con letras doradas su nombre en la historia de las copas del mundo. Llegó formando parte del Mónaco y después de su destacada actuación flechó a Florentino Pérez, quien hizo oficial su compra por la cifra de 80 millones de euros.

James jugó un total de cinco partidos en Brasil 2014 (399 minutos), anotando seis goles y asistiendo en dos ocasiones. De esa manera, superó en la tabla de goleadores al alemán Thomas Muller, quien llegó a cinco tantos en siete compromisos.

Su primera anotación fue en el debut mundialista de la Tricolor contra Grecia, poniendo en 3-0 sobre el final del compromiso tras un pase de Juan Guillermo Cuadrado.

Contra Costa de Marfil volvió a poner su nombre en el marcador, esta vez para abrir el camino de la victoria en el minuto 64; Cuadrado cobró un tiro de esquina y el cucuteño le ganó la marca a Drogba, poniendo el primer tanto de un partido que terminaría 2-1 a favor de los de Pékerman.

Ya en la última fecha ante Japón volvió a despacharse con un gol al final del juego, el cual significó terminar el partido 4-1, con nueve puntos de nueve posibles y pintando como una revelación en el torneo.

Seguían los octavos de final contra Uruguay, una instancia que Colombia nunca había superado, pero que de la mano de James iba a convertirse en un sueño cumplido. Al minuto 28 y al 50, el volante decretó el 1-0 y el 2-0 en un partido donde la Selección mostró su mejor cara del campeonato y se vio como un hueso duro de roer para los cuartos de final. El primer tanto de James en ese partido le valió el Premio Puskas al mejor gol del año.

El sexto y último tanto en el certamen lo marcó en cuartos de final ante Brasil, en un partido donde no mostró lo mejor de su fútbol, debiendo a la marca asfixiante que le impusieron Fernandinho y Paulinho. A 13 del final, cuando los Cariocas se llevaban la victoria 2-0, James anotó el descuento desde el punto penal, aunque ni eso pudo evitar las lágrimas que derramó cuando el pitazo del árbitro decretó el fin del sueño cafetero.

Esas seis anotaciones, sumadas a la destacada temporada que tuvo en Alemania, lo ratifican como un jugador a tener en cuenta en esta nueva Copa del Mundo que arranca el jueves. En total, marcó siete goles y dio 11 asistencias en la Bundesliga, razón que peso para que el equipo quiera conservarlo por mucho más tiempo.