Memoria 'cardenal': el día en que el ADN santafereño se impuso a la adversidad 
Fotomontaje: VAVEL Colombia

Memoria 'cardenal': el día en que el ADN santafereño se impuso a la adversidad 

El 31 de agosto de 1997, se disputó en el Estadio Nemesio Camacho 'El Campín' de Bogotá el clásico número 204 de la historia entre Santa Fe y Millonarios. Ese día, Santa Fe ganó el partido, pese a que sus jugadores no habían entrenado en la semana como protesta por los salarios atrasados. 

fabio-mateus-gonzalez
Fabio MateusGonzález

Este sábado se juega en el Estadio Nemesio Camacho 'El Campín' de Bogotá una nueva edición del clásico entre Independiente Santa Fe y Millonarios. Como ya es bien sabido, el conjunto cardenal no ha tenido un buen año, pero ganó en la fecha anterior y enfrentar al rival de patio es una motivación enorme para seguir saliendo adelante. 

La hinchada santafereña espera que en esta ocasión la garra, el corazón y el buen fútbol, triunfen sobre la adversidad, tal y como ocurrió en el clásico 204 de la historia, que se jugó el 31 de agosto de 1997 en el 'Coloso de la calle 57'. Cuenta la historia que durante la semana previa a la disputa de ese partido, los jugadores de Santa Fe decidieron hacer una huelga en protesta por los salarios que les adeudaba la institución

Ya se sumaban varias quincenas sin que la plantilla albirroja viera un peso como pago por su trabajo. Los jugadores estaban desesperados, ya que las deudas apremiaban; a varios de ellos no les fiaban en la tienda de su barrio hasta que no se pusieran al día con el dinero debido. Hacer mercado, enviar a los hijos al colegio, cumplir citas médicas y muchas otras actividades se complicaban, pues la plata escaseaba y la dirigencia cardenal no lograba conseguir los recursos necesarios para pagarle a los futbolistas los salarios atrasados. 

Toda esa situación llevó a que en los días previos al clásico, los jugadores del rojo asistieran a la sede deportiva del primer campeón, pero no realizaran entrenamiento alguno. Empezó a correr el rumor de que Santa Fe no se presentaría el domingo siguiente a jugar el partido (lo cual le ocasionaría perder por W.O.), o que utilizaría una nómina de juveniles de las divisiones menores. Millonarios, en cambio, entrenaba con normalidad y técnico y jugadores preparaban el enfrentamiento ante el eterno rival de patio

El sábado 30, un día de antes del juego, la plantilla roja se reunió con el máximo accionista de la institución César Villegas, quien les anunció que se había logrado conseguir un dinero y en los días posteriores se les comenzarían a pagar los sueldos que se debían. Fue así como los jugadores llegaron a un acuerdo y decidieron jugar el clásico

Millonarios con el favoritismo de sus hinchas y la prensa

Dadas las circunstancias, el favorito para ganar el juego era el equipo azul. Ellos habían hecho su trabajo normal en la semana, contrario a lo ocurrido con el león y por eso, los hinchas embajadores y la prensa daban como ganador fijo al equipo que en ese entonces dirigía Diego Umaña. Pero no contaban con que aparecería el ADN santafereño, ese que a lo largo de la historia ha identificado al primer campeón del fútbol colombiano: el corazón, la garra y el amor propio. Ello, sumado a una linda exhibición futbolística, dejarían un grato recuerdo para la parcial roja: triunfo por 2 a 0

A lo largo del partido el conjunto santafereño se ubicó con seriedad en el terreno de juego; supo plantear un buen esquema en defensa y realizó un trabajo ofensivo importante, a través de las rápidas transiciones de defensa a ataque y contragolpes certeros que generaron peligro en la portería del uruguayo Héctor Burguez. El trabajo de 'Tyson' Hurtado y Jorge Salcedo en el medio campo de Santa Fe fue fundamental para darle solidez al equipo, tanto a la hora de defender como de atacar. 

En el primer tiempo, el rojo dispuso de las mejores opciones de gol. De hecho, un empujón en el área azul del jugador Hilmer Lozano sobre Francisco Witthingan fue sancionado como penalti en favor del león. Cobró el arquero Rafael Dudamel y el uruguayo Burguez atajó el disparo. Adicionalmente, un remate de Christopher Moreno se estrelló rebeldemente en el palo. El argentino Luis Ramos (quien ingresó en reemplazo de Moreno por lesión), se resbaló cuando estaba mano a mano ante el portero embajador, en otra clara opción cardenal

Pero las recompensas para el equipo que había hecho más por el partido, llegarían en el segundo tiempo. A los 4 minutos Jorge Salcedo desbordó por el costado derecho, ingresó al área y lanzó un centro rastrero en el que el defensa Flaminio Rivas terminó metiendo el balón en propia puerta, en su afán por rechazar, para el 1 a 0 parcial. Millonarios intentó reaccionar e ir en busca del empate, pero lo hizo de forma desordenada y con poca claridad, además del ordenado trabajo defensivo de Santa Fe. El rojo tuvo otro par de opciones para aumentar el marcador y en un acto de justicia, al minuto 45 el jugador Angulo pegó una carrera con balón dominado, ingresó al área y sacó un remate cruzado al ángulo superior derecho de Burguez. 2 a 0 y triunfo merecido para el equipo que, a pesar de los salarios atrasados, respetó el escudo y dio una muestra de pertenencia por la divisa roja y blanca

Sobreponerse a la adversidad y triunfar en el clásico, eso es lo que anhela la hinchada santafereña para este sábado, como en aquel partido de 1997…

Formaciones

Millonarios: Héctor Burguez; Flaminio Rivas, Álvaro Aponte, Hilmer Lozano; Bonner Mosquera, Jaime 'choco' Suárez, Cristian Santamaria (Guillermo Rivera), John Mario Ramírez; Ricardo 'gato' Pérez y Alex Daza (Héctor Valoyes). 

Director Técnico: Diego Umaña. 

 

Santa Fe: Rafael Dudamel; Alex Lozada, Wilson Gutiérrez, Orlando 'garza' Garcés, Óscar Upegui; Nelson Hurtado, Roberth Villamizar, Jorge Salcedo, Francisco Witthingan (Tulio Guerrero); Luis Angulo y Christopher Moreno (Luis Ramos - Roberto Vidales). 

Director Técnico: Finot Castaño. 

 

VAVEL Logo